Estás en: Inicio / República Checa / Viaje a Praga por libre: toda la información paso a paso

Viaje a Praga por libre: toda la información paso a paso

Organizar un viaje a Praga por libre lleva más tiempo de lo que parece. Tras visitar la capital checa dos veces (con y sin niños), he recopilado toda la información que necesitas para que tu escapada vaya sobre ruedas.

En este artículo voy a contarte en detalle qué ver en Praga por libre, cómo moverte por la ciudad, dónde alojarte, las mejores actividades, la comida típica y muchos consejos que te pueden venir bien.

Con esta guía de viaje quiero que tú también disfrutes recorriendo Praga. Es la gran protagonista en la República Checa (es lo que tiene ser la capital), pero además es una de las ciudades más bonitas de Europa. ¡Palabra de viajera!

Preparativos para viajar a Praga por libre

Praga es una ciudad muy turística y eso significa que recibe miles de viajeros durante todo el año. Por eso, si tienes claro que quieres viajar a Praga, te recomiendo reservar tu vuelo y alojamiento lo antes posible.

A nosotros nos salió muy bien de precio el vuelo porque viajamos a principios de octubre y entre semana. Pero lo más habitual es hacer una escapada en fin de semana o puente, así que es importante que no dejes las reservas para el último momento o lo pagarás caro (literalmente).

Praga pertenece a la Unión Europea, así que podrás activar el roaming sin coste extra, siempre y cuando vivas en un país perteneciente a la UE.

Pero ojo porque la moneda oficial es la corona checa (Kč), no el euro. Nosotros sacamos dinero directamente de los cajeros en Praga para evitar comisiones. Verás que algunos hoteles y restaurantes aceptan euros, pero te aconsejo pagar siempre en la moneda local porque el tipo de cambio suele ser más favorable.

Puente de Carlos, viaje a Praga por libre.

El Puente de Carlos une la Ciudad Vieja con el barrio de Malá Strana.

¿Cuántos días se necesitan para visitar Praga?

Esta es la pregunta más repetida y, como siempre digo, cuantos más días, mejor. Se puede visitar Praga en 2 o 3 días, aunque yo te recomiendo hacer esta ruta de 4 días por Praga.

De esta forma, podrás recorrer la ciudad sin prisas y aprovechar para conocer los mejores lugares cerca de Praga, como Karlovy Vary, Kutná Hora y el campo de concentración de Terezín. Después te cuento en detalle las excursiones más interesantes para que tu viaje a Praga sea lo más completo posible.

Reloj Astronómico de Praga.

No te pierdas el desfile de los doce apóstoles cada hora en punto en el Reloj Astronómico de Praga.

Mapa del viaje a Praga por libre

Más adelante voy a contarte el itinerario paso a paso para que tú solo te preocupes de disfrutar de la ciudad.

Hay tantos sitios interesantes que a mí me costó mucho hacer criba para poder seguir una ruta completa pero factible. ¡Nada de ir con prisas, que no hemos venido a sufrir!

Praga tiene un tamaño manejable, así que la gran mayoría de los lugares se pueden visitar a pie. De todas formas, si en algún momento tus piernas te piden un respiro, ¡muévete en transporte público! Nosotros probamos el tranvía y el metro y son baratos y rápidos.

En el mapa he señalado todos los sitios que yo visitaría en 5 días. Si tu viaje por libre dura menos tiempo, puedes eliminar los días o planes que menos te interesen para adaptar la ruta a tu gusto.

Itinerario del viaje a Praga por libre

A continuación puedes ver el itinerario por días para que puedas organizar tu viaje fácilmente.

Ya sabes que puedes seguirlo al pie de la letra si no quieres complicaciones o adaptarlo a tu gusto añadiendo o eliminando planes. Mis imprescindibles no tienen por qué coincidir con los tuyos. 😉

Esta es mi propuesta de itinerario para 5 días:

  • Día 1: Ciudad Vieja, Plaza de la República, Clementinum, barrio judío y crucero.
  • Día 2: Malá Strana, Castillo de Praga, Loreto y Monasterio de Strahov.
  • Día 3: Isla de Kampa, Monte Petřín y espectáculo de teatro negro.
  • Día 4: excursión por los alrededores de Praga.
  • Día 5: Vyšehrad, Plaza de Wenceslao, Museo Nacional, Pasaje de Lucerna, Jardín Franciscano y Barrio Nuevo.

Este itinerario incluye los lugares más bonitos de Praga para mi gusto y también te permite ver una ciudad de los alrededores. No te voy a negar que Praga es la más monumental, pero la República Checa tiene otros sitios históricos maravillosos. Enseguida te cuento más en detalle.

Qué ver en Praga por libre en 5 días

Ahora que ya sabes el itinerario completo, voy a ir desgranando cada día para que te sea más sencillo recorrer la capital checa.

Día 1: Ciudad Vieja y barrio judío

El primer día vamos a empezar por la Plaza de la Ciudad Vieja y su famoso Reloj Astronómico. Seguro que has visto muchas veces la imagen de cientos de turistas esperando a verlo en funcionamiento. ¡El desfile de los doce apóstoles acompañados de la avaricia, la lujuria, la vanidad y la muerte es una chulada!

En esta plaza también destaca la Iglesia de Nuestra Señora de Týn, el Palacio Kinský, la Iglesia de San Nicolás (ojo que hay una con el mismo nombre en Malá Strana) y la Casa de la Campana de Piedra.

Nosotros el primer día hicimos el free tour general, que es uno de los mejores free tours de Praga en español, y nos encantó. Se aprende mucho y te ayuda a situarte en la ciudad para después hacer el resto del viaje por libre.

Después te recomiendo acercarte a la Plaza de la República y fijarte en la Casa Municipal. También es impresionante la Torre de la Pólvora. Adivina qué es lo que se guardaba allí antiguamente. 😉

Sigue la ruta del primer día hacia la Torre Infinita de Libros. Se ha puesto tan de moda en redes sociales que hay hasta cola para hacerse la foto, así que ármate de paciencia si tú también quieres inmortalizar ese curioso sitio. Spoiler: yo desistí.

Por último, entra en la biblioteca barroca Clementinum (solo es posible con visita guiada en inglés). Tampoco te pierdas el barrio judío de Praga (especialmente el cementerio, la Sinagoga Española y la Sinagoga Vieja-Nueva) y termina el día en un agradable crucero por el río Moldava.

Visita de la Torre de la Pólvora en el viaje a Praga por libre.

Puede subir a la Torre de la Pólvora para disfrutar de unas vistas panorámicas preciosas.

¿Quieres hacer un free tour por Praga en español?

Día 2: Malá Strana, Castillo de Praga y alrededores

Malá Strana es uno de los barrios con más encanto de Praga, así que yo que tú no me lo perdería. Para llegar a él solo hay que cruzar el monumental Puente de Carlos, que tiene ambiente a cualquier hora del día.

Algunos de los sitios más interesantes en Malá Strana son la Iglesia de San Nicolás, el Niño Jesús de Praga que se encuentra en la Iglesia de Nuestra Señora de la Victoria, los jardines Vrtba y el Muro de John Lennon (muy deteriorado la última vez que lo vi).

El Castillo de Praga es impresionante, pero ten en cuenta que el recinto es enorme. Dedícale un mínimo de 3 horas para visitar con calma el Callejón del Oro, el Palacio Real, la Basílica de San Jorge y la Catedral de San Vito.

El segundo día en Praga puedes continuar desde el Castillo de Praga hacia el centro de peregrinación de Loreto y alucinar en colores al ver la Sala Teológica y la Sala Filosófica del Monasterio de Strahov. No quiero contarte mucho más para que la sorpresa sea mayor.

Día 3 del viaje a Praga por libre: Isla de Kampa y Monte Petřín

El tercer día te propongo empezar por la Isla de Kampa. Está en el barrio de Malá Strana, pero la he incluido aparte porque es un lugar para recorrerlo sin prisas. En esta zona había antiguamente muchos huertos y molinos. Por suerte, todavía quedan en pie algunos, como el Molino del Gran Prior.

También hay un Puente del Amor lleno de candados de parejas de tortolitos, el Museo Kampa de arte moderno y la calle Vinarna Certovka, que es la calle más estrecha del mundo con semáforo. ¡Ojo al dato!

Cuando termines de recorrer la Isla de Kampa, es hora de subir al Monte Petřín. Puedes llegar a pie o en funicular y las vistas panorámicas son preciosas. Allí lo más típico es subir a la Torre de Petřín, que algunos dicen que se parece a la Torre Eiffel, y el Laberinto de los Espejos si tú también viajas a Praga con niños.

Para terminar, te propongo una actividad muy especial. Yo vi esta obra de teatro negro la primera vez que estuve en Praga y me encantó. Además de que las luces y efectos especiales van a dejarte con la boca abierta, podrás decir que has estado en el primer teatro negro del mundo.

Vistas panorámicas desde el Monte Petřín.

Si vas a viajar a Praga por libre, no olvides subir al Monte Petřín en funicular o a pie.

Día 4: excursión desde Praga

Es posible que en tu viaje a Praga por libre también te apetezca conocer los alrededores de la capital checa. Si tu respuesta es sí, te adelanto que te van a faltar días porque hay un montón de sitios interesantes.

Toma nota de las excursiones más populares:

  • Karlovy Vary: esta ciudad balneario es todo un clásico. El emperador Carlos IV era un asiduo de los tratamientos termales de Karlovy Vary y ahora tú también puedes probar sus posibles beneficios para la salud en tus propias carnes.
  • Campo de concentración de Terezín: estas antiguas fortalezas fueron reconvertidas en campo de concentración y ghetto judío durante el Holocausto. Es imposible recorrer los barracones, el cementerio y el crematorio sin que se te ponga un nudo en el estómago.
  • Český Krumlov: su casco histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Desde su castillo tienes unas vistas de vértigo de esta bonita ciudad en la región de Bohemia Meridional.
  • Kutná Hora: otra ciudad checa maravillosa en la que destaca la Iglesia de Santa Bárbara, la Catedral de Nuestra Señora de Sedlec y la capilla funeraria de Todos los Santos con más de 40.000 esqueletos humanos.

Hay más tours, pero yo personalmente escogería una de las opciones que te he comentado para una escapada de 4 o 5 días por Praga.

Último día: Vyšehrad, Plaza de Wenceslao y Barrio Nuevo

La Fortaleza de Vyšehrad es uno de los recintos amurallados más bonitos de Praga y, aunque no tiene la fama del Castillo de Praga, te aseguro que merece mucho la pena. Nunca he sido muy fan de los cementerios, pero en el de Vyšehrad están enterrados cientos de personajes célebres.

Después acércate a la Plaza de Wenceslao, que más que una plaza parece una gran avenida, y visita el Museo Nacional. Tampoco te pierdas el Jardín Franciscano (un oasis en pleno centro de la ciudad) y asómbrate al ver la escultura del polémico David Černý en el Pasaje de Lucerna.

Para terminar este viaje a Praga por libre, acércate a la Casa Danzante. Se encuentra en el Barrio Nuevo o Nové Město y se llama así porque los dos edificios parece que están bailando. De hecho, también es conocida como Fred & Ginger en honor a la pareja de cine.

Casa Danzante, viaje a Praga por libre.

En la Casa Danzante hay un restaurante donde sirven platos típicos checos y comida internacional.

¿Cómo ahorrar en tu viaje a Praga por libre?

Ya te conté al principio que es importante reservar tu vuelo y alojamiento con bastante antelación para no pagar de más. Te lo digo por experiencia propia. Nosotros la última vez estuvimos a principios de octubre y pensé que habría alojamientos de sobra a buen precio y… ¡mi gozo en un pozo!

Otra opción que debes valorar es comprar la Praga Card. En el artículo que acabo de enlazar puedes leer mi opinión en detalle sobre la tarjeta turística de Praga y muchas recomendaciones para sacarle el máximo partido.

¿Merece la pena? Si vas a visitar sitios como el Castillo de Praga, las sinagogas del barrio judío, iglesias, miradores y museos, es probable que te compense. Es cuestión de hacer cálculos para saber cuánto te costaría comprar cada entrada por separado y lo que pagarías comprando la Praga Card.

Cómo moverse en Praga por libre

La gran mayoría de los lugares de interés se pueden recorrer fácilmente a pie, siempre y cuando no te alojes a las afueras de la ciudad.

Nosotros esta última vez dormimos en un apartamento céntrico y solo cogimos el metro y el tranvía un par de veces para volver a casa. ¡Se me olvidaba! También subimos en funicular al Monte Petřín, pero casi lo considero un plan de ocio.

Para que te hagas una idea de las distancias, desde la Plaza de la Ciudad Vieja puedes llegar andando en solo 20 minutos a Malá Strana, la Plaza de Wenceslao y la Isla de Kampa.

Estos son los principales medios de transporte en Praga:

  • Metro: tiene solo 3 líneas (A, B y C), así que es una de las mejores opciones. Rápido, barato y fácil de utilizar.
  • Tranvía: otro de los mejores transportes. De todas las líneas, la más famosa es el tranvía 22 que recorre el centro histórico.
  • Autobús: son otra alternativa, aunque personalmente prefiero el metro y el tranvía para evitar atascos.

Lógicamente también puedes moverte por Praga en taxi. La red de transporte público funciona fenomenal y los taxistas de Praga no tienen buena fama precisamente, así que yo ni me lo plantearía como primera opción.

Viaje a Praga con niños.

La Plaza de la Ciudad Vieja es uno de los lugares más monumentales de Praga.

Dónde dormir en Praga

Esta es otra de las preguntas que más me hicisteis durante mi último viaje a Praga (en el primero no existía todavía La Vida son Dos Viajes).

Nosotros esta vez nos alojamos en el Golden Angel Suites by Adrez Living, un apartamento muy céntrico en Staré Mĕsto y totalmente equipado. Repetiría con los ojos cerrados.

De todas formas, hay más zonas donde dormir en Praga que te pueden gustar. Todo depende de si prefieres estar en pleno centro o no, pagar menos aunque estés más lejos, tener vida nocturna o tranquilidad… Las opciones son infinitas.

Cómo ir del Aeropuerto de Praga al centro

Hay varios medios de transporte para llegar al centro desde el aeropuerto. La ventaja es que solo hay un aeropuerto (PRG), así que no tiene pérdida. Y el inconveniente es que no se puede llegar en metro ni tren directo al casco antiguo. Pero que no cunda el pánico.

Ya te hablé en detalle sobre cómo ir del Aeropuerto de Praga al centro, pero te resumo brevemente los transportes que más te recomiendo:

  • Airport Express: hace el trayecto directo desde la Terminal 1 y te deja cerca de la Estación Central de trenes Hlavní nádraží en 40 minutos aprox.
  • Traslado privado: cómodo, rápido y fiable. La mejor opción si quieres despreocuparte de todo y llegar a tu alojamiento cuanto antes.
  • Autobús y metro: puedes combinar el bus 119 con la línea A de metro y el bus 110 con la línea B de metro. Mira en Google Maps la ubicación de tu hotel para saber qué opción te interesa más.

Si aterrizas en Praga por la noche, no te preocupes porque también hay autobuses nocturnos que conectan con el centro de la ciudad. El único inconveniente es que si después tienes que enlazar con el metro, éste no está disponible desde medianoche hasta las 5:00 horas.

Comida típica de Praga

En Praga se come de maravilla, así que te animo a probar sus platos más típicos (aunque lleven especias a más no poder). Toma nota para empezar a abrir el apetito:

  • Svíčková na smetaně: carne asada con salsa de crema agria y mostaza. Normalmente suele venir acompañada de una masa llamada knedlíky y está muy rica.
  • Goulash: pues sí, este plato ha traspasado las fronteras húngaras y también lo puedes tomar en la República Checa.
  • Sopas: una de las sopas más tradicionales se llama Kulajda y lleva champiñones, patatas, eneldo, vinagre y huevo escalfado.
  • Escalopa: es un schnitzel o filete de cerdo empanado de toda la vida. Una apuesta segura si buscas sabores poco arriesgados.
  • Trdelník: vas a hartarte de verlos en tu viaje a Praga por libre, ya que los venden en un montón de puestos por la calle. La versión original es una masa cilíndrica hueca cubierta de azúcar y canela. Luego ya la puedes rellenar de todos los ingredientes que te puedas imaginar.

Y ¿qué se bebe para acompañar las comidas? ¡Cerveza checa! Tiene mucha fama en todo el mundo, así que anímate a probarla. ¿Brindamos con una Pilsner Urquell?

Goulash en un restaurante de Praga.

Aunque el goulash no es un plato originario de la República Checa, lo encontrarás en muchos restaurantes.

Preguntas frecuentes

Antes de terminar, voy a recopilar algunas de las preguntas más frecuentes por si todavía te quedara alguna duda para hacer este increíble viaje por libre.

¿Cuántos días se necesitan para viajar a Praga por libre?

Yo te recomiendo un mínimo de 3 días si quieres visitar la ciudad sin prisas, aunque lo ideal son 5 días para descubrir algún sitio de los alrededores. También puedes juntar 10 días y aprovechar para visitar Viena y Budapest, que es lo que hice yo la primera vez que estuve en Praga.

¿Cuál es la mejor época para visitar Praga?

Depende de los planes que quieras hacer. En verano es temporada alta y las temperaturas son cálidas pero soportables, aunque los precios suben considerablemente. En primavera y otoño hay menos turistas, el clima es agradable (especialmente de abril a junio) y el viaje te saldrá más barato que en verano. Y el invierno es la mejor opción si quieres viajar a Praga para ver los mercadillos navideños.

¿Dónde cambiar dinero en Praga?

Hay muchas oficinas de cambio en las zonas turísticas, así que te recomiendo comparar para elegir la que tenga un tipo de cambio más favorable. No obstante, para mí lo más cómodo es sacar dinero directamente de los cajeros con una tarjeta que no cobre comisiones.

¿Es sencillo hacer el viaje a Praga por libre con niños?

Praga es una ciudad mucho más sencilla que París o Madrid si viajas con niños. Aun así, hay restaurantes estrechos que además no tienen tronas ni cambiadores, no todas las estaciones de metro tienen ascensor y los tranvías antiguos tienen escalones para acceder. La parte positiva es que los praguenses son muy amables y suelen ayudarte en lo que necesites.

TE AYUDO A VIAJAR A PRAGA AL MEJOR PRECIO

Artículos recomendados

Opiniones del teatro negro de Praga.

Opinión del teatro negro de Praga: ¿cuál es el mejor?

Praga en 2 o 3 días.

Praga en 2 o 3 días: ruta completa

Praga en 4 días: itinerario y consejos

Qué ver en el barrio judío de Praga (Josefov)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios