El Pontón de la Oliva es una presa que no pasará a la historia por su funcionalidad ni se estudiará como caso de éxito en la universidad, pero sí es un lugar perfecto para hacer escalada, rutas senderistas o caminar por sus pasarelas laterales. Las vistas de esta obra de ingeniería hidráulica a vista de pájaro son alucinantes.

Es un sitio que sorprende por los centenares de escaladores que se reúnen allí para desafiar a las paredes de roca caliza. También es muy interesante la historia de esta presa, que prácticamente no llegó a utilizarse por problemas de filtraciones de agua. Prepárate para un día redondo en el Pontón de la Oliva, rodeado de valles y vegetación siguiendo el curso del río Lozoya. ¿Acaso vas a perder la oportunidad de conocer la primera presa de Madrid? Mira lo que dudo.

Pontón de la Oliva es una presa muy frecuentada por escaladores.
Pontón de la Oliva es una presa muy frecuentada por escaladores.

 

 

Qué es el Pontón de la Oliva

El Pontón de la Oliva es una presa en desuso ubicada en la Sierra de Ayllón, al noreste de la Comunidad de Madrid y al noroeste de la provincia de Guadalajara. La mandó construir la Reina Isabel II a mediados del siglo XIX para abastecer de agua a la ciudad de Madrid. Se encuentra en el curso del río Lozoya y puede presumir de ser la primera presa de Madrid.

En la construcción de la presa del Pontón de la Oliva participaron más de 1.500 presos de las guerras carlistas. Las condiciones de trabajo eran durísimas, con una epidemia de cólera incluida. El canal del Lozoya o Canal de Isabel II se inauguró por fin en 1858 y fue pionero en bajar el agua embalsada del Pontón de la Oliva a la villa. Ahora la figura de los aguadores nos parece impensable, pero antiguamente era muy común antes de que existieran estas obras de ingeniería.

La mala noticia es que el Pontón de la Oliva dio disgustos prácticamente desde el principio. Como se construyó en un terreno calizo, pronto empezaron a aparecer filtraciones que provocaron el abandono de la presa. En ese momento, se construyó con urgencia la presa de Navarejos y, posteriormente, la del Embalse de El Villar, inaugurada en 1882.

La presa del Pontón de la Oliva mide 72 metros de ancho y 27 metros de altura y es una pena que no llegara a tener la utilidad que se esperaba. Imagínate el trabajo de tantísimas personas “en balde” y su nula rentabilidad económica. Eso sí, actualmente es Patrimonio Histórico de la Sierra de Ayllón y el paraíso de los escaladores, enseguida te cuento.

 

Ruta por el Pontón de la Oliva atravesando la pasarela que queda a mano izquierda de la presa desde el parking.
Ruta por el Pontón de la Oliva atravesando la pasarela que queda a mano izquierda de la presa desde el parking.

 

Quién hubiera imaginado que después de tanto trabajo construyendo la presa, aparecerían filtraciones.
Quién hubiera imaginado que después de tanto trabajo construyendo la presa, aparecerían filtraciones.

 

 

Escalada en el Pontón de la Oliva

La primera y única vez que he escalado fue en Valencia y la experiencia me encantó. Siempre me han encantado las actividades de deporte y aventura, así que cuando me propusieron el plan no pude decir que no. No tengo vértigo, pero sí tuve varios momentos de bloqueo, sobre todo cuando ya estaba más cansada y los brazos empezaron a temblarme del esfuerzo. Lógicamente no seguí ninguna técnica y acabé agotada.

La próxima vez que le dé una oportunidad a la escalada, probablemente sea en un rocódromo para practicar. Y cuando ya me vea más ducha en este deporte, mi objetivo es practicar la escalada en el Pontón de la Oliva. Debe de ser una sensación indescriptible subir esas paredes de roca caliza.

Escalar en el Pontón de la Oliva es un plan perfecto para soltar adrenalina.
Escalar en el Pontón de la Oliva es un plan perfecto para soltar adrenalina.

 

Esta zona es una de las más concurridas de los alrededores de Madrid por los escaladores y no me extraña. Aquí tienes vías que van desde los 7 metros de altura en algunos tramos hasta los 50 metros. ¡Esto equivale a escalar un edificio de entre 15 y 20 pisos!

En definitiva, la escalada en el Pontón de la Oliva es un plan perfecto para soltar adrenalina practicando este deporte, al mismo tiempo que disfrutas del paisaje, te refrescas en el río y alucinas con las vistas de la presa de Pontón de la Oliva de fondo. Aquí se puede escalar durante todo el año, aunque la mejor época es en primavera.

No mentía cuando dije que el Pontón de la Oliva es el paraíso para la escalada.
No mentía cuando dije que el Pontón de la Oliva es el paraíso para la escalada.

 

 

Ruta por el Pontón de la Oliva

Aunque la escalada va ganando cada vez más adeptos, quizás te apetezca un plan más relajado. Te propongo hacer la ‘Ruta del Agua’, una ruta senderista por el Pontón de la Oliva con poco desnivel. El recorrido es lineal e irás recorriendo el cauce del río Lozoya de presa a presa. Pero, ¿dónde comienza la ruta?

Una vez hayas dejado el coche en el aparcamiento del Pontón de la Oliva, tendrás que pasar junto a la ermita de la Virgen de la Oliva y subir a la pasarela lateral izquierda. No recuerdo haber visto los dos lados de una presa desde las alturas, la verdad que impresiona. Desde la pasarela verás perfectamente el grosor de esta obra hidráulica y te darás cuenta de que el agua brilla por su ausencia, salvo por un riachuelo donde había muchas familias con niños.

Impacta mucho ver ambos lados de la presa a vista de pájaro.
Impacta mucho ver ambos lados de la presa a vista de pájaro.

 

La ruta por el Pontón de la Oliva discurre por el curso del río Lozoya.
La ruta por el Pontón de la Oliva discurre por el curso del río Lozoya.

 

Después de recorrer el tramo de pasarela, que no es muy largo, encontrarás el inicio de la ruta de senderismo GR-88 que une la presa del Pontón de la Oliva con la presa de la Parra. Por el camino encontrarás un gran fresno, continuarás paralelo a la ribera del río Lozoya y verás unas filtraciones de agua llamadas ‘La hoya del fresno’. Poco después encontrarás también un meandro abandonado, la presa de Navarejos y la presa de la Parra, el último punto de esta ruta senderista.

Para volver, es tan sencillo como desandar el mismo camino. La ruta es lineal y son 14 km en total (ida y vuelta). Se tarda mínimo 4 horas en hacer esta ruta por el Pontón de la Oliva, pero no hace falta que llegues hasta el final si te parece demasiado largo el camino. Te aseguro que ver los valles, la vegetación, los anfibios, peces y reptiles, el río Lozoya y las paredes de caliza merece la pena.

Recorrer la pasarela junto a la presa es una experiencia muy recomendable, aunque no apta para ti si tienes vértigo.
Recorrer la pasarela junto a la presa es una experiencia muy recomendable, aunque no apta para ti si tienes vértigo.

 

 

Cómo llegar al Pontón de la Oliva

Llegar al Pontón de la Oliva no es complicado. Se encuentra a 72 km de Madrid y se aparca a escasos metros de la presa, en un aparcamiento de tierra. Nosotros intentamos aparcar en el parking oficial, puedes ver dónde queda en Google Maps. Como no había hueco, dejamos el coche en un terraplén que hay justo enfrente.

La opción más cómoda para llegar al Pontón de la Oliva desde Madrid es en coche. Tienes que tomar la A-1 hasta la salida 50. Sigue por la N-320 hasta Torrelaguna y después toma la M-102, que pasa por Patones de Abajo. Desde allí, el último tramo se hace por la carretera de El Atazar (M-134), que te llevará a tu destino. No te preocupes porque está bien señalizado. El trayecto para llegar al Pontón de la Oliva en coche desde Madrid dura 1 hora.

La otra alternativa para ir al Pontón de la Oliva es en autobús. Tienes que tomar la línea 197 de la compañía ALSA. Sale desde Plaza de Castilla y te deja en Torrelaguna. Desde allí tendrás que tomar un segundo autobús, el 193 dirección El Atazar. Bájate en el Pontón de la Oliva y camina 750 metros hasta la presa (8 min). Este recorrido dura 1 h 50 min y es la ruta más rápida en transporte público para llegar al Pontón de la Oliva desde Madrid.

Si te gusta la escalada, en esta pared hay vías de hasta 50 metros de altura.
Si te gusta la escalada, en esta pared hay vías de hasta 50 metros de altura.

 

Inicio de la ruta por el Pontón de la Oliva a escasos metros del aparcamiento.
Inicio de la ruta por el Pontón de la Oliva a escasos metros del aparcamiento.

 

Qué ver cerca del Pontón de la Oliva

El Pontón de la Oliva es un sitio donde puedes pasar el día completo si vas a escalar, recorrer alguna ruta senderista o hacer picnic junto al río. Si, como fue mi caso, tu objetivo es ver la presa y dar un paseo corto por los alrededores, te recomiendo que combines el Pontón de la Oliva con alguno de los siguientes lugares:

Patones de Arriba

Yo combiné el Pontón de la Oliva con Patones de Arriba, considerado uno de los pueblos más bonitos de Madrid. Aparte de las casas de pizarra, que son su seña de identidad, tiene un lavandero antiguo, una fuente nueva de hace un siglo, las eras donde se separaba el trigo de la paja, bodegas excavadas en la roca y hasta cochiqueras. Pero mejor lee mi artículo completo sobre qué ver en Patones de Arriba. Si puedes hacer coincidir allí la comida, mejor que mejor. ¡Su gastronomía es espectacular!

Las Cárcavas del Pontón de la Oliva

Desde el Pontón de la Oliva puedes visitar también Las Cárcavas, unas formaciones arcillosas de color rojizo que nada tienen que envidiar a las chimeneas de hadas de la Capadocia. Es un paisaje muy singular que te recomiendo incluir en tu itinerario por los alrededores de esta presa en desuso.

Torrelaguna

La ciudad natal del Cardenal Cisneros tiene una Plaza Mayor soberbia, especialmente por la Iglesia de Santa María Magdalena. Se encuentra a 10 km del Pontón de la Oliva, que en coche son 10 minutos, así que aprovecha que estás por la zona para conocerlo.

Buitrago de Lozoya

Aunque este pueblo madrileño lo visité en un fin de semana diferente, puedes conocerlo el mismo día que vayas al Pontón de la Oliva porque está a 30 min en coche (42 km). Buitrago de Lozoya tiene el recinto amurallado mejor conservado de la Comunidad de Madrid y no puedo hablar más que maravillas. Aquí te cuento los sitios más recomendables de Buitrago de Lozoya, pero te adelanto que tiene un castillo, una iglesia, puentes, sendas, piscinas naturales y hasta un Museo de Picasso.

¿Te ha gustado mi artículo sobre el Pontón de la Oliva? ¡Compártelo! Y si conoces alguna otra ruta senderista o de escalada cerca del Pontón de la Oliva, cuéntame abajo en comentarios.