Estás en: Inicio / Viajar en Familia / Praga con niños: guía completa

Praga con niños: guía completa

Quiero darte la noticia de que viajar a Praga con niños es muy buena decisión. La capital checa está repleta de marionetas, tiene castillos donde dar rienda suelta a la imaginación, parques y zonas verdes con columpios, museos para todos los gustos y obras de teatro negro que hacen reír a los más pequeños.

En Praga también puedes subir en funicular al Monte Petřín, perderte por el Laberinto de los Espejos, ver en funcionamiento el famoso Reloj Astronómico y dar un paseo relajante por el río Moldava a última hora del día.

Para ahorrarte quebraderos de cabeza, he recopilado muchas actividades, restaurantes, alojamientos y lugares interesantes para que disfrutes al máximo de tu viaje a Praga por libre en familia, ya sea en Navidad o en cualquier otra época del año. ¡Comenzamos!

Torre de la Pólvora, Praga.

En tu viaje por Praga con niños te recomiendo combinar el carrito y la mochila de porteo.

Qué hacer en Praga con niños

Praga es una ciudad fascinante y, por lo general, no suele ser el primer destino en el que pensamos cuando viajamos con niños. Reconozco que no es una ciudad como Berlín, donde los planes kid-friendly están a la orden del día, pero aun así hay infinidad de actividades para todas las edades. ¡Enseguida te cuento!

Castillo de Praga y el cambio de guardia

La mente de los niños necesita fantasía e imaginación, y todos esos ingredientes los encuentras en el Castillo de Praga. Es la fortaleza antigua más grande del mundo y alberga la Catedral de San Vito, el Palacio Real, la Basílica de San Jorge y el Callejón del Oro, donde vivió el famoso escritor Franz Kafka.

Además, puedes aprovechar para hacer coincidir la visita al Castillo de Praga con el cambio de guardia. Se celebra a las 12:00 horas en uno de los patios de la fortaleza y es un plan que a los niños les suele llamar mucho la atención.

Gran parte del complejo se puede visitar con carrito, como los jardines, los patios exteriores y el Callejón del Oro. En cambio, en la Catedral de San Vito hay algunas escaleras donde es más cómodo llevar la mochila de porteo.

Puedes recorrer el Castillo de Praga con este free tour en español o con esta visita guiada. Y si prefieres ir por tu cuenta, te recomiendo reservar la entrada con audioguía.

¿Quieres visitar el Castillo de Praga por tu cuenta?

Fortaleza de Vyšehrad

El Castillo de Vyšehrad es otra de las visitas que no te puedes perder en tu escapada a Praga con niños. Se encuentra en lo alto de una colina, así que las vistas de la ciudad con el río Moldava de fondo son una auténtica maravilla.

Además de recorrer la fortaleza y sus jardines, puedes aprovechar para contarle a tus hijos la leyenda de la princesa Libuše, la fundadora de Praga en el siglo VIII.

Fue elegida por su padre para ser la sucesora, a pesar de ser la pequeña de tres hermanas. En aquella época no estaba bien visto que las mujeres gobernaran, así que tuvo que casarse con Přemysl para acceder al trono. Esta es una de las curiosidades que te cuentan en el free tour por Vyšehrad, por si quieres echarle un vistazo.

Subir al Monte Petřín en funicular

El funicular es un medio de transporte que suele fascinar a los niños. Nosotros subimos con nuestras hijas de 2 años y 4 meses y la experiencia nos encantó. Además, dejan subir con carrito de bebé.

Una vez arriba, hay varios parques donde los niños pueden correr y desfogarse. También puedes aprovechar para subir a la Torre de observación Petřínská rozhledna, que se parece mucho a la Torre Eiffel.

Eso sí, ten en cuenta que hay que subir 299 escalones y una escalera en espiral, así que el camino hasta la cima puede ser un poco exigente para los más pequeños.

Laberinto de los Espejos

El Laberinto de los Espejos está a escasos metros de la Torre de observación de Petřín, pero se merece una mención especial aparte.

Primero se pasa por un laberinto de espejos que te hace estar alerta porque a veces es difícil distinguir el camino real. De hecho, nos advirtieron que está prohibido correr (seguro que más de uno/a se chocó con algún espejo para que pusieran esa norma).

Cuando encuentras la salida del laberinto, llega la sala más divertida para mi gusto. Allí podrás mirarte al espejo y ver tu relejo deformado. Es un plan donde los niños se ríen mucho al verse con las piernas largas, la cara enorme, el cuerpo de enanito…

Laberinto de los Espejos, Praga.

En el Laberinto de los Espejos puedes ver tu figura deformada.

Teatro Negro, un plan interesante para niños más mayores

Yo fui a un espectáculo de teatro negro la primera vez que estuve en Praga y me encantó. La obra de teatro se desarrolla sobre un fondo negro y los personajes utilizan luces y objetos fosforescentes para narrar la historia. La ventaja es que no hay diálogos, así que es un teatro muy visual en el que no hace falta saber checo.

Las obras de teatro negro suelen durar 90 minutos y personalmente creo que son un plan interesante para niños más mayores. Puedes reservar tu entrada en el Teatro Srnec, que fue el primer teatro negro del mundo, o en el Teatro Image.

¿Te apetece ir a una obra de teatro negro en familia?

Teatro Nacional de Marionetas

Si viajas a Praga con niños, estoy segura de que se fijarán en las tiendas de marionetas que hay por el centro histórico.

Estos entrañables títeres son una de las señas de identidad de Praga (con permiso de la cerveza), así que uno de los planes que no te puedes perder es asistir a una función de marionetas. Las más famosas son las del Teatro Nacional de Marionetas, donde se representan las obras de Don Giovanni y La flauta mágica.

Si te quedas con ganas de más, toma nota del Teatro de títeres Divadlo Minor, el Teatro Truhla y el Spejbl a Hurvínek. A nuestra hija mayor le gustaron tanto que acabamos comprando una marioneta para llevárnosla de recuerdo a casa. Nos faltó ir a la tienda Rici Marionettes, pero como está a 40 minutos en coche de la Plaza de la Ciudad Vieja, la descartamos por falta de tiempo.

Niña jugando con una marioneta en Praga.

Nos gustaron tanto las marionetas que nos llevamos una de recuerdo a casa.

Reloj Astronómico de Praga

Este famoso reloj junto a la Plaza de la Ciudad Vieja no necesita presentación, ya que es uno de los símbolos de la ciudad. Aparte de subir a la torre del antiguo Ayuntamiento, tienes que verlo en funcionamiento.

No te imaginas la cantidad de gente que hay cada hora en punto para ver el desfile de los doce apóstoles. También salen otras figuras animadas que representan la avaricia, la muerte, la vanidad y la lujuria.

Reloj Astronómico de Praga por la noche.

En tu escapada por Praga en familia tienes que ver el Reloj Astronómico en funcionamiento.

Isla de los Niños

Viajando a Praga en familia, es casi una obligación visitar la Isla de los Niños o Isla Dětský. Se encuentra en el barrio de Smíchov y es perfecta si buscas columpios, areneros, muchos árboles y zonas para practicar deportes. Si vas a la capital checa en verano, encontrarás esta isla llena de ambiente.

Jardín Botánico

Pasear por zonas verdes llenas de plantas y flores es un plan que suele gustar mucho a los más pequeños. Por eso, te recomiendo incluir en tu itinerario el Jardín Botánico.

Algunas de las zonas más impresionantes son el Jardín Japonés, el invernadero Fata Morgana y la Viña St. Claire, que fue declarada monumento nacional. Suelen organizar actividades específicas para niños, así que infórmate para no perdértelas.

Puente de Carlos

Puede que a priori el Puente de Carlos no te parezca un sitio agradable para ir con niños. Es cierto que no se presta a la libertad de movimiento, ya que hay demasiada gente, pero sí es el lugar perfecto para recibir estímulos.

Nosotros cruzamos varias veces por el Puente de Carlos y, lo que en teoría eran 10 minutos a pie, siempre acababa siendo más de 1 hora. Nuestra hija Olivia disfrutó de lo lindo viendo pintar a los caricaturistas y bailando al ritmo de la música callejera.

También le gustaron muchos los patos y cisnes que están en el río Moldava. Dicen que también hay nutrias, aunque nosotros no llegamos a verlas.

Paseo en barco, un plan especial en tu viaje por Praga con niños

El crucero por el río Moldava es otro de los planes más divertidos. Yo normalmente hago este tipo de actividades a última hora del día, ya que las energías de todos empiezan a flaquear y viene bien sentarse un rato a disfrutar de las vistas.

Durante el paseo en barco se pasa por algunos de los lugares más famosos de la capital checa, como el Castillo de Praga, el Puente de Carlos y el Rudolfinum.

A nuestra hija mayor le encanta escuchar los comentarios (y pulsar todas las teclas para cambiar de idioma), así que el recorrido se nos pasó volando. Puedes reservar tu crucero por Praga aquí.

¿Quieres dar un paseo en barco por el río Moldava?

Parques y zonas de juego

Praga no se caracteriza por tener zonas verdes y parques infantiles en el centro histórico. Pero buscando y rebuscando encontramos varios parques perfectos para que los niños corran y disfruten.

Estos son algunos de los parques que más me gustan:

  1. Parque de Stromovka: es conocido como el Central Park de Praga. Allí se entremezclan corredores, skaters, parejas, gente haciendo picnic o paseando al perro y muchas familias con niños. Además, se puede llegar fácilmente en tranvía, lo que suma muchos puntos para que sea un plan redondo.
  2. Parque Letná: este parque es perfecto si te apetece hacer un picnic o tomar algo en su beer garden. Las vistas panorámicas desde el Pabellón Hanavsky son alucinantes y también puedes ver el Metrónomo rojo, el carrusel más antiguo de Europa y varios parques infantiles.
  3. Jardines Franciscanos: estos jardines están en el centro de la ciudad y son un auténtico oasis. Hay bancos para sentarse a descansar mientras miras los rosales, fuentes, esculturas y un parque infantil.
  4. Dětské hřiště U Vodárny: este parque infantil fue uno de los que más me sorprendió en Praga. Está bien cuidado y tiene trampolines, estructuras para trepar, toboganes, balancines… Lo difícil es convencerles de que tenéis que iros para hacer un plan “mejor”.
  5. Dětské Hřiště U Draka: este parque tiene toboganes y columpios para niños de diferentes edades. También cuenta con baños y puestos de café y cerveza para que todos os toméis un respiro.

Pasaje de Lucerna y su curiosa escultura

Este plan no suele aparecer en las guías, pero lo incluyo porque a nuestras hijas les encantó. Siempre he pensado que los centros comerciales y tiendas son los lugares menos kid-friendly que existen. Y ahora te preguntarás: ¿entonces por qué me recomiendas el Pasaje de Lucerna?

La “culpable” es una escultura que te va a dejar con la boca abierta (y a tus hijos/as probablemente también). El artista David Černý creó esta polémica escultura que se llama “Kůň”, aunque también se la conoce como “Montando el caballo muerto” o “Caballo al revés de David Černý”. Imposible no fijarse en ella, te lo garantizo.

Escultura del Pasaje Lucerna en Praga.

La escultura del Pasaje Lucerna no deja indiferente a nadie.

Más actividades en Praga para los más pequeños

Hay muchas actividades que hacer en Praga con niños. Si ya has hecho todas las anteriores, o simplemente buscas más ideas, toma nota de los planes que te propongo a continuación:

  1. Aquapalace Praha: el paraíso acuático repleto de toboganes, piscinas y spa para pasar unas horas (o el día entero) a remojo.
  2. Museo LEGO: dicen que es la colección privada de LEGO más grande del mundo. Además, es una buena oportunidad para repasar los monumentos que habéis visto en persona, ya que vas a encontrar el Puente de Carlos, el Reloj Astronómico y el Teatro Nacional construidos con LEGO.
  3. Museo Técnico Nacional: otro museo muy interesante e interactivo para niños a los que les guste la tecnología, el transporte y la astronomía.
  4. Museo del Juguete: este museo está en el Castillo de Praga y cuenta con una gran colección de juguetes de todo el mundo. Allí te esperan trenecitos, aviones, coches antiguos, juguetes de hojalata, osos de peluche y una gran colección de muñecas Barbie.
  5. Kingdom of Railways: es el museo de modelismo ferroviario más grande de la República Checa. Allí verás muchas maquetas de trenes y estaciones ferroviarias (algunas interactivas) construidas con todo lujo de detalles. Puedes reservar tu entrada aquí a Kingdom of Railways.

Recuerda revisar los horarios y días de cierre para no darte el paseo en balde. A excepción de Aquapalace Praha, el resto de planes también te pueden venir muy bien si llueve o hace frío durante tu escapada por la capital checa.

Restaurantes donde comer en Praga en familia

Una de las cosas que más me suele costar cuando viajo es encontrar restaurantes donde comer en familia. A priori, cualquier restaurante debería ser apto para ir con niños en Praga, pero la realidad es que no es así.

Algunos son muy estrechos, en otros necesitas reservar con mucha antelación, otros no tienen espacios amplios donde los niños puedan jugar cuando han terminado de comer… Siendo honesta, salir a comer o cenar a restaurantes con niños no me parece sencillo.

Por eso, he recopilado varios restaurantes que nos parecieron muy agradables:

  1. Výtopna Railway Restaurant: este restaurante no destaca por tener la comida de mejor calidad, pero sí puede presumir de servir los platos de la forma más original. ¡La bebida y la comida te llega en trenes en miniatura!
  2. Vozovna Stromovka Restaurant: este restaurante está en el Parque de Stromovka. Está al lado de un parque infantil y sirven especialidades gastronómicas checas e internacionales.
  3. Pizza Nuova: si a tus hijos/as les gusta la pizza, este restaurante puede ser muy buena opción. El local es espacioso y las mesas están bastante separadas (en esto suelo fijarme bastante).
  4. Mistral Café: esta cafetería ofrece platos dulces y salados, brunch y café de especialidad. Está en el centro histórico y la gran ventaja es que tiene una zona específica para niños diseñada por la hija de los propietarios.
  5. Kavárna Nový Svět: esta cafetería está cerca del Castillo de Praga y tiene un jardín donde los niños pueden jugar. Sus tostadas saladas y las tartas están para chuparse los dedos.

Antes de ir a un restaurante, recuerda revisar los horarios y días de cierre. Además, si viajas a Praga con niños en temporada alta, te recomiendo reservar. ¡La ciudad es preciosa y somos muchos los que queremos conocerla!

Plato de goulash en un restaurante de la capital checa.

El goulash es de origen húngaro, pero también se toma en la República Checa.

Alojamiento en Praga con niños

Praga es una ciudad muy turística, así que no te preocupes porque encontrarás el alojamiento que más se adapte a vuestras necesidades familiares y presupuesto.

Nosotros solemos alojarnos en apartamentos (y más desde que tenemos dos hijas) porque nos parecen más cómodos por muchos motivos. Son más espaciosos, suelen tener cunas y tronas, puedes cocinar allí o pedir comida para llevar y tomarla tranquilamente en el apartamento…

Para ahorrarte quebraderos de cabeza, he recopilado algunos de los alojamientos mejor valorados en Praga para ir con niños:

  1. Golden Angel Suites by Prague Residences: estos apartamentos están en pleno centro de Praga, pero en una zona muy tranquila. Están totalmente equipados, cuentan con capacidad para hasta 4 personas y son muy cómodos y espaciosos.
  2. Gold Art Apartments: tienen una ubicación inmejorable, justo al lado de la Sinagoga española. Tienen todas las comodidades y sus anfitriones son muy hospitalarios.
  3. VN3 Terraces Suites by Prague Residences: desde estos apartamentos se puede llegar fácilmente a pie a los principales lugares turísticos de Praga. Tienen vistas a la Plaza de Wenceslao y están totalmente equipados.
  4. Royal Road Residence: apartamento espacioso entre la Plaza de la Ciudad Vieja y el Puente de Carlos. Las habitaciones son acogedoras y está a menos de 5 minutos a pie de la estación de metro de Staroměstská.

Aun así, te recomiendo leer mi artículo sobre dónde dormir en Praga, en el que te cuento cuáles son las mejores zonas y hoteles en función de tus gustos. ¡No todos buscamos lo mismo!

Praga en Navidad con niños

Praga es una ciudad con mucho encanto en cualquier época del año, pero en Navidad luce sus mejores galas. Aunque hace bastante frío, hay muchos planes para todos los gustos. De hecho, muchas veces los niños nos sorprenden con la capacidad de adaptación que tienen.

A continuación te cuento varias actividades que puedes hacer en Navidad con tus hijos/as:

  1. Visita los mercadillos navideños: este es el plan estrella. Los mercados principales los instalan en la Plaza de la Ciudad Vieja y en la Plaza de Wenceslao. Suelen abrir desde finales de noviembre hasta finales de diciembre. Puedes ir por libre o con este tour navideño por Praga.
  2. Disfruta de los conciertos: En Praga hay mucha cultural musical, especialmente de música clásica, y en Navidad suelen organizar muchos conciertos al aire libre, en iglesias, en salas de conciertos… ¡La fiesta está garantizada!
  3. Pasea entre luces y adornos navideños: la capital checa luce adornos navideños y una iluminación maravillosa en algunos de los sitios más famosos, como el Castillo de Praga, el Puente de Carlos y el Monte Petřín.
  4. Prueba platos típicos de Navidad: la carpa es un plato muy típico de Navidad en la República Checa. También debes probar el Vánočka, una trenza de Navidad, y los trdelník, un dulce cocinado sobre un rollo a la brasa. Este último lo puedes probar durante todo el año y lo preparan en muchas cafeterías del centro.
  5. Patina sobre hielo: ¿se te ocurre un plan mejor para entrar en calor en tu viaje por Praga con niños? Suelen poner varias pistas de patinaje sobre hielo por la ciudad, así que mira cuál te pilla más cerca.

Cómo moverse por Praga

Si te alojas en el centro histórico, la ventaja es que podrás ir caminando a los sitios más famosos de Praga. Nosotros lo hicimos así y creo que fue todo un acierto para evitar muchos desplazamientos en transporte público.

Aun así, ten en cuenta que los tranvías, autobuses y metro funcionan muy bien y son bastante económicos. El único inconveniente de los tranvías es que los más antiguos tienen escaleras muy empinadas, pero siempre puedes esperar al siguiente tranvía moderno (suele llegar rápido). Tiene menos encanto, pero es infinitamente más cómodo.

Y lo mejor de todo es que los menores de 15 años viajan gratis o con una tarifa reducida, dependiendo del medio de transporte. Pregunta al conductor en cada caso porque puedes ahorrar bastante dinero.

Para una primera toma de contacto, yo te recomiendo hacer el free tour por Praga, que es uno de los mejores free tours de Praga en español. Así te harás una idea global de las diferentes zonas para después recorrer la ciudad por vuestra cuenta. También tienes el autobús turístico de Praga por si te encaja más esta opción.

Además, te recomiendo decidir cuanto antes cómo ir del Aeropuerto de Praga al centro. Puedes llegar al casco histórico en autobús directo, autobús y metro, autobús nocturno y taxi. También puedes reservar este traslado privado, que es lo que hicimos nosotros por comodidad y rapidez.

Viaje por Praga en familia por el centro histórico.

En tu viaje por Praga en familia no puede faltar la Plaza de la Ciudad Vieja.

Excursiones desde Praga con niños

Si ya has visitado los sitios más populares de la capital checa, es probable que te apetezca descubrir algunas ciudades que ver cerca de Praga. A continuación he recopilado las que, en mi opinión, son aptas para hacer con niños:

  • Cesky Krumlov: el centro histórico de esta ciudad medieval, incluido su castillo, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Puedes reservar tu excursión aquí a Cesky Krumlov.
  • Karlovy Vary: esta ciudad balneario es conocida por sus aguas termales. También podrás ver la casa de Mozart, probar barquillos rellenos y alucinar con los productos de cristal Moser. Si te interesa, puedes reservar aquí tu excursión en español.
  • Kutná Hora: esta antigua ciudad de mineros tiene varios lugares monumentales, como la Catedral de Santa Bárbara, el Castillo Real y el Osario de Sedlec, que cuenta con la friolera de 40.000 esqueletos humanos. Puedes reservar aquí tu plaza para visitar Kutná Hora con guía en español.

Más preguntas frecuentes

¿Cuál es la mejor época para viajar a Praga?

Depende mucho de tus gustos, pero por lo general la mejor época es en primavera o a principios de otoño. Las temperaturas son muy agradables y hay menos turistas que en la época estival.

En verano la capital checa recibe muchísimo turismo (es temporada alta). Las temperaturas no son excesivamente calurosas y es la mejor época para hacer planes al aire libre. No obstante, los precios suelen subir bastante, así que conviene reservar con la máxima antelación posible y valorar comprar la Praga Card para ahorrar en las entradas a monumentos y edificios históricos.

Por último, en invierno tienes el inconveniente de que hace bastante frío (si es que eso para ti es un inconveniente). Pero si viajas en Navidad, estoy segura de que volverás con muy buen sabor de boca tras visitar los mercadillos navideños.

¿Cuántos días se necesitan para visitar Praga con niños?

Cada familia es diferente y no todos viajamos al mismo ritmo ni tenemos las mismas prioridades. Dicho esto, yo siempre recomiendo un mínimo de 2 o 3 días en Praga para poder visitar los sitios más famosos sin ir con la lengua fuera, aunque lo ideal es hacer esta ruta de 4 días.

Nosotros en este último viaje estuvimos 5 días completos y nos dio tiempo a visitar monumentos, museos, parques, comer en restaurantes tranquilamente e incluso algunos días volver al apartamento para que las niñas durmieran la siesta. ¡Todos contentos!

¿Se puede visitar Praga fácilmente con niños?

Por lo general, es una ciudad cómoda para viajar con niños porque las distancias a los principales lugares de interés son cortas. No obstante, te recomiendo combinar el carrito con la mochila de porteo, ya que en el centro histórico hay bastantes calles adoquinadas.

Me gustó mucho que en el transporte público y en muchos museos los niños entran gratis o pagan una tarifa reducida. Y como la frecuencia de los autobuses, metros y tranvías es alta, siempre hay algún transporte para llevarte al siguiente punto de tu itinerario.

Respecto a la comida, aunque algunos platos suelen llevar bastantes especias (el goulash es uno de ellos), en muchos restaurantes podrás encontrar otras opciones con sabores más suaves, como las sopas, la escalopa y los knedlíky.

¿Te han gustado mis consejos para viajar a Praga con niños? ¡Me ayudas mucho si compartes el artículo! Y si tienes alguna duda, déjame un comentario y te responderé enseguida.

TE AYUDO A VIAJAR A PRAGA AL MEJOR PRECIO

Artículos recomendados

Viajar a Jordania con niños.

Jordania con niños: guía para viajar por libre

Viajar a la Selva Negra con niños.

Selva Negra con niños: guía completa

Viajar con bebé en avión (y no morir en el intento)

Alsacia con niños: todo lo que debes saber

Sobre Paula

Sobre Paula Morales

Periodista y traductora de formación. Tras varios años trabajando en Comunicación y Marketing Digital en diferentes empresas y agencias, decidí apostar por lo que de verdad me hace feliz: viajar y contártelo en La Vida Son Dos Viajes y ser tu asesora de viajes para ayudarte a recorrer el mundo por libre igual que lo hago yo.

Te animo a leer más sobre mí para saber quién está detrás de este proyecto al que le dedico mucho cariño, ilusión e infinitas horas de trabajo.

Código ético

Todo el contenido de este blog está redactado por mí, ya que mi prioridad es ofrecerte información real basada en mi propia experiencia. No acepto patrocinios de marcas para ser transparente contigo y en algunos artículos puedes encontrar enlaces de afiliación, así que si reservas a mí me dan una pequeña comisión para seguir adelante con este proyecto que tanto me gusta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios