Estás a punto de conocer los sitios que ver en Cuenca en dos días. Esta ciudad con encanto, declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO en 1999, es un auténtico museo al aire libre. Y pasear sin rumbo fijo por sus calles empinadas es una gozada (y muy saludable).

Está claro que el protagonismo indiscutible se lo llevan sus preciosas Casas Colgadas encaramadas sobre la hoz del río Huécar. Pero en Cuenca te esperan también infinidad de miradores, museos, callejuelas pintorescas, ruinas de castillos y conventos, uno de ellos reconvertido en el actual Parador de Cuenca.

Pero eso no es todo. En Cuenca descubrirás leyendas de historias de amor con finales infelicesspoiler!), casas de colores, monumentos que quitan el hipo como la Catedral, en la Plaza Mayor, y la Torre de Mangana, y hasta rascacielos en el barrio de San Martín. ¡Sí, has leído bien! Yo volví fascinada con esta ciudad manchega y estoy convencida de que a ti tampoco te dejará indiferente. ¡Comenzamos!

Las Casas Colgadas y el Puente de San Pablo son la típica imagen de postal de Cuenca.
Las Casas Colgadas y el Puente de San Pablo son la típica imagen de postal de Cuenca.

 

¿Quieres conocer los sitios más alucinantes de Cuenca y alrededores?

 

Mapa con los sitios que ver en Cuenca en dos días

Qué ver en Cuenca en dos días

Casas Colgadas, el símbolo por excelencia que ver en Cuenca

Empezamos fuerte el itinerario de los sitios que ver en Cuenca, lo sé. Como sabes, las Casas Colgadas son el símbolo indiscutible de esta ciudad manchega. Se llaman así porque parte de su fachada, incluidos los balcones de madera, sobresalen del acantilado sobre la hoz del río Huécar. ¿Quién dijo vértigo?

Solo se pueden visitar tres de las Casas Colgadas: la Casa de la Sirena y las dos Casas del Rey, donde se encuentra el Museo de Arte Abstracto Español. Estos curiosos edificios, junto con la catedral gótica de la que te hablaré enseguida, lograron que Cuenca se convirtiera en Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1999.

Y, ¿cuál es el mejor lugar para ver las Casas Colgadas, que por cierto fueron construidas en los siglos XV y XVI? Sin ninguna duda, desde el Puente de San Pablo, que se encuentra a escasos metros del Parador de Cuenca. ¡Desde allí tienes la típica imagen de postal que habrás visto cientos de veces!

Qué ver en Cuenca en dos días: Casas Colgadas.
Qué ver en Cuenca en dos días: Casas Colgadas.

 

Puente de San Pablo, la imagen de postal que ver en Cuenca en dos días

El puente original del siglo XVI era de piedra y se construyó para unir el Convento de San Pablo con la ciudad. Como se derrumbó, se construyó el Puente de San Pablo actual en el siglo XX, pero esta vez de hierro y madera. Mide unos 100 metros de longitud, que se dice pronto.

Pero el Puente de San Pablo no me llamó la atención por su diseño, sino por su ubicación inmejorable. A un lado, el Convento de San Pablo, actual Parador de Cuenca. Al otro, las Casas Colgadas. Y bajo tus pies, la hoz del río Huécar. No me extraña que sea uno de los sitios más fotografiados de Cuenca.

Yo tuve la mala suerte de ver el Puente de San Pablo cerrado. Se había derrumbado la calle Canónigos, que une las Casas Colgadas con el puente, así que tuve que conformarme con verlo desde fuera pero no lo pude cruzar. ¡Ya tengo una buena excusa para volver a Cuenca!

Tendré que volver a Cuenca para cruzar este puente que une el Convento de San Pablo con el centro de la ciudad.
Tendré que volver a Cuenca para cruzar este puente que une el Convento de San Pablo con el centro de la ciudad.

 

Plaza Mayor, el sitio con más ambiente que ver en Cuenca en dos días

Un lugar monumental que ver en Cuenca es su Plaza Mayor. Aparte de las fachadas de colores de sus edificios, cuenta con su imponente Ayuntamiento barroco del siglo XVIII, el Convento de las Petras y la impresionante Catedral. ¡Es súper curiosa la forma plana de su fachada neogótica!

Aparte de su belleza, de la Plaza Mayor me encantó el ambiente que hay a cualquier hora del día. Da igual que vayas a primera hora de la mañana que a última hora de la noche, siempre hay gente disfrutando en las terrazas de los bares y restaurantes.

Por cierto, te recomiendo sentarte frente a la Catedral de Cuenca y esperar a que atardezca para verla iluminada. Esa estampa no se olvida fácilmente, te lo aseguro.

Uno de los sitios con más ambiente que ver en Cuenca es su Plaza Mayor.
Uno de los sitios con más ambiente que ver en Cuenca es su Plaza Mayor.

 

Convento de las Petras

Como ya te adelantaba, el Convento de las Religiosas Justinianas de San Pedro, más conocido como Convento de las Petras, es uno de los edificios más llamativos de la Plaza Mayor de Cuenca.

Este templo religioso data del siglo XVIII y es de estilo barroco. Y aunque su arquitectura exterior es bastante sobria, no pasa desapercibido por su fachada de color rosa.

¿Quieres saber dónde comer en Cuenca?

 

Catedral de Santa María y San Julián, un imprescindible que ver en Cuenca

Hay Catedrales maravillosas en todo el mundo, pero la de Cuenca destaca por goleada entre las más originales para mi gusto. Se comenzó a construir durante el reinado de Alfonso VIII en el año 1196 tras la Reconquista a los musulmanes en 1177. Pero las obras continuaron durante los siglos posteriores.

Como dato curioso, se construyó sobre la antigua mezquita árabe de la ciudad y se convirtió en la primera iglesia en Castilla de estilo gótico, junto con la de Ávila. Ya sabes que por aquel entonces el estilo arquitectónico imperante era el románico.

Aparte de su imponente fachada, lo que más me gustó fue su triforio, que es único en España, sus grandes dimensiones (mide 120 metros de longitud), sus vidrieras, el Altar Mayor de Ventura Rodríguez y las esculturas y pinturas que podrás ver en las diferentes capillas.

La entrada es de pago, pero cuando veas la Catedral de Santa María y San Julián por dentro, te alegrarás de haber entrado.

Me pareció súper curiosa la forma plana de la fachada de la Catedral de Cuenca.
Me pareció súper curiosa la forma plana de la fachada de la Catedral de Cuenca.

 

Rascacielos del barrio de San Martín

Sí, yo también me quedé muy sorprendida cuando vi que había unos famosos rascacielos en Cuenca. Pero no te esperes rascacielos como los de Nueva York, son de un estilo totalmente diferente.

Los Rascacielos de Cuenca se encuentran en el barrio de San Martín, muy cerca de la Plaza Mayor. Es una de las zonas con más encanto que ver en Cuenca en dos días, repleta de casas antiguas adornadas con enormes escudos en sus fachadas, callejuelas estrechas y plazas pintorescas.

Pero ¿qué tienen de especial los Rascacielos del barrio de San Martín? Estas casas tienen una altura vertiginosa de hasta 10 pisos e impresiona bastante ver que algunas de ellas están un poco inclinadas.

Para llegar a ellos, debes acercarte a la calle Alfonso VIII, donde se encuentran las famosas casas de colores. Pues justo en la parte posterior de esta misma calle verás los archiconocidos rascacielos. ¡Imposible no alzar la mirada!

¿Alguna vez habías pensado que en Cuenca hubiera rascacielos? Yo no.
¿Alguna vez habías pensado que en Cuenca hubiera rascacielos? Yo no.

 

Torre de Mangana, un paseo en el tiempo que ver en Cuenca en dos días

Otro de los sitios que ver en Cuenca es la Torre de Mangana con su reloj tan característico. Pasear por la plaza donde se encuentra esta torre es como un viaje atrás en el tiempo. Aquí había antiguamente una alcazaba árabe, después una sinagoga judía y posteriormente la iglesia de Santa María de Gracia. Es la prueba del paso de diferentes civilizaciones por Cuenca.

La Torre de Mangana tiene 28 metros de altura y, aunque no se sabe a ciencia cierta, todo apunta a que en 1510 esta torre ya servía como reloj para sus ciudadanos. Por cierto, como curiosidad, “Mangana” significa máquina en árabe. ¿Será por la maquinaria de su reloj?

Me encantó pasear por la plaza donde está la Torre de Mangana, ya que aparte de disfrutar de esta construcción tan emblemática, pude ver las ruinas de la antigua sinagoga y de la Iglesia de Santa María de Gracia. Y por las vistas panorámicas que tienes desde su mirador de la parte baja del casco antiguo y de la ciudad nueva.

Qué ver en Cuenca en dos días: Torre de Mangana.
Qué ver en Cuenca en dos días: Torre de Mangana.

 

Arco de Bezudo y las ruinas del castillo

El primer sitio que vimos al llegar a Cuenca fue el Arco de Bezudo y las ruinas del castillo, ya que dejamos el coche en el parking gratuito del Barrio del Castillo. El Arco de Bezudo, del siglo XVI, es una de las antiguas puertas de acceso a la ciudad.

Lo mejor de todo es que puedes subir gratis al Arco de Bezudo y disfrutar de unas magníficas vistas de las hoces del río Júcar y Huécar. También puedes ver las ruinas del castillo, que data del siglo XIII, aunque hay que echarle imaginación porque apenas quedan restos de la fortaleza.

El Arco de Bezudo es una de las antiguas puertas de acceso a la ciudad.
El Arco de Bezudo es una de las antiguas puertas de acceso a la ciudad.

 

Los Ojos de la Mora

Los Ojos de la Mora te vigilan desde el Cerro de la Majestad. Y para entender esta historia de amor, hay que tener en cuenta que tras la Reconquista de Cuenca, convivieron musulmanes, judíos y cristianos. Tenían prohibido el contacto entre las diferentes culturas, pero no siempre lo cumplían.

Y es ahí cuando surge la leyenda de una hermosa mora que vivía en Cuenca y se enamoró de un soldado cristiano. Para evitar las represalias familiares, tenían que verse en secreto. Mientras tanto, el padre de la mora le buscó un pretendiente musulmán a su hija. Lo que no sabía la pareja de enamorados es que este último pretendiente les espiaba y descubrió su historia secreta de amor. Y ¿qué hizo? Matar al soldado cristiano con ayuda de un grupo de amigos.

Al conocer la noticia, la joven mora intentó suicidarse y el cura que iba a casarla con el soldado cristiano le recomendó que se convirtiera al cristianismo y se fuese a vivir a un convento que había en la actual calle San Pedro. Y así hizo.

Seguro que cuando veas los Ojos de la Mora, obra de la Escuela de Artes y Oficios de Cuenca, recuerdas esta trágica leyenda que, por desgracia, no está muy lejos de la realidad que viven muchas parejas de diferentes culturas hoy en día.

Los Ojos de la Mora esconden una trágica historia de amor.
Los Ojos de la Mora esconden una trágica historia de amor.

 

Convento de San Pablo, actual Parador de Cuenca

Ya sabes que me encantan los Paradores de Turismo, de hecho aquí te contaba mi experiencia en el Parador de Gredos. Así que cuando vi que en Cuenca también hay un parador, no dudé en acercarme, ya que suelen estar en ubicaciones inmejorables. Y no me equivocaba.

En realidad, se trata del Convento de San Pablo, construido en 1523 por el canónigo Juan del Pozo para la orden de los dominicos. Desde 1993 es el Parador de Turismo de Cuenca y te puedo asegurar que las vistas de la hoz del río Huécar y las Casas Colgadas desde allí son alucinantes.

Está comunicado con el casco antiguo y las Casas Colgadas a través del Puente de San Pablo. Y aparte de acercarte a disfrutar de las vistas, no olvides entrar en su iglesia y en el claustro. Y si tienes la oportunidad, quédate a dormir en el Parador de Cuenca. Yo lo intenté, pero estaban todas las habitaciones reservadas, así que no lo dejes para el último momento.

Uno de los mejores sitios donde dormir es en el Parador de Turismo.
Uno de los mejores sitios donde dormir es en el Parador de Turismo.

 

Calle Alfonso VIII, un paseo colorido que ver en Cuenca en dos días

Si por algo destaca la calle Alfonso VIII es por sus famosas casas de colores. Es la arteria principal del casco antiguo que tienes que ver en Cuenca sí o sí. Debe su nombre al Rey Alfonso VIII, que conquistó la ciudad en 1177 a los musulmanes.

Antiguamente estaban en esta calle todos los comercios de la ciudad. También se encontraba aquí la cárcel de Cuenca y la Casa del Corregidor. Y ahora encontrarás infinidad de edificios con sus fachadas de colores, cada cual más llamativa.

Por cierto, recuerda que en la parte trasera de la calle Alfonso VIII te esperan los Rascacielos del barrio de San Martín de los que te hablé antes. Además, si te apetece conocer la historia de la Cuenca más subterránea, en esta misma calle se encuentran los túneles de Alfonso VIII, que miden 90 metros de longitud.

La calle Alfonso VIII destaca por las fachadas coloridas de sus casas.
La calle Alfonso VIII destaca por las fachadas coloridas de sus casas.

 

Miradores que ver en Cuenca en dos días

Cuenca es un auténtico museo al aire libre y sus paisajes son la guinda del pastel. Y es que no todas las ciudades pueden presumir de estar enclavadas entre la Hoz del Júcar y la Hoz del Huécar.

Aprovechando que los sitios que ver en Cuenca en dos días están en la parte alta de la ciudad, te recomiendo recorrer algunos de los mejores miradores para disfrutar de unas vistas inigualables. Mis favoritos son el mirador Florencio Cañas, el mirador del Barrio del Castillo, el de Ronda, el de la Hoz del Júcar y el mirador del Rey.

El mirador del Barrio del Castillo es uno de mis preferidos que ver en Cuenca en dos días.
El mirador del Barrio del Castillo es uno de mis preferidos que ver en Cuenca en dos días.

 

La ciudad se encuentra en una ubicación inmejorable entre las hoces de los ríos Júcar y Huécar.
La ciudad se encuentra en una ubicación inmejorable entre las hoces de los ríos Júcar y Huécar.

 

Subir las cuestas de Cuenca embarazada de 8 meses fue todo un reto.
Subir las cuestas de Cuenca embarazada de 8 meses fue todo un reto.

 

Paseo del Huécar

El Paseo del Huécar es una de las zonas más agradables de Cuenca junto al río Huécar. Durante el paseo, vimos el Convento de las Bernardas del siglo XVI y el Teatro-Auditorio de Cuenca. En lugar de continuar hasta el Recreo Peral, nos desviamos por la Subida a San Pablo para disfrutar de las vistas de las Casas Colgadas desde el Puente de San Pablo y el Parador de Cuenca, que como sabes es el antiguo Convento de San Pablo. Si buscas un lugar relajante donde escuchar los pájaros y estar rodeado de árboles frondosos y el sonido del río de fondo, ¡has llegado a tu destino!

Convento de la Merced

Otro de los sitios más especiales que ver en Cuenca es el Convento de la Merced, en la plaza que lleva el mismo nombre. Es de estilo barroco y fue construido entre los siglos XVI y XVIII. Aquí los mercedarios desempeñaron un papel importante, ya que después de terminar las obras de la iglesia, ampliaron el convento. A pesar de que sufrió graves daños durante la invasión francesa y fue abandonado debido a la desamortización de Mendizábal, finalmente se pudo recuperar.

Actualmente está ocupado por monjas de la Congregación de las Esclavas del Santísimo Sacramento y de la Inmaculada y cuenta con el Seminario Conciliar de San Julián. La iglesia, en cambio, está cerrada al público.

El Convento de la Merced es uno de los edificios religiosos que tienes que ver en Cuenca.
El Convento de la Merced es uno de los edificios religiosos que tienes que ver en Cuenca.

 

Convento de las Carmelitas

Seguimos con otro de los edificios religiosos más destacables de Cuenca: el Convento de las Carmelitas. Fue ocupado por las Carmelitas Descalzas en 1608 y destaca por su planta poligonal. Como se encuentra en el Barrio del Castillo, muy cerca del Arco de Bezudo, las vistas desde el convento son una maravilla. En la actualidad alberga la sede del Centro de Arte Contemporáneo Fundación Antonio Pérez.

El Convento de las Carmelitas se encuentra en la zona alta de la ciudad, en el Barrio del Castillo.
El Convento de las Carmelitas se encuentra en la zona alta de la ciudad, en el Barrio del Castillo.

 

Hablarte tanto del río Júcar me ha hecho recordar mi escapada a Alcalá del Júcar

 

Cristo del Pasadizo, un sitio curioso que ver en Cuenca en dos días

Nos topamos de casualidad con el Cristo del pasadizo mientras paseábamos sin rumbo fijo por el casco antiguo. Para ver a este cristo rodeado de flores tendrás que acercarte a la calle de Julián Romero.

Y aquí se esconde la leyenda de Julián, un hombre que trabajaba como mozo y que se enamoró de Angustias, una mujer de familia noble. Se conocieron en la casa de ella, tras las rejas de su ventana, en este mismo pasadizo. Pero los padres de Angustias no aprobaban su relación de amor por pertenecer a diferentes clases sociales.

Y ¿qué hizo Julián? Se alistó en el ejército para volver con ganancias de la guerra. Así se ganaría el amor de Angustias cuando volviera de la contienda, asegurándole un futuro prometedor. Ambos se prometieron amor eterno frente al Cristo del Pasadizo y en esta ocasión la historia no terminó como todos esperábamos, ya que Angustias conoció a otro hombre: Lesmes.

Cuando Julián volvió de la guerra y descubrió el panorama, luchó contra Lesmes, quien acabó matándole. Al intentar escapar, Lesmes tuvo una grave caída y también murió, así que Angustias se quedó sin sus dos pretendientes. Cuando veas al Cristo del Pasadizo, recuerda que él fue testigo de toda esta trágica historia de amor.

Colección Roberto Polo en el Centro de Arte Moderno y Contemporáneo

No puedes perderte la colección Roberto Polo en el Centro de Arte Moderno y Contemporáneo. Este artista, coleccionista de arte y filántropo fue reconocido como un “prodigio del arte” a los 14 años y consiguió numerosas becas.

No quiero desvelarte mucho sobre las obras que encontrarás aquí, pero te adelanto que hay algunas de Edgar Degas, Eugène Delacroix, Joseph Granié y hasta un cuadro de Don Quijote y Sancho Panza de Picasso. También hay esculturas, fotografías contemporáneas y una sala dedicada a la abstracción.

Además, me pareció muy curioso que la exposición se encuentre dentro de la antigua iglesia de Santa Cruz, del siglo XVI, donde todavía se conserva la antigua cripta. Y si te quedas con ganas de ver más colecciones de Roberto Polo, en Toledo tienes otra con muchas más obras de arte.

En esta ciudad manchega hay varios museos de arte moderno y abstracto muy interesantes.
En esta ciudad manchega hay varios museos de arte moderno y abstracto muy interesantes.

 

El Museo Paleontológico y la tierra de dinosaurios

Aunque queda un poco más alejado del casco antiguo, te recomiendo que visites el Museo Paleontológico de Castilla-La Mancha, a escasos 20 minutos a pie de la Catedral. En la provincia de Cuenca hay dos yacimientos paleontológicos del Cretácico de Europa Occidental, Lo Hueco y Las Hoyas, y en el museo podrás ver varios fósiles en muy buen estado de conservación.

Además, si viajas con niños, seguro que les llama la atención conocer varias especies de dinosaurios, como el basicráneo, el saurópodo titanosaurio, concavenator corcovatus o el paludidraco. Te reto a que te aprendas de memoria sus nombres. 😊

Museo de Arte Abstracto Español de Cuenca

Seguimos con el itinerario de los sitios que ver en Cuenca en dos días y nos vamos al Museo de Arte Abstracto Español de Cuenca. Es muy interesante porque cuenta con una colección permanente de pinturas y esculturas abstractas de artistas españoles, realizadas entre los años 50 y 60. Entre los artistas se encuentra Chillida, Millares, Zóbel, Tápiel o Torner, que también tiene su propio espacio expositivo en el Espacio Torner en el antiguo Convento de San Pablo, el actual Parador de Cuenca.

Además, se encuentra dentro de una de las Casas Colgadas, así que te puedes imaginar las vistas que tienes desde el museo sobre la hoz del río Huécar. Lo dicho, para mí es uno de los mejores museos que ver en Cuenca por sus obras de arte y su ubicación.

Perderte por las calles pintorescas de Cuenca

Ya te adelantaba hace unas líneas que Cuenca es un museo al aire libre. Tiene plazas con mucha historia, callejuelas pintorescas, una Plaza Mayor maravillosa con su imponente Catedral y un largo etcétera de lugares que te recomiendo descubrir a pie sin mirar el reloj.

Es difícil quedarse con las calles más recomendables que ver en Cuenca en dos días, pero algunas de mis favoritas son la calle Alfonso VIII, la calle José Torres Mena y la calle Severo Catalina, que luce preciosas casas de colores junto a la Plaza Mayor.

La mejor forma de conocer Cuenca en 2 días es perdiéndote por sus calles.
La mejor forma de conocer Cuenca en 2 días es perdiéndote por sus calles.

 

Vistas del casco antiguo desde el Barrio del Castillo, uno de mis favoritos.
Vistas del casco antiguo desde el Barrio del Castillo, uno de mis favoritos.

 

Dónde aparcar en Cuenca

Ya sabes que Cuenca está dividida en dos zonas: la parte alta, donde se encuentra el casco antiguo, y la parte baja de la ciudad, donde está la ciudad nueva que es donde realmente vive la mayoría de los conquenses.

Visité Cuenca estando embarazada de 8 meses y tenía cierto respeto a sus famosas “cuestas” que te dejan con la lengua fuera. Por suerte, en el hotel, que estaba en la parte baja, nos recomendaron subir al casco antiguo en coche y fue todo un acierto.

Los dos días en Cuenca aparcamos en el parking gratuito de la calle Larga, en el Barrio del Castillo. Encontramos sitio sin ningún problema y además en esa zona hay bastantes restaurantes por si quieres picar algo antes de coger el coche de vuelta al hotel.

Eso sí, OJO porque debes aparcar en el parking amplio que hay después del Arco del Bezudo. Justo antes del arco hay otro aparcamiento, pero es para residentes (las líneas verdes en el suelo son la clave) y la multa está asegurada.

Qué ver cerca de Cuenca

La Ciudad Encantada

La Ciudad Encantada es una de las visitas más populares cerca de Cuenca. Fue declarada Sitio Natural de Interés Nacional en 1929 y debe su fama a la curiosa forma de sus rocas kársticas debido a la erosión. Podrás ver figuras calizas con forma de puente romano, oso, tortuga, los amantes de Teruel… Se encuentra en pleno Parque Natural de la Serranía de Cuenca y puedes reservar esta excursión desde Cuenca a la Ciudad Encantada o ir en tu coche y contratar solo el tour guiado por la Ciudad Encantada.

Nacimiento del río Cuervo

Otro sitio que ver cerca de Cuenca es el Nacimiento del río Cuervo. Es uno de los lugares más visitados de Castilla-La Mancha y fue declarado Monumento Natural en 1999. La ruta es relativamente sencilla porque tiene poco desnivel y las cascadas y el paisaje en general son alucinantes. Si puedes elegir, ve mejor en invierno o primavera, que es cuando el río tiene más agua.  Puedes reservar esta excursión a la Ciudad Encantada y al Nacimiento del río Cuervo y ver ambos sitios en el mismo día.

Ruta de las Caras en Buendía

Llevaba muchísimo tiempo queriendo hacer la Ruta de las Caras, en la localidad de Buendía, y aproveché la vuelta a Madrid para tacharla de mi interminable lista. Tardamos una hora en recorrer esta ruta de 2 km y es de nivel fácil y gratuita.

Lo que más me llamó la atención de la Ruta de las Caras fue el gran trabajo de Eulogio Reguillo y Jorge Juan Maldonado, que se encargaron de esculpir en la piedra arenisca más de una quincena de esculturas, algunas de ellas de hasta 6 metros de altura. Algunas de mis esculturas preferidas son: Maitreya, Krishna, La Monja y Chamán.

El Ventano del Diablo

El Ventano del Diablo es un mirador enclavado dentro de una cueva natural. Se encuentra junto a la hoz del río Júcar y las vistas del barranco y de la caída hasta el río son impresionantes. Aparte de por su ubicación en la Serranía Alta de Cuenca, merece la pena si te apetece hacer planes de naturaleza y aventura, como barranquismo o la vía ferrata del Ventano del Diablo.

Por cierto, dicen que el demonio hacía sesiones de brujería en este mirador y tiraba al abismo a quienes se asomaran por las ventanas, de ahí su nombre.

Hoteles en Cuenca

Ahora que ya sabes los sitios que ver en Cuenca en dos días, quiero contarte mi recomendación de hoteles en Cuenca para que vayas a tiro hecho. Sin ninguna duda, es una ciudad donde merece la pena dormir para dedicarle al menos dos días o un fin de semana completo.

  • Parador de Cuenca: este alojamiento ocupa el antiguo Convento de San Pablo y es una auténtica maravilla, como la mayoría de los Paradores de Turismo. Aparte de su decoración y la calidad de sus desayunos, no puede estar mejor ubicado frente a las Casas Colgadas. Tiene piscina al aire libre.
  • Hotel Alfonso VIII: este hotel es uno de los más céntricos de Cuenca y tiene una terraza con vistas a la antigua zona medieval de la ciudad. Las habitaciones son súper acogedoras y tiene muy buenas críticas en internet.
  • Posada de San José: descubrí este alojamiento por casualidad, ya que cenamos una noche en la terraza de su restaurante. Ocupa un monasterio restaurado del siglo XVII y tiene vistas a la hoz del Huécar. Las habitaciones son sencillas y de estilo rústico, y el desayuno abundante.
  • Hospedería Seminario Conciliar de San Julián: este hotel se encuentra en pleno centro histórico, a 200 metros de la Torre de Mangana y de la Catedral. Las habitaciones son amplias y cómodas y cuenta con desayuno buffet.

Si no te convence ninguna de las opciones anteriores, echa un vistazo al resto de hoteles en Cuenca y escoge el que más te guste.

¿Te ha gustado mi artículo sobre qué ver en Cuenca en dos días? Compártelo si te ha parecido interesante, ¡me ayudas mucho! Y si tienes alguna duda, como siempre, te leo en comentarios.

TE AYUDO A VIAJAR A CUENCA AL MEJOR PRECIO