La Sirenita de Copenhague es el símbolo de la capital danesa y el monumento más visitado de la ciudad. Esta escultura de bronce se encuentra junto al Puerto de Copenhague. Allí descansa la sirena sobre una roca, con la mirada melancólica perdida en el mar Báltico. Pero, ¿por qué ha sido objeto de tantas críticas? Aunque a muchos les encanta, otros vuelven decepcionados por su tamaño.

Aparte de la escultura en sí, la Sirenita de Copenhague tiene una historia fascinante detrás. ¿Tiene relación con el cuento de la Sirenita de Hans Christian Andersen? ¿Embelesó a algún marinero con sus cantos y acabó renunciando a su cola de sirena para tener piernas y pasar el resto de su vida con él? ¿Por qué su rostro y su cuerpo están inspirados en dos personas diferentes? ¿Por qué ha sufrido tantos actos vandálicos?

El icono de Copenhague tiene muchas curiosidades que te cuento a continuación. Además, he recopilado información práctica sobre dónde está la Sirenita de Copenhague, cómo llegar y mi opinión personal sobre la sirena. Reconozco que hay otros monumentos que me gustan más, pero en mi viaje por Copenhague en un fin de semana no podía faltar. Es más que un símbolo en Dinamarca y, sin duda, merece la pena visitarla.

La Sirenita de Copenhague es el icono más representativo de la capital danesa.
La Sirenita de Copenhague es el icono más representativo de la capital danesa.

 

Historia de la Sirenita de Copenhague

La Sirenita de Copenhague es una escultura de bronce ubicada a orillas del mar Báltico. Esta sirena fue realizada por el escultor danés Edvard Eriksen en 1913 y se ha convertido en el icono de la ciudad. Cada año recibe millones de turistas y es, sin duda, el monumento más visitado de Copenhague.

La Sirenita de Copenhague la mandó construir el empresario Carl Jacobsen, hijo del fundador de la cerveza Carlsberg. Quiso representar a Ellen Price, una famosa bailarina danesa del Ballet Real, que había cosechado grandes éxitos precisamente con el ballet de La Sirenita, escrito por Hans Christian Andersen.

La sirenita de bronce está descansando sobre una roca en el Puerto de Copenhague. Este paseo de la costa Langelinie es fabuloso para caminar y descubrir esta obra de arte que ha sido objeto de muchos halagos y críticas a partes iguales. Pesa 180 kilos y es relativamente pequeña, ya que mide 125 centímetros. Pero todo depende de con qué la comparemos, desde luego tiene un tamaño muy digno si la comparamos con el Manneken Pis de Bruselas, que mide solo 55,5 centímetros.

Lo que está claro es que la Sirenita de Copenhague es mucho más que una escultura, es el símbolo más representativo de la ciudad. Además, ha sabido salir airosa de todo tipo de actos vandálicos y fue declarada monumento nacional de Dinamarca, así que sin duda te recomiendo incluirla en tu itinerario. Enseguida te cuento curiosidades de la Sirenita de Copenhague, tiene una historia muy interesante detrás.

 

La Sirenita y Hans Christian Andersen 

¿Quién no ha oído hablar del cuento de la Sirenita de Hans Christian Andersen? El escritor danés redactó en un principio la obra para un ballet, aunque después se hicieron varias adaptaciones, la más conocida es la película animada de Walt Disney.

Es curioso cómo en la película de Disney la trama original no se respetó al 100%. Ella decide renunciar a su vida como sirena para convertirse en humana y poder estar así con el príncipe. Para ello bebe una pócima que le transforma la cola de sirena en piernas. El final feliz que conocemos nada tiene que ver con el cuento de Andersen en el que la Sirenita acababa suicidándose.

Volviendo a la Sirenita de Copenhague, el empresario cervecero Jacobsen quiso homenajear a Hans Christian Andersen y a uno de sus personajes más famosos. Andersen nació en la ciudad danesa de Odense en 1805 y vivió la mayor parte de su vida en la capital de Dinamarca. Por ello, la familia Jacobsen donó la escultura al Ayuntamiento de Copenhague, que la instaló de forma permanente a orillas del mar Báltico. Fíjate bien en la mirada melancólica de la Sirenita, que observa con nostalgia hacia el mar.

La historia de la Sirenita de Copenhague esconde muchas curiosidades.
La historia de la Sirenita de Copenhague esconde muchas curiosidades.

 

 

Curiosidades de la Sirenita de Copenhague

El escultor se inspiró en el cuerpo de su mujer

El escultor Eriksen quiso rendir homenaje a la bailarina de ballet danesa Ellen Price, que precisamente interpretó el papel de la Sirenita. El problema llegó cuando el escultor le pidió que posara desnuda. A la artista no le pareció buena idea, así que Eriksen se inspiró en el cuerpo de su mujer, aunque sí mantuvo el rostro de la famosa bailarina.

Carl Jacobsen la mandó construir en honor al famoso cuento de Hans Christian Andersen.
Carl Jacobsen la mandó construir en honor al famoso cuento de Hans Christian Andersen.

 

La Sirenita de Copenhague viajó a Shanghái

Como lo lees. La Sirenita de Copenhague viajó en marzo de 2010 a Shanghái para representar a Dinamarca en el pabellón de la Expo. Fue la primera vez que la Sirenita salió del Puerto de Copenhague. La escultura estuvo en Shanghái los seis meses que duró la Expo y nada más terminar, la llevaron de vuelta a Copenhague. En su ausencia, colocaron una pantalla en la roca donde se retransmitía en directo a la Sirenita en Shanghái.

 

Han es su alter ego masculino

Así es, la Sirenita de Copenhague tiene su alter ego masculino en Elsinor (Helsingør en danés). Aquí puedes visitar el famoso Castillo de Kronborg en el que transcurre la trama de Hamlet, de William Shakespeare. Y, por supuesto, observar a Han, la escultura de acero inoxidable de un hombre sobre una roca con la mirada perdida hacia el mar. La crearon los escultores Ingar Dragset y Michael Elmgreen para no dejar a nadie indiferente porque… ¡Han parpadea una vez por hora! Esto lo consiguieron gracias a un sistema hidráulico que le permite hacer ese movimiento con los ojos.

La Sirenita de Copenhague también tiene una hermana moderna

La hermana moderna de la Sirenita de Copenhague se encuentra a unos 15 min a pie de ella. Esta escultura de granito es conocida como ‘La Sirenita genéticamente alterada’. La obra fue creada por el artista Bjørn Nørgaard y llama la atención que sea una Sirenita tan voluptuosa. Cuando la veas, te sorprenderás al ver las diferencias con la Sirenita de Copenhague original.

Reproducciones de la Sirenita de Copenhague por el mundo

Hay varias reproducciones de la Sirenita de Copenhague repartidas por el mundo. Una de ellas se encuentra en el Parque Europa, en Madrid, muy próxima a la réplica del Tower Bridge de Londres. Si viajas a Madrid, te recomiendo acercarte a Torrejón de Ardoz para conocer este parque tan curioso. Allí podrás pasear entre las réplicas de los 18 monumentos más emblemáticos de Europa, incluida la Sirenita de Copenhague. Además, también hay un fragmento original del Muro de Berlín que no te debes perder.

 

Conoce los secretos de los marineros

Dicen que muchos marineros siguen acudiendo a la Sirenita de Copenhague para confesarle los secretos más íntimos de sus largas travesías a bordo. La Sirenita escucha atentamente sus historias y guarda el secreto mientras observa con nostalgia el mar Báltico.

¿Quieres saber dónde está la Sirenita de Copenhague? Hay muy buenas conexiones para llegar.
¿Quieres saber dónde está la Sirenita de Copenhague? Hay muy buenas conexiones para llegar.

 

La Sirenita de Copenhague ha sufrido numerosos actos vandálicos

No todo iban a ser buenas noticias. La Sirenita de Copenhague ha sido decapitada dos veces. La primera de ellas no apareció la cabeza original, así que la cabeza actual es una réplica. También la han cubierto con pintura de diferentes colores en varias ocasiones, le han soldado un juguete sexual, le han amputado un brazo y hasta fue arrancada de la roca con una bomba y una palanca y posteriormente arrojada al mar. Menos mal que guardaron los moldes originales que han permitido restaurarla una y otra vez. El último de los actos vandálicos es cuando apareció pintada con la leyenda “Racist Fish” (pez racista). Desde luego, la Sirenita de Copenhague es una auténtica superviviente.

Dónde está la Sirenita de Copenhague

Seguro que si visitas la capital danesa te preguntarás dónde está la Sirenita de Copenhague. Es el emblema de la ciudad y el monumento más visitado de Dinamarca, así que no dudes en incluirla en tu itinerario.

La escultura se encuentra en el parque Langelinie, junto a la Bahía de Copenhague. Su ubicación es inmejorable junto al puerto y al mar Báltico. Desde allí la Sirenita da la bienvenida a los turistas posando sobre la roca.

Cuenta la leyenda que su ubicación no es fruto de la casualidad. Al parecer, un pescador sucumbió aquí a los cantos de una sirena. Ella renunció a todo lo que tenía para estar junto a su amado y, lo típico, fueron felices y comieron perdices.

Estas son las vistas que hay enfrente de la escultura más famosa de Copenhague.
Estas son las vistas que hay enfrente de la escultura más famosa de Copenhague.

 

Cómo llegar a la Sirenita de Copenhague

La capital danesa tiene muy buenas conexiones para moverse por la ciudad, así que no te preocupes por cómo llegar a la Sirenita de Copenhague porque tienes muchas opciones.

Si no te importa dar un largo paseo, puedes ir caminando desde el centro hasta el parque Langelinie, junto al Puerto de Copenhague. También puedes ir en autobús (nº 26), en tren (estación de Østerport), en barco (aquí puedes reservar el crucero por los canales de Copenhague) y en bicicleta (esto hice yo).

La opción de transporte que más recomiendo para llegar a la Sirenita de Copenhague y, en general, para moverse por la ciudad es la bicicleta. Hay infinidad de carriles bici y se conduce con mucho más orden que en Ámsterdam. Al menos esa fue mi sensación. Copenhague cuenta ya con más bicicletas que coches, así que la idea de desplazarse en bicicleta es una apuesta segura.

Una de las formas de llegar a la Sirenita de Copenhague es en barco o crucero.
Una de las formas de llegar a la Sirenita de Copenhague es en barco.

 

La Sirenita, el monumento más visitado de Dinamarca

A veces tener tanta fama es un arma de doble filo. Todos los turistas llegan (llegamos) con altas expectativas para ver el monumento más emblemático de la ciudad y, lógicamente, no siempre se cumplen.

La Sirenita de Copenhague es más que una escultura. Esconde la triste historia de la sirena que sueña con tener piernas para estar con su príncipe. Dio vida a uno de los personajes más famosos de los cuentos de niños de Hans Christian Andersen. Y ha sufrido numerosos actos vandálicos que le han convertido en un ser mitológico invencible.

Sí, yo reconozco que me llevé una decepción al ver su tamaño. Bueno, fue más el cúmulo del ruido de los cruceros, la estampa de los cargueros a escasos metros de la Sirenita y el bullicio de los cientos de turistas que se agolpaban para hacerse una foto junto al emblema de Copenhague. No es el típico sitio idílico y apacible donde te sentarías a desconectar, pero la Sirenita de Copenhague es el símbolo de la ciudad y, solo por eso, merece la pena que te acerques para que puedas juzgarla tú mismo.

La parte negativa es el ruido de cargueros y cruceros alrededor de la escultura de bronce.
La parte negativa es el ruido de cargueros y cruceros alrededor de la escultura de bronce.

 

¿Te ha gustado mi artículo sobre cómo llegar a la Sirenita de Copenhague y las curiosidades de esta famosa escultura de bronce? Si es así, compártelo con tus amigos y familiares. ¡Es gratis! Y si tienes alguna duda, te leo abajo en comentarios.