20 trucos para encontrar hoteles baratos
5 (100%) 30 votes

Ha llegado la hora de contar mis trucos para encontrar hoteles baratos para que tú también ahorres en tus viajes. Muchos me preguntáis cómo hago para viajar tanto, qué hago para encontrar esas ofertas, cómo consigo estirar tanto el dinero… Pues bien, después de muchos años viajando por libre y de equivocarme muchas veces alojándome en hoteles más caros que la media, me di cuenta de que hay varios trucos para encontrar hoteles baratos que no fallan. ¡Al menos a mí me funcionan!

Después de pagar muchas veces más de la cuenta, te cuento mis trucos para encontrar hoteles baratos.
Después de pagar muchas veces más de la cuenta, te cuento mis trucos para encontrar hoteles baratos.

 

Con hoteles baratos no me refiero a dormir en albergues compartiendo habitación con desconocidos. Tampoco a alojarte a decenas de kilómetros del centro para que pases más tiempo en trenes y autobuses que visitando la ciudad. Nada que ver.

Al viajar, yo siempre busco un término medio. ¿Es necesario dejarte todos tus ahorros en un hotel 5* gran lujo donde vas a estar apenas unas horas? ¿Te compensa renunciar a todas las comodidades compartiendo habitación con 20 desconocidos por ahorrarte algo de dinero? Esto va en gustos, pero hay mil opciones intermedias que seguro se adaptan a lo que necesitas.

Y la pregunta del millón: ¿cómo encontrar hoteles baratos? ¿Dónde se esconden esos chollos para dormir en zonas céntricas, a pie de playa o en plena naturaleza sin que te cueste un ojo de la cara? El quid de la cuestión es seguir los trucos para encontrar hoteles baratos que te cuento a continuación. Ni más ni menos.

Trucos para encontrar hoteles baratos

Cuidado con las búsquedas en Google y buscadores

San Google lo sabe todo, pero también quiere a quien le paga. ¿Qué quiere decir esto? Cuando buscas en Google o en buscadores de hoteles, en primera posición te aparecen los hoteles promocionados, que no necesariamente son los más baratos. Te pongo un ejemplo de lo que ocurre al buscar “hoteles baratos Rabat”, verás que los tres primeros son artículos promocionados donde se lee la palabra “anuncio”. Fíjate bien en esto para no pagar de más.

Búsqueda en Google de hoteles baratos en Rabat.
Búsqueda en Google de hoteles baratos en Rabat.

 

Si tienes opción de elegir, no viajes en temporada alta

La mayoría (me incluyo), tenemos que viajar cuando en la oficina hay menos carga de trabajo. Estas fechas suelen coincidir con las vacaciones escolares: Navidad, Semana Santa y verano (especialmente agosto). Al haber tanta demanda en esa época, los hoteles suben mucho los precios porque saben que van a llenar las habitaciones sí o sí. Si tienes más flexibilidad para escoger tus vacaciones fuera de temporada alta, viaja cuando nadie viaja. Es un buen truco para encontrar hoteles baratos y, ya de paso, disfrutar de la tranquilidad del lugar sin tanto bullicio.

Viajar en temporada baja es una buena forma de encontrar hoteles baratos.
Viajar en temporada baja es una buena forma de encontrar hoteles baratos.

 

Apúntate a las newsletters de las cadenas hoteleras

Es la mejor forma de enterarte de todos los descuentos y ofertas. Muchas personas son reticentes a suscribirse por el bombardeo de mails de publicidad que recibimos habitualmente (tú también, y lo sabes). No obstante, te recomiendo que lo hagas. ¿Acaso vas a meterte en todas las webs y redes sociales de hoteles por si hay algún chollo? Mejor que te avisen ellos mismos.

Utiliza comparadores de hoteles

Yo suelo utilizar Booking para hacer reservas de hotel. La mayoría de los alojamientos están dados de alta en esta plataforma, por lo que podrás elegir entre una amplia variedad. Yo suelo filtrar por precio y puntuación. He puesto de ejemplo Estambul para que veas un mapa de precios y te sea más fácil escoger, pero puedes cambiar la ciudad por la que pienses visitar.

 



Booking.com

Evita los acontecimientos importantes

Ver jugar a tu equipo de fútbol la final de la Champions. Asistir a un concierto de Bon Jovi. Morirte por vivir en tus propias carnes el Carnaval de Río de Janeiro o el de Venecia. Son planes que suenan muy bien, pero la alta demanda hará que pagues el hotel a precios desorbitados. Si es tu ilusión, adelante. Si no, busca otra fecha para encontrar hoteles baratos. La excepción a esta regla fue mi viaje al Carnaval de Invierno de Quebec. Toda la ciudad festeja en las calles cubiertas de nieve y, aunque la demanda de hoteles sea más alta que en otros días en invierno, el frío gélido tiene el poder de alejar a las masas.

Viaja de domingo a jueves

Los fines de semana hay muchos más turistas que entre semana (con esto no he descubierto América). Las noches de los domingos suelen ser las más baratas porque los que estaban de escapada de fin de semana ya se han marchado y las personas que viajan de negocios tampoco suelen llegar el domingo. A mí me encanta esquiar y muchas veces he encontrado verdaderos chollos viajando de domingo a jueves.

Encontrar hoteles baratos para esquiar

Aparte de lo que te comentaba antes de viajar entre semana, hay muchos hoteles que te ofrecen además el forfait en un pack. Ahorras mucho dinero y te despreocupas de sacar el forfait en las pistas de esquí. Todo ventajas.

No te alojes en pleno centro

Despertarse, asomarse a la ventana de tu hotel y ver la Torre Eiffel de frente. ¡Planazo! Tú mismo si vas a sacrificar parte de tus ahorros solo por ese ratito que vas a estar mirando por la ventana. Mi recomendación es que escojas un hotel céntrico, pero no en pleno centro. Los precios bajan considerablemente a medida que te alejas del centro de la ciudad, lógicamente. Con esto no quiero decir que lo cojas a muchos kilómetros, porque al final si sumas gastos de desplazamiento y tiempo empleado, quizás no te compense. Yo suelo quedarme en hoteles desde los que puedo ir caminando al centro, a unos 30 min a pie. Esto te da la posibilidad de ver otras zonas donde vive realmente la gente y además puedes encontrar hoteles baratos (funciona, créeme).

Ten cuidado con los precios ocultos de los hoteles

Lee bien la letra pequeña (por algo se llama así, para que no la leas). Cerciórate de si el hotel incluye WiFi gratuito, si el parking es de pago, si el desayuno está incluido…  ¿Hay alguna cuota de limpieza por día? ¿La ciudad a la que viajas tiene una tasa turística por persona y por noche, como ocurre por ejemplo en Venecia? ¿Te cobran más por utilizar una tarjeta de débito o de crédito específica? ¿Te penalizan si pagas con tarjeta en lugar de en efectivo? ¿Puedes dejar gratis tu equipaje en consigna? Te enumero todas estas preguntas porque en algún momento a mí me han cobrado por todas ellas, que no te pase a ti también.

Plantéate quedarte a dormir en algún sitio cercano

Si vas a viajar a Suiza, los hoteles (y todo en general) te saldrá carísimo. ¿Solución? Si por ejemplo vas a visitar Ginebra, alójate en alguna ciudad francesa cercana a la frontera. Si prefieres ver Basilea, puedes elegir entre dormir en Francia o Alemania y ahorrar bastante dinero.

Haz uso de la cancelación gratuita

En muchos buscadores de hotel, la mayoría de hoteles ofrecen cancelación gratuita. Por lo general no suelo cancelar (toco madera), pero si lo tuviera que hacer, al menos no perdería el dinero. Esta opción también es muy recomendable si ves un buen precio, pero aun así quieres seguir buscando por si encuentras una oferta todavía más económica.

Si puedes reservar un hotel con cancelación gratuita, ahorrarás en caso de imprevistos.
Si puedes reservar un hotel con cancelación gratuita, ahorrarás en caso de imprevistos.

 

Escoge bien el momento en que haces la reserva

El estudio ‘Best Time to Book’ publicado por TripAdvisor asegura que se puede ahorrar entre un 19% y un 35% en reservas de hotel en verano si se escoge el momento idóneo para ello. La fecha adecuada para hacer la reserva varía mucho en las 28 ciudades más populares del mundo que analizaron. Así, en París es recomendable reserva con 2 meses de antelación, en Moscú o Sydney con 3 meses de antelación, en Buenos Aires 6 meses antes y en Barcelona entre 3 y 9 meses antes, por citar algunos destinos. En ningún caso se recomienda hacer la reserva con más de 9 meses de antelación (al menos en las ciudades estudiadas). ¡Que no te pueda el ansia!

Las reservas de última hora a veces te dan una alegría

Echa un vistazo a las que para mí son las mejores webs para encontrar hoteles baratos. Cuando un hotel sabe que no va a llenar todas sus habitaciones, las pone a un precio mucho más reducido. Mejor eso a dejarlas vacías y no ingresar nada de dinero, ¿no? Algunas de mis preferidas son Late Rooms, Rumbo o Last Minute.

Viaja acompañado

Personalmente es la forma de viajar que más me gusta porque puedo compartir las anécdotas y experiencias de viaje y disfruto el doble. Además, no es lo mismo pagar una habitación doble para uso individual (suele ser cara) que pagar una habitación doble entre dos o coger un apartamento con varias habitaciones y compartir los gastos entre todos los que viajéis. Así que salvo que duermas en albergue o en hoteles con habitación compartida, por lo general viajar acompañado te saldrá más barato.

Compra un pack de avión + hotel

Cuando viajas, el transporte y el alojamiento son dos gastos que sí o sí vas a tener que hacer. Algunas agencias online han sacado provecho de ello y actualmente ofrecen packs con descuentos muy jugosos si compras el avión y el hotel en su plataforma. Yo a veces he visto auténticos chollos a ciudades como Nueva York. Esta es otra buena forma de encontrar hoteles baratos.

Ten claro qué tipo de hotel te interesa

Hay viajes y viajes. En mi caso, soy bastante inquieta y apenas paro en el hotel. Básicamente lo utilizo para ducharme y dormir. Fin. No obstante, es cierto que hay viajes más relajados donde sí pasas más tiempo en el alojamiento, como casas rurales u hoteles con encanto. Igualmente, si haces turismo de playa, es muy probable que lo amortices dándote muchos chapuzones en la piscina. En cualquiera de los casos, lo importante es que tengas claro de antemano cuánto tiempo tienes pensado pasar en el hotel y entonces reserves el hotel en consecuencia. Seguro que, al igual que yo, tú también has reservado alguna vez un hotel con spa o piscina donde al final ni te has bañado por falta de tiempo.

Salvo que vayas a estar mucho en el hotel, los hoteles con piscina no suelen amortizarse.
Salvo que vayas a estar mucho en el hotel, los hoteles con piscina no suelen amortizarse.

 

Sé consciente del coste de la ciudad que vas a visitar

Es importante ser consciente del nivel económico de cada lugar. No es lo mismo viajar a Marruecos (aquí tienes lo que me costó mi viaje de 4 días a Marrakech y Essaouira) que hacer una escapada a Suiza, Nueva York, Milán o Sídney, por ponerte algunos ejemplos. En estos últimos, el dinero no te cunde ni la mitad de la mitad…

Pasa más noches en el mismo hotel

En muchos hoteles, el precio por noche disminuye a medida que reservas más días. Si quieres encontrar hoteles baratos, te recomiendo que, en lugar de dormir una o dos noches en cada ciudad, te quedes más noches. A veces la diferencia es considerable.

Aprovecha los descuentos en hoteles

Una vez más, en Booking tienes la opción de encontrar descuentos de hasta el 40 ó 50% en algunos hoteles. ¿No te lo crees? Mira los descuentos que hay para alojarse en Madrid ahora mismo.

 



Booking.com

No desayunes en el hotel

Despertarte y bajar al desayuno buffet suena muy apetecible, pero ¿sabes que lo estás pagando a precio de oro? Salvo que tengas buen saque, es difícil que lo llegues a amortizar. Mi recomendación es que vayas a alguna cafetería y pruebes los dulces (o salados) típicos locales.

Si te han gustado mis trucos para encontrar hoteles baratos, ¡comparte el artículo! Y si se te ocurre alguno más, déjalo en comentarios para ayudar a más lectores.