Ha llegado el momento de hacer tu viaje por Canadá en 10 días. Llaman a la puerta de tu habitación del hotel y abres en pijama. “Bonjour, bienvenus à Quebec”, dice el camarero mientras porta dos bandejas con desayuno abundante. Tomas el croissant caliente, la tostada y la fruta. Para el final, lo que más te gusta del mundo: el café con leche. Está a punto de amanecer y repasas mentalmente el itinerario del día de hoy. Fotografiar el famoso hotel Château Frontenac. Asomarte desde la Terrasse Dufferin para ver cómo navegan los barcos en el río Saint-Laurent. También quieres entrar en la Catedral de Notre-Dame. Pasear por Petit Champlain, el barrio con más encanto. Y, cómo no, disfrutar del casco antiguo empedrado en Vieux-Quebec. Tienes esa sensación de sorpresa constante al visitar una ciudad que no conoces. Esa maravillosa sensación.

Te esperan 10 días en Canadá rodeado de naturaleza, de calles con coloridos adosados de dos plantas, parques con lagos y torres con vistas a rascacielos. Probarás la gastronomía canadiense, con la poutine como protagonista. ¿Un plato nacional elaborado con patatas fritas, queso y salsa gravy? Así es, curioso. Y como colofón, uno de los momentos más esperados del viaje. La caída de agua se oye desde lejos. La nieve adorna el paisaje en invierno. Te acercas ojiplático, con tu cámara de fotos preparada. Ese momento va a quedar inmortalizado. En digital y en tu retina. Por fin tienes frente a ti las Cataratas del Niágara. Tan caudalosas. Tan alucinantes.

Canadá, has sido un gran descubrimiento.

Mi viaje por Canadá en 10 días tuvo a la nieve como protagonista.
Mi viaje por Canadá en 10 días tuvo a la nieve como protagonista.

 

 

QUÉ VER EN CANADÁ: ITINERARIO

Día 1: Vuelo con escala Madrid – Ámsterdam – Toronto. El vuelo de Madrid a Ámsterdam duró 2 horas y 45 minutos. Después de una escala de 4 horas 45 minutos, cogí el segundo vuelo de Ámsterdam a Toronto. Este segundo trayecto duró 8 horas. Salí un sábado a las 06:00 horas de Madrid y llegué a Toronto el sábado a las 15:30 horas. Por la diferencia horario, prácticamente es como si no hubiera pasado el tiempo. Ese día aprovechamos para dar un paseo por los alrededores del hotel The Rex Hotel Jazz & Blues Bar, donde nos alojamos las dos primeras noches. Cenamos una hamburguesa y a dormir pronto, que al día siguiente tocaba madrugón. Antes de nada, te dejo mi guía sobre qué ver en Toronto.

Día 2: El segundo día contraté este tour a las Cataratas del Niágara. Nos recogieron en el hotel y paramos en la pintoresca Niagara-on-the-Lake, probamos tres vinos en una bodega, nos hicimos fotos en el gran Reloj Floral de Niagara-on-the-Lake y, por último, llegamos al plato fuerte. No te imaginas qué impresión al ver en persona la caída de unas 3.000 toneladas de agua por segundo. Además, como viajé a Canadá en invierno, pude ver el paisaje que rodea a las cataratas totalmente cubierto de nieve. Su fama es bien merecida, así que no olvides incluir las Cataratas del Niágara en tu recorrido por Canadá en 10 días. Llegamos a Toronto sobre las 18:30h, cenamos pronto y a descansar.

Las Cataratas del Niágara en invierno.
Las Cataratas del Niágara en invierno.

 

Día 3: Vuelo de ida desde Toronto a Montreal con salida a las 9:35 horas y llegada a las 10:45 horas. Yo visité Montreal en invierno, a 20 grados bajo cero. Aunque parezca una locura a priori, es una experiencia única. Pasear por el parque Mont-Royal cubierto de nieve, hacer pesca sobre hielo en Vieux Montreal, visitar Le Plateau-Mont-Royal y patinar sobre hielo en el Parc La Fontaine son solo algunas de las actividades que puedes hacer en esta ciudad francófona. Si sigues mi itinerario de 10 días en Canadá, visitarás dos ciudades francófonas y una anglófona. Dormimos dos noches en un hotel que no me gustó mucho, así que prefiero dejarte este listado de hoteles baratos en Montreal para que reserves el que más te guste y este descuento de hasta 34€ en AirBnb. Solo necesitas registrarte con un correo que no hayas utilizado previamente y listo.

Montreal es una ciudad que ver en Canadá en 10 días.
Montreal es una ciudad que ver en Canadá en 10 días.

 

Día 4: Ese día teníamos todo el día por delante para seguir visitando Montreal, una de las ciudades que sin duda recomiendo para un viaje a Canadá en 10 días. Probamos la poutine (se pronuncia “putín”), un plato típico canadiense elaborado con patatas fritas, salsa gravy y queso. Calórico y poco saludable, pero una delicia. Recorrimos el Barrio Latino (Quartier Latin) y sus murales de arte urbano, el barrio cultural de los espectáculos (Le Quartier des Spectacles), la calle comercial Rue Saint-Paul y la Basílica de Notre-Dame, menos conocida que la de París pero una joya arquitectónica con vidrieras azules, pinturas, esculturas y tallas de madera. Dormimos la última noche en Montreal.

El Barrio de los Espectáculos es perfecto para entrar en calor con actividades lúdicas.
El Barrio de los Espectáculos es perfecto para entrar en calor con actividades lúdicas.

 

Día 5: Aprovechamos la mañana para dar un último paseo por el casco antiguo de Vieux Montreal, por la calle de tiendas Rue Sainte-Catherine, el barrio multicultural de Mile-End y las galerías subterráneas (RÉSO), que comprenden 33 kilómetros de túneles bajo tierra. Igloofest y la Fête des Neiges son otros planes que puedes hacer en Montreal en invierno. La conclusión a la que llegué es que si tuviera que escoger una ciudad para vivir de todas las que visité en Canadá en 10 días, esa sería Montreal. Tras una mañana muy bien aprovechada, fuimos a la estación para coger el tren de Montreal a Quebec, con salida a las 16:40 horas y llegada a las 20:24 horas. En Quebec dormimos tres noches en Au Petit Hôtel, el hotel que más me gustó de los 10 días de viaje. Pequeño, confortable, económico y con desayuno delicioso servido en la habitación.

Siempre quise caminar sobre lagos helados. ¡Qué sensación!
Siempre quise caminar sobre lagos helados. ¡Qué sensación!

 

Día 6: Primer día completo en Quebec para hacer turismo. Recorrimos el barrio con encanto de Petit Champlain, la Terrasse Dufferin, y paseamos por el casco antiguo, el Parlamento y la Place Royale. Nada más comer, aprovechamos para coger el ferry hasta Lévis para ver las vistas de Quebec desde el otro lado del río Saint-Laurent. En la cubierta del ferry hacía mucho frío en pleno enero, pero la panorámica con el famoso hotel Château Frontenac de fondo es espectacular. ¡Quebec fue un gran descubrimiento durante mi viaje a Canadá en 10 días! En general solíamos madrugar mucho para aprovechar las horas de sol, así que ese día también nos dormimos pronto. Aquí te cuento en detalle qué ver en Quebec.

El hotel Château Frontenac y el río Saint-Laurent con placas de hielo.
El hotel Château Frontenac y el río Saint-Laurent con placas de hielo.

 

Día 7: Y llegó el momento que tanto esperaba. Cuando preparaba el itinerario de 10 días por Canadá, encontré los Carnavales de Invierno que celebran cada año en Quebec y Montreal. Por fechas, me encajó más el de Quebec y fue una experiencia súper auténtica. Durante dos semanas, la ciudad se transforma para llenar las calles de puestos de comida al aire libre, pistas de hockey sobre hielo, trineos con perros, toboganes de hielo, música en directo, futbolines humanos, graffiteros, esculturas de nieve y de hielo… No te pierdas mi artículo sobre el Carnaval de Invierno de Quebec. Si piensas que cuando hace mucho frío en Canadá la gente no sale de casa, cambiarás de opinión. Después de este intenso día participando en todas las actividades lúdicas del Carnaval, dormimos la última noche en Quebec.

El Carnaval de Invierno de Quebec fue de lo mejor de mi viaje por Canadá en 10 días.
El Carnaval de Invierno de Quebec fue de lo mejor de mi viaje por Canadá en 10 días.

 

Tiro con hacha en el Carnaval de Invierno de Quebec. ¡Tres fallos de tres!
Tiro con hacha en el Carnaval de Invierno de Quebec. ¡Tres fallos de tres!

 

Día 8: Teníamos toda la mañana por delante para seguir disfrutando del Carnaval de Invierno de Quebec. ¡Qué bien sienta madrugar cuando se está de vacaciones! Ese día fuimos al Vieux-Port y su mercado, al casco antiguo para ver las esculturas de hielo de Tintin y disfrutamos viendo cómo pulían enormes bloques de nieve para convertirlos en preciosas esculturas. Dimos también un paseo por la Citadelle de Quebec, completamente cubierta de nieve salvo los cañones, y nos despedimos de la ciudad visitando de nuevo Petit Champlain y el hotel Château Frontenac. Esa misma tarde cogimos un vuelo de Quebec a Toronto, con salida a las 18:40 y llegada a las 20:40 horas. Nada más aterrizar, fuimos al hotel a dejar la maleta, picar algo rápido y dormir.

Las calles de Quebec estaban repletas de esculturas de hielo de Tintin.
Las calles de Quebec estaban repletas de esculturas de hielo de Tintin.

 

Nunca había visto en directo cómo se hace una escultura de nieve.
Nunca había visto en directo cómo se hace una escultura de nieve.

 

Día 9: Recuerda que comencé el viaje por Canadá en 10 días visitando las Cataratas del Niágara en Toronto, así que la última mañana en Toronto no me quise perder los imprescindibles de la ciudad. Visité Kensington Market, el barrio alternativo de Toronto, St. Lawrence Market, Distillery Ditrict, Queen Street y Graffiti alley y la plaza Nathan Philips Square que en invierno se convierte en una pista de patinaje sobre hielo. También entré en calor en PATH, la ciudad subterránea y visité Yonge-Dundas Square, la Times Square de Toronto.

Me quedé impresionada con la forma tan curiosa del edificio Gooderham Building, muy similar al Flatiron de Nueva York pero en tonos rojizos. Para terminar, no podía irme de Canadá sin subir a la CN Tower para disfrutar de las mejores vistas del skyline desde 346 metros de altura. Nada más comer nuestra última poutine, fuimos al aeropuerto. El vuelo salió de Toronto el domingo a las 18:35 horas y llegó a París el lunes a las 8:00 horas (7 horas y media de trayecto). Dormimos en el avión.

En tu itinerario de 10 días por Canadá no puede faltar subir a la CN Tower en Toronto.
En tu itinerario de 10 días por Canadá no puede faltar subir a la CN Tower en Toronto.

 

Día 10: Las primeras horas de este día las pasamos en el vuelo a París. Una vez allí, teníamos una escala corta de 1 hora y media antes de coger el segundo vuelo de París a Madrid, con salida a las 9:35 horas y llegada a las 11:40 horas (2 horas de vuelo). Intentamos dormir todo lo que pudimos en los dos vuelos para intentar tener el menor jet lag posible. Fin de un viaje espectacular a Canadá en 10 días.

 

¿QUIERES AMPLIAR TU VIAJE DE 10 DÍAS EN CANADÁ?

Si conocer Canadá en 10 días te ha sabido a poco y tienes opción de ampliar el viaje a 15 días, te recomiendo que incluyas la ciudad de Plevna, a 300 kilómetros de Toronto. La forma más económica de llegar es en tren de Toronto a Napanee y de ahí coger un coche de alquiler los últimos 100 kilómetros o alquilar el coche directamente en Toronto, ya que son menos de 4 horas de conducción. Hay varias actividades en Plevna que a mí me hubiera encantado hacer si hubiera tenido más tiempo.

Mi segunda recomendación es visitar Ottawa, la capital de Canadá. Se encuentra a 450 kilómetros de Toronto. El trayecto directo en tren dura unas 4 horas. Está un poco más lejos que Plevna pero pilla de camino, por lo que otra opción es visitar primero Plevna y continuar el viaje hasta Ottawa. De todas formas, te dejo ideas de actividades en Canadá para que escojas la que más te guste.

Barco cruzando el río Saint-Laurent de Quebec en pleno invierno.
Barco cruzando el río Saint-Laurent de Quebec en pleno invierno.

 

CONSEJOS PARA VIAJAR A CANADÁ EN 10 DÍAS

Canadá es un país muy seguro. Como siempre digo, es importante tomar precauciones para evitar robos, principalmente en grandes ciudades como Toronto o Montreal. No obstante, Canadá es uno de los países más seguros del mundo, por lo que podrás viajar con total tranquilidad de día y de noche. Todas las ciudades tienen barrios que conviene evitar, pero te moverás por zonas turísticas, así que no tienes de qué preocuparte. Sentido común, ni más ni menos.

Es obligatorio dar propina. Cuando vayas a restaurantes, bares y cafeterías, no olvides que la propina es obligatoria y no está incluida en la cuenta. Es decir, tendrás que sumar al precio total de la comida entre un 10% y un 15% en concepto de gratitud por el servicio recibido. Es cierto que los camareros atienden de maravilla, pero los precios de Canadá no tienen nada que ver con lo que cuesta viajar a Marruecos o Malasia, por ejemplo. Aunque des el 10%, que es lo mínimo, el bolsillo lo nota.

Solicita la eTA para viajar a Canadá. La eTA es una Autorización Electrónica de Viaje obligatoria para ciudadanos extranjeros que quieran viajar a Canadá. Por lo general, permite a los visitantes estar un máximo de seis meses, aunque depende de la nacionalidad. Una vez te envíen la autorización de la eTA, deberás imprimirla y llevarla junto con tu pasaporte, ya que te la pedirán en los controles fronterizos. Muchos países como España, Chile o México cumplen los requisitos para solicitar la eTA online. Cuesta 7$ canadienses.

Contrata un seguro de viaje. ¿Nunca te ha pasado nada estando de viaje? ¿Has tenido la suerte de no pisar ni un solo hospital fuera de tu país? Yo antes pensaba como tú, hasta que empecé a informarme de los costes sanitarios de una simple consulta en muchos países del mundo. Aunque Estados Unidos se lleva la palma, en Canadá una consulta básica ronda los 50 dólares en una walk-in clinic, pero si tienes que ir al hospital, prepara la cartera. Por eso, yo contraté este seguro de viaje para los 10 días que estuve en Canadá. Si lo reservas desde ese enlace, te dan un 5% de descuento por ser lector de La Vida son Dos Viajes. Nunca pasa nada, hasta que pasa.

Cualquier época del año es buena. La mejor época para viajar a Canadá depende de los planes que quieras hacer. En invierno, que es cuando fui yo, puedes practicar deportes de nieve y disfrutar de infinidad de actividades lúdicas al aire libre en los Carnavales de Invierno. Si te encanta la nieve, no lo dudes porque además es temporada baja y ahorrarás bastante dinero. La primavera es perfecta si quieres ver las montañas con algo de nieve pero con temperaturas más cálidas. El otoño es sinónimo de hojas rojizas en los árboles. En esta época empieza a notarse el frío, pero es bastante más asumible que en pleno enero o febrero. Por último, la temporada alta, en julio y agosto, es la época del año con las temperaturas más altas, aunque los precios de los hoteles suben hasta un 30%.

La mejor época para viajar a Canadá depende de las actividades que quieras hacer.
La mejor época para viajar a Canadá depende de las actividades que quieras hacer.

 

Probar el tire d’érable y la Poutine. Un plato típico canadiense que tienes que probar durante tu viaje por Canadá en 10 días es la poutine. La versión clásica lleva patatas fritas, queso y salsa gravy, aunque le puedes añadir prácticamente cualquier ingrediente. Es un plato calórico de comida rápida, pero está para chuparse los dedos. Otra delicia canadiense que no puedes perderte es el tire d’érable, un helado de sirope de arce que toman también en invierno a 20 grados bajo cero. ¡Has leído bien! Es muy curioso ver el proceso. Esparcen el sirope en tiras sobre un bloque de nieve y, cuando empieza a solidificarse, se enrolla en un palo de madera hasta conseguir un polo de sirope de arce. No tiene nada que envidiar a los helados italianos, pero tienes que probarlo porque es muy típico en Canadá.

Durante tu viaje de 10 días por Canadá tienes que probar la poutine.
Durante tu viaje de 10 días por Canadá tienes que probar la poutine.

 

Muévete en tren, avión o coche de alquiler. Vía Rail es la compañía oficial de trenes en Canadá. Yo hice el trayecto de Montreal a Quebec en tren, mi medio de transporte favorito. Lo recomiendo no solo por su comodidad y por los paisajes que ves durante el trayecto. Si tu tren llega con bastante retraso, te devolverán el coste íntegro del billete (te lo digo por propia experiencia). Otra opción para moverse por Canadá es con vuelos internos, que aunque son más caros, permiten llegar rápido a otras ciudades. Utiliza este comparador de precios para comprar tu vuelo al mejor precio. Y, por último, tienes también la opción de alquilar un coche y moverte por tu cuenta. Esto no lo probé en Canadá, pero te garantizo que la red de autopistas y carreteras es fabulosa para recorrer distancias largas en poco tiempo. Se conduce por la derecha.

Canadá tiene dos idiomas oficiales. El inglés y el francés son las dos lenguas oficiales en Canadá y ambas se utilizan en instituciones gubernamentales. Aunque el porcentaje de anglófonos es mayor que el de francófonos, el Gobierno promueve el bilingüismo. Por lo tanto, si visitas Toronto tendrás que hablar en inglés. En cambio, si viajas a Quebec o Montreal, verás que el francés es la lengua oficial, aunque no creo que tengas problemas con el inglés, especialmente en sitios turísticos.

Lleva un adaptador para los enchufes. En Canadá los enchufes son diferentes a los de otros países como España. Tienen dos clavijas planas, por lo que te recomiendo que lleves un adaptador y que compruebes si los aparatos que tienes que enchufar soportan el voltaje de 120 voltios.

Disfruta de Canadá. Si tienes pensado visitar Canadá en 10 días, estoy convencida de que acabarás fascinado con este enorme país lleno de paisajes, calles con encanto y edificios emblemáticos. Las Cataratas del Niágara, los rascacielos de Toronto, los adosados de dos pisos en Montreal y las vistas del río Saint-Laurent en Quebec harán las delicias de tu viaje. Dos consejos importantes. 1: olvídate del reloj y de conectarte al wifi a todas horas. Y 2: disfruta al máximo. Estás invirtiendo tiempo y dinero para visitar Canadá, así que no dejes que ningún imprevisto durante el viaje amargue tus vacaciones. Si hay algo que tengo claro en la vida es que viajar es la mejor inversión que puedes hacer en ti mismo.

¿Te animas a visitar Canadá en 10 días? ¡Apuesto a que querrás volver!