Hay mucho que ver y hacer en Oporto, más de lo que imaginabas. Tienes un fin de semana por delante. Tu cámara de fotos con la batería cargada. Pones rumbo al río Duero, con esas mariposas en el estómago que se revuelven al estar a punto de conocer un sitio nuevo. Escuchas fado a lo lejos. Esa música te recuerda a la “saudade” portuguesa. Nostalgia, anhelo, melancolía. ¿Cómo una sola palabra puede expresar tantos sentimientos?

Sigues caminando y llegas al puente de Don Luis I, que se alza imponente entre Oporto y Vila Nova de Gaia. A un lado, el encanto de las casas de colores. Al otro, numerosas bodegas donde probar el famoso vino de Oporto. Te sientas junto a la ribera del río e intentas retener ese momento en tu memoria. Unos tocan la guitarra. Otros cruzan el puente a pie para disfrutar de las mejores vistas de la ciudad. Y el bacalao huele que alimenta.

De camino al restaurante, vas observando ese aire decadente que te encanta. Calles angostas donde parece que el tiempo se detuvo hace 50 años. La ropa tendida a la vista de todos. Iglesias barrocas que guardan grandes reliquias. Fachadas de azulejos que narran historias sorprendentes.

“¡Boa tarde!”, te dice un camarero con la mejor de sus sonrisas. Le preguntas por el plato más típico y su recomendación te lleva a una bomba calórica de esas que no se olvidan: una francesinha. Y, sin quererlo, tu cabeza empieza a imaginarse viviendo en Oporto. En una casa junto al mar. ¿Será que la Invicta, como la llaman los portugueses, te ha conquistado? Será, será…

Vistas de Oporto con el río Duero de fondo.
Vistas de Oporto con el río Duero de fondo.

 

 

Mapa con los sitios que ver en Oporto

  

Qué ver y hacer en Oporto

Estación de trenes de São Bento

Portugal es el país de los azulejos y prueba de ello es la estación de trenes de São Bento, uno de los edificios del siglo IX más señoriales que ver en Oporto. Aunque su fachada es bastante llamativa, lo más espectacular es su hall, con 20.000 azulejos en los que se detalla la historia de Portugal.

Aquí tienes dos opciones: coger un tren con destino a alguna de las ciudades de los alrededores, como Guimarães o Braga, o simplemente sacar tu cámara o móvil para llevarte un bonito recuerdo de la estación. Porque una cosa está clara: este lugar se presta a ser fotografiado. Además, muy cerca está Tapabento, un sitio de tapas muy famoso. Me quedé con ganas de probarlo porque estaba a rebosar de gente, pero ya tengo una buena excusa para volver a Oporto.

Qué ver en Oporto: estación de trenes de São Bento.
Qué ver en Oporto: estación de trenes de São Bento.

 

Puente de Don Luis I, el icono por excelencia que ver en Oporto

Si piensas en Oporto, probablemente lo primero que se te venga a la cabeza es el Puente de Don Luis I. Fue inaugurado en 1886 y une el casco histórico de Oporto con Vila Nova de Gaia, donde se concentran las principales bodegas. Te recomiendo que lo cruces a pie, ya que las vistas a ambos lados del puente son impresionantes, con el río Duero de fondo. ¿No te parece alucinante su gran arco de hierro?

El Puente de Don Luis I es uno de los iconos más representativos de Oporto.
El Puente de Don Luis I es uno de los iconos más representativos de Oporto.

 

Ribeira, mi barrio favorito que ver en Oporto

Siempre he querido vivir en alguna ciudad con río. Oporto podría ser una de ellas, o quizás Haarlem en los Países Bajos. Me encanta pasar horas y horas sentada a orillas del río observando la vida cotidiana de los lugareños y eso mismo hice en el Barrio de Ribeira. Como su nombre indica, se encuentra en la ribera del río Duero, junto al centro histórico de Oporto.

Sin duda, uno de los planes que tienes que hacer en Oporto al atardecer es pasear por Ribeira, admirar las fachadas coloridas de las casas, disfrutar del ambiente, reservar un crucero por el Duero y aprovechar para cenar en alguna de sus terrazas. En la orilla de enfrente está Vila Nova de Gaia, de la que te hablaré más adelante.

Casas con fachadas de colores y la muralla fernandina de Oporto al fondo.
Casas con fachadas de colores y la muralla fernandina de Oporto al fondo.

 

Capillas de las Almas

Otro de mis sitios favoritos que ver en Oporto es la Capilla de las Almas o Capilla de Santa Catalina. Es inconfundible por su fachada de azulejos en color blanco y azul. La capilla original se construyó en madera y el edificio actual es del siglo XVIII, aunque la fachada con azulejos se incorporó después. Se encuentra muy cerca de la calle peatonal Rua Santa Catarina y del Mercado do Bolhão, así que no olvides incluirla en tu itinerario por la ciudad. La entrada es gratuita.

Un plan que hacer en Oporto es visitar la Capilla de las Almas, una de mis favoritas.
Un plan que hacer en Oporto es visitar la Capilla de las Almas, una de mis favoritas.

 

Café Majestic, cafetería con encanto no apta para todos los bolsillos

Café Majestic es la cafetería más conocida de Oporto. Está situada en la Rua Santa Catarina, muy cerca de la Capilla de las Almas, y es un lugar con mucho encanto, muy popular por su decoración. Te darás cuenta de que has llegado al Café Majestic por las colas kilométricas que se forman. Eso sí, ten en cuenta que es un sitio caro, así que puedes optar por darte un capricho o, al menos, entrar a curiosear.

Para que te hagas una idea, entre lo más económico puedes pedir un café expresso por 5€, un cappuccino por 6,5€ o un pastel de nata por 3€. Un desayuno completo con zumo de naranja, café, croissant, pan, huevos cocinados a tu gusto y yogur con frutos rojos cuesta 30€. Los platos de pasta, carne o pescado cuestan entre 21 y 25€. Como ves, en comparación con otras pastelerías, los precios son mucho más elevados.

 

Torre de los Clérigos

Para llegar a la Torre de los Clérigos, te recomiendo que accedas por la Rua da Assunção, una calle sorprendente. Esta torre, que pertenece a la Iglesia de los Clérigos, es el edificio más alto que ver en Oporto. El complejo arquitectónico fue construido por la hermandad de los Clérigos Pobres en el siglo XVIII. Es de estilo barroco y lo más impresionante son los 76 metros de altura de la torre. ¡Imagínate cómo se ve desde allí Oporto a vista de pájaro! Eso sí, para conseguir esta recompensa, tendrás que subir más de 200 escalones estrechos y pagar la entrada, obviamente. Aquí puedes ver los precios actualizados.

Puedes subir a la Torre de los Clérigos, de 76 metros de altura, para disfrutar de las vistas.
Puedes subir a la Torre de los Clérigos, de 76 metros de altura, para disfrutar de las vistas.

 

Plaza de la Libertad, la plaza más emblemática que ver en Oporto

La Plaza de la Libertad se encuentra en pleno casco antiguo y es la plaza más importante que ver en Oporto. Comunica la parte histórica con la zona moderna de la ciudad y está muy cerca de la Torre de los Clérigos. En esta plaza verás la estatua ecuestre del Rey Pedro IV, así como varios edificios modernistas y numerosos restaurantes. Tiene mucho ambiente y seguro que pasas por ella en más de una ocasión.

Avenida de los Aliados

Otro clásico en Oporto es recorrer a pie la Avenida de los Aliados, perpendicular a la Plaza de la Libertad. Aquí se encuentra el Ayuntamiento de Oporto y es una de las zonas más concurridas de la ciudad. Dedícale tiempo, pasea sin mirar el reloj y, con suerte, podrás hasta unirte a alguna celebración, evento o concierto al aire libre. Si viajas a Oporto en Navidad, tendrás la suerte de ver el árbol y las luces navideñas junto al Ayuntamiento. Si lo prefieres, puedes reservar esta visita guiada en español por el casco antiguo, que incluye también las bodegas de Vila Nova de Gaia.

Librería Lello, donde J.K. Rowling se inspiró para la saga de Harry Potter

A mí me encanta viajar para descubrir sitios nuevos que me quitan el hipo. Pero no siempre es así, no nos engañemos. No todos los sitios cumplen nuestras expectativas por mucho que uno lea cientos de reseñas encumbrando esa escultura o edificio arquitectónico. La misma sensación que tuve con la Sirenita de Copenhague, la tuve con la Librería Lello de Oporto. Es una de las librerías más bellas del mundo, con gran valor histórico y artístico. Dicen que J.K. Rowling se inspiró en esta librería para crear algunas escenas de Harry Potter, aunque al parecer nunca se llegó a rodar aquí.

La decoración y su escalera central son maravillosas, pero la excesiva masificación a cualquier hora del día hace que la visita se convierta en un “sálvese quien pueda”. Por no hablar de intentar hacer una foto sin que salga medio centenar de cabezas detrás. Misión imposible. Después de esperar una larga cola, tendrás que pagar 4€ de entrada, pero si compras un libro, se te descuenta ese importe del precio total de tu compra. Pese a todo, es uno de los sitios más turísticos que ver en Oporto y te recomiendo que lo veas con tus propios ojos para que juzgues tú mismo.

Qué ver en Oporto: librería Lello, famosa por la saga de Harry Potter.
Qué ver en Oporto: librería Lello, famosa por la saga de Harry Potter.

 

Half Rabbit, el mejor arte urbano que ver en Oporto

Cada vez me gusta más el arte urbano. En Malasia disfruté a lo grande del street art de Penang y en Oporto no iba a ser menos. Half Rabbit es una obra del conocido artista Bordalo II en Vila Nova de Gaia, justo cruzando el puente de Don Luis I hacia la zona de las bodegas. Lo curioso es que el conejo está hecho con materiales reciclados. Tienes que ver en Oporto esta obra de arte, te aseguro que no defrauda.

Si te gusta el arte urbano, no te pierdas Half Rabbit en Vila Nova de Gaia.
Si te gusta el arte urbano, no te pierdas Half Rabbit en Vila Nova de Gaia.

 

Más lugares fascinantes que ver en Oporto

Vila Nova de Gaia

Uno de los mejores planes que hacer en Oporto es cruzar el puente de Don Luis I a pie hacia Vila Nova de Gaia. Es un paseo muy agradable con el río Duero de fondo. Aquí hay decenas de bodegas de vino de Oporto. Las más famosas son Sandeman, inconfundible por su logo de un hombre con capa negra, Graham’s, Calem, Ramos Pinto y Ferreira. Sin embargo, nosotros fuimos a las bodegas Porto Cruz porque la entrada era gratuita. Allí pagamos un precio bastante económico por la cata de varios tipos de vino y disfrutamos de las vistas desde su terraza.

Además, en este lado de la ribera los restaurantes son más baratos y está el mercado municipal da Beira-río, muy recomendable. Si prefieres evitar la caminata desde el puente hasta Vila Nova de Gaia, puedes ir en teleférico. El precio ronda los 6€ un trayecto y 9€ ida y vuelta.

Vila Nova de Gaia es famosa por sus bodegas, donde puedes probar el famoso vino de Oporto.
Vila Nova de Gaia es famosa por sus bodegas, donde puedes probar el famoso vino de Oporto.

 

Crucero de los seis puentes, el mejor plan que hacer en Oporto al atardecer

Llega la tarde y después de todo el día caminando, el cuerpo te pide descansar. Por eso, para mí el mejor plan que hacer en Oporto al atardecer es el crucero de los seis puentes por el río Duero. La navegación se hace en un rabelo, utilizado tradicionalmente para transportar las cubas desde los viñedos del valle del Duero a las bodegas de Vila Nova de Gaia. Durante el trayecto, que dura 50 minutos, se cruza el puente de Don Luis I, el puente del Infante Don Enrique, el puente de María Pía, el puente de São João, el puente de Arrábida y el puente de Freixo. Aquí puedes reservar el crucero de los seis puentes o este tour con crucero y visita a las bodegas.

Casa de la Música, una sala de conciertos futurista

Un edificio muy original que ver en Oporto es la Casa de la Música. Fue diseñado por el arquitecto holandés Rem Koolhaas y se utiliza como sala de conciertos. Es bastante curioso ver el contraste de este edificio modernista con las fachadas antiguas en el casco histórico. La Casa de la Música tiene dos auditorios, el mayor de ellos con capacidad para más de 1.200 personas. Se pueden hacer visitas guiadas, aunque también es buena opción asistir a algún concierto y, ya de paso, ver las instalaciones.

El Palacio de la Bolsa

El Palacio de la Bolsa fue construido en 1842 sobre las ruinas del convento de los franciscanos, que había quedado destruido por las llamas de un incendio. La construcción del edificio se demoró bastante, ya que se inauguró casi 50 años después del inicio de las obras, en 1891. Puedes hacer una visita guiada para ver varias salas de este edificio neoclásico, como el Patio de las Naciones, la Sala Dorada, la Sala Árabe y la Sala de las Asambleas Generales.

El Mercado do Bolhão

Con las ganas que tenía de conocer el Mercado do Bolhão y lo encontré cerrado por obras. Fue inaugurado en 1914 y se encuentra muy cerca de la Avenida de los Aliados, en pleno centro. Tiene varias plantas, donde se vende carne, frutas y verduras, flores, embutidos y pescado principalmente. Ya sabes que comer bacalao en Oporto es un plan casi obligatorio. Este mercado tiene un aire decadente, es muy bullicioso y los precios son caros por la gran afluencia de turistas.

Si te gustan los mercados al aire libre, no puedes perderte el mercado Porto Belo. Es un mercadillo artesano muy hípster ubicado en la Plaza de Carlos Alberto. Los puestos lucen rayas de colores y venden jabones caseros, libros antiguos, vinilos, bolsos de piel, gafas de sol, cuadros y productos gourmet, entre otros. Igual que ocurre con el Mercado do Bolhão, los precios son más elevados que la media, pero merece mucho la pena acercarse. Abre los sábados de 11:00 a 19:00 horas.

Catedral de La Sé de Oporto

Un plan que tienes que hacer en Oporto es visitar por dentro la Catedral de La Sé, el edificio religioso más importante de la ciudad. Se construyó a mediados del siglo XII en estilo románico, aunque las sucesivas remodelaciones incluyeron algún toque gótico y barroco. La Catedral de La Sé fue declarada Monumento Nacional y se encuentra en un emplazamiento privilegiado, en el barrio de la Batalha. Desde allí puedes disfrutar de unas vistas fabulosas del casco antiguo y de la ribera del río.

Lo más llamativo de la catedral es su fachada principal de estilo románico, el rosetón y las dos torres gemelas almenadas. Dentro puedes ver imágenes de la patrona de Oporto, Nuestra Señora de Vandoma, la Casa do Cabildo, la Sala Capitular y la Sala Notarial, que forman parte del Museo Catedralicio, y el imponente claustro, con azulejos en blanco y azul muy similares a los que verás en la estación de trenes de São Bento y en la Capilla de las Almas.

Iglesia de San Francisco y otros templos que ver en Oporto

La Iglesia de San Francisco la comenzaron a construir los frailes franciscanos en 1245. En los inicios seguía un estilo románico, pero después fue transformada al estilo gótico y, posteriormente, al barroco. Su fachada sobria contrasta con su interior ostentoso, revestido de tallas doradas. Mires donde mires, ves oro.

Dentro también está el precioso Árbol de Jesé en madera policromada. Otro dato curioso son las catacumbas de la Iglesia de San Francisco, donde están enterrados varios franciscanos y familias nobles de la ciudad. Si te quedas con ganas de ver más iglesias, no te pierdas la Iglesia de la Santísima Trinidad, la Iglesia de la Misericordia, la Iglesia de Nuestra Señora de Lapa, la Iglesia Parroquial de San Nicolás y la Iglesia de San Pedro de Miragaia.

Qué ver en Oporto: Iglesia de la Santísima Trinidad.
Qué ver en Oporto: Iglesia de la Santísima Trinidad.

 

Iglesia de San Ildefonso, una de mis iglesias favoritas que ver en Oporto

Esta iglesia tiene un encanto especial, por eso se merece una mención aparte. La Iglesia de San Ildefonso se terminó de construir por completo con sus dos torres campanario en 1739. Es de estilo barroco. De su interior destacan las ocho vidrieras, el órgano de tubos y el retablo barroco y rococó diseñado por Nicolau Nasoni. Pero lo más impresionante es su fachada, decorada con 11.000 azulejos donde se representa la vida de San Ildefonso. La Iglesia de San Ildefonso se encuentra en la Plaza de la Batalla (Praça da Batalha), muy cerca del Teatro Nacional São João. Está cerrada los lunes por la mañana.

La iglesia de San Ildefonso es uno de los templos más soberbios de la ciudad.
La iglesia de San Ildefonso es uno de los templos más soberbios de la ciudad.

 

Disfrutar del aire decadente de Oporto, el mejor plan que hacer en Oporto

Si tuviera que quedarme con una cualidad de Oporto, sin duda escogería su aire decadente, nostálgico, melancólico. Se me viene a la mente la “saudade”, mi palabra favorita en portugués que no tiene una traducción exacta en español. Ese sentimiento de añoranza y nostalgia estimulado por la distancia temporal o espacial a algo amado. Pero, ¿qué tiene que ver esto con hacer turismo? Mucho. Pasear por las calles de Oporto es palpar ese aire decadente en sus callejuelas y rincones. Algunos de los sitios más auténticos que vi fueron la Escada das Verdades (cerca del Palacio Episcopal de Oporto), la Escada dos Guindais (próxima a la Muralla Fernandina de Sé) y las Escadas do Barredo.

Si tuviera que quedarme con una cualidad de Oporto, sin duda sería su aire decadente.
Si tuviera que quedarme con una cualidad de Oporto, sin duda sería su aire decadente.

 

Qué hacer en los alrededores de Oporto

Pasé dos días completos en Oporto y me quedaba la mañana del último día para conocer algún pueblo de los alrededores antes de poner rumbo a Madrid. Aunque estuve valorando acercarme a Braga o Guimarães, finalmente me decanté por Amarante. Se encuentra a 68 km de Oporto y el trayecto en coche no llega a 50 minutos.

Es un pueblo muy tranquilo, da gusto pasear sin tanto bullicio. Entre los lugares más emblemáticos de Amarante, destacaría el puente de San Gonzalo, que cruza el río Támega, la Iglesia de San Gonzalo, la Iglesia de Santo Domingo, la Iglesia de San Pedro y el Solar dos Magalhães.

Amarante es uno de los pueblos más bonitos de los alrededores de Oporto.
Amarante es uno de los pueblos más bonitos de los alrededores de Oporto.

 

Aparte de las visitas turísticas, un punto fuerte de Amarante es su gastronomía. ¡Se come de maravilla! Puedes probar bacalao con puré y verduras, cabrito asado, vino verde o pasteles tradicionales como las Brisas do Támega, los Doces de São Gonçalo o las Lérias. De todos modos, lo mejor es que preguntes en los restaurantes por su especialidad y te animes a probarla. Para dulces, una apuesta segura es la Confeitaria da Ponte.

Amarante se encuentra a 68 km de Oporto y el trayecto en coche no llega a 50 minutos.
Amarante se encuentra a 68 km de Oporto y el trayecto en coche no llega a 50 minutos.

 

 

Dónde dormir en Oporto

Oporto es una ciudad perfecta para recorrerla a pie, así que lo más cómodo es alojarse en el casco antiguo, en La Baixa y el barrio de Ribeira. No es la zona más económica, pero te permite ir caminando a cualquier punto de interés. En estas dos zonas están la Catedral de La Sé de Oporto, el Palacio de la Bolsa, la Iglesia de la Trinidad, el Mercado do Bolhão y la Iglesia de San Ildefonso. Algunos hoteles que recomiendo por esta zona son:

Si tienes un presupuesto más ajustado, puedes buscar alojamiento en Boavista, en la Foz o en Vila Nova de Gaia, esta última al otro lado del río Duero. Mis recomendaciones de hoteles por esta zona son:

Si no te convencen, aquí tienes todas las ofertas de hoteles en Oporto para que escojas el que más te guste.

Dónde comer en Oporto

Oporto es una ciudad para pasearla, pero también para saborearla. La gastronomía portuguesa es saludable y variada. Pero, ¿qué se come en Oporto? Bacalao y francesinha. Para la noche, el mejor plan es cenar escuchando fado. Sigue leyendo, te cuento dónde probar comida de calidad a precio asequible.

Comer bacalao delicioso en Oporto

El bacalao es casi una institución en Portugal, así que no puedes volver de Oporto sin probarlo. Lo cocinan de mil formas diferentes, incluso dicen que existe una receta de bacalao para cada día del año.  Un buen plan que hacer en Oporto es probar un plato de bacalao en el restaurante Ora Viva, económico y de calidad. También es famoso el bacalhau a bras y el bacalhau com natas del restaurante Petisqueira Voltaria.

El día que estábamos en Vila Nova de Gaia, aprovechamos para ir a la Quinta da Boeira, donde comimos bacalao, pastel de verduras y postre exquisitos. Es más caro que los otros dos restaurantes, pero merece la pena porque comerás en un palacete espectacular y podrás dar un paseo por sus jardines para bajar la comida.

No puedes irte de Oporto sin probar su famoso bacalao, ¡para chuparse los dedos!
No puedes irte de Oporto sin probar su famoso bacalao, ¡para chuparse los dedos!

 

En Quinta da Boeira, en la zona de Vila Nova de Gaia, tomamos este pastel de verduras.
En Quinta da Boeira, en la zona de Vila Nova de Gaia, tomamos este pastel de verduras.

 

Probar la famosa francesinha

Probablemente hayas oído hablar de la francesinha, un plato típico de Portugal que además de ser barato, está delicioso. La francesinha es un sándwich relleno de salchichas portuguesas, jamón, carne, queso derretido y una salsa de tomate, cerveza y un poco de picante. Por si fuera poco, suele servirse con patatas fritas y un huevo frito encima. ¡Una bomba calórica en toda regla! Puedes ir a Yuko o a Golfinho, dos de los restaurantes más recomendables para probar este manjar.

Cenar escuchando fado

El fado es música tradicional portuguesa en la que se expresan sentimientos, principalmente relacionados con la nostalgia y la melancolía. Volvemos a la “saudade”, esta vez a través del canto. Como te puedes imaginar, es música triste y emotiva y, aunque su origen es lisboeta, hay numerosos sitios en Oporto donde cenar mientras escuchas fado. Casa da Mariquinhas es la casa de fados más antigua de Oporto, muy próxima a la Catedral de La Sé. Otro sitio muy famoso donde disfrutar de fadistas profesionales es Café Guarany, en la Avenida de los Aliados.

¿Te ha gustado el artículo sobre qué ver y hacer en Oporto? Si es así, compártelo con tu familia y amigos. ¡Es gratis y me hace ilusión! Y si tienes alguna duda, te leo abajo en comentarios.