17 lugares fascinantes que ver en Quebec en invierno
5 (99.47%) 38 votes

¿Viajar a Quebec en invierno? ¿Hacer turismo a 20 grados bajo cero? A priori puede parecer una locura, pero no lo es. Quebec es la ciudad más afrancesada de Canadá. La nieve cubre cada rincón. Las placas de hielo se hacen notar con los resbalones. Sus murallas te hacen ver su pasado defensivo. Calles adoquinadas en el casco antiguo que se contraponen a los rascacielos de la ciudad nueva. Quebec en invierno tiene mucho que ofrecer y si te gusta la aventura, prepárate para una de las mejores experiencias de tu vida.

No exagero. Quebec en invierno merece la pena por su naturaleza exuberante teñida de blanco. Lo que en verano es un parque verde en invierno se convierte en una pista de esquí de fondo en toda regla. A esto le sumamos una gastronomía cuanto menos curiosa (y calórica) como la famosa poutine (léase putín). Tienes frente a ti un plato de patatas fritas, salsa de carne, trozos de queso. Añádele más ingredientes si así no te parece suficientemente consistente. Et voilà! Tienes una delicia gastronómica con la que entrar en calor. ¿Quieres saber más? A continuación te cuento los imprescindibles que ver en Quebec en invierno.

FOTOGRAFIAR EL FAMOSO CHÂTEAU FRONTENAC

Dicen que el Château Frontenac es el hotel más fotografiado del mundo y un imprescindible que ver en Quebec. Su arquitecto se inspiró en el estilo de los castillos franceses. Fue inagurado en 1893 para promover el turismo de lujo en los trenes de la compañía ferroviaria Canadian Pacific Railway.

No puedes irte sin admirar por fuera este lujoso hotel. En verano está abierto de 10:00 a 18:00 horas y en invierno de 13:00 a 17:00. Yo viajé a Quebec en invierno y la verdad que ver el hotel cubierto de nieve es una pasada.

Château Frontenac es el hotel más emblemático de Quebec.
Château Frontenac es el hotel más emblemático de Quebec.

 

Puedes alojarte en el Château Frontenac, es una experiencia única. Eso sí, prepara la cartera porque cada noche cuesta de 160 a 200€ de media. ¿Sabías que allí han dormido grandes personalidades como Winston Churchill?

El hotel Château Frontenac con el río de fondo es un imprescindible que ver en Quebec en invierno.
El hotel Château Frontenac con el río de fondo es un imprescindible que ver en Quebec en invierno.

 

CARNAVAL DE QUEBEC EN INVIERNO

El Carnaval de Invierno se celebra en diferentes parques y plazas. Cuando yo estuve en enero de 2018, en el Parc de l’Esplanade jugué al hockey sobre hielo y al futbolín gigante (cómo me reí).

La plaza de la Asamblea Nacional (Place de l’Assemblée-Nationale) fue el escenario donde se hizo la inauguración del Carnaval, en el Palacio de Hielo de Bonhomme (graffiteros incluidos). La Plaza George V acogió auténticas obras de arte en forma de esculturas de nieve (¡impresionante cómo trabajaban los artistas día y noche para acabar a tiempo!). Y por supuesto, las esculturas de hielo. Cuando yo fui la temática era sobre Tintín.

El Carnaval de Quebec en Invierno luce esculturas de hielo de lo más originales.
El Carnaval de Quebec en Invierno luce esculturas de hielo de lo más originales.

 

Otro sitio que ver en Quebec es el Parc de la Francophonie. Durante el carnaval ponen varios juegos en este parque, como el tiro con hacha. Te dan tres intentos (fallidos en mi caso). También puedes montar en toro mecánico.

El Carnaval se celebra a finales de enero/ principios de febrero y es de las mejores cosas que ver en Quebec en invierno. ¿Pensabas que los canadienses a 20 grados bajo cero se quedan en casa? Nada que ver…

El Carnaval se celebra a finales de enero/ principios de febrero.
El Carnaval se celebra a finales de enero/ principios de febrero.

 

PETIT CHAMPLAIN, EL BARRIO CON MÁS ENCANTO 

Petit Champlain es el barrio más afrancesado y pintoresco. Es, sin ninguna duda, de mis zonas favoritas de Quebec, con tiendas y restaurantes decorados con mucho gusto. La Rue Cul-de-Sac es una calle repleta de casas empedradas desde donde puedes ver el Château Frontenac. ¡No te vayas sin verla!

Petit Champlain es el barrio más acogedor.
Petit Champlain es el barrio más acogedor.

 

Vistas del funicular y del hotel Frontenac desde Petit Champlain.
Vistas del funicular y del hotel Frontenac desde Petit Champlain.

 

LA TERRASSE DUFFERIN, DE LOS MEJORES LUGARES QUE VER EN QUEBEC EN INVIERNO

Este paseo, situado a orillas del río Saint-Laurent, es mi favorito. Desde aquí tendrás las mejores vistas del Château Frontenac. La Terrasse Dufferin conecta el castillo con la ciudadela y cuenta con varios cañones rusos capturados en la Guerra de Crimea por el ejército británico.

Si no tienes vértigo, te recomiendo tirarte en trineo por los toboganes. Una actividad súper divertida que hacer en Quebec en invierno. ¿Sabías que pasan por esta terraza dos millones de personas al año?

Vistas del río Saint-Laurent helado.
Vistas del río Saint-Laurent helado.

 

CRUZAR EN FERRY HASTA LÉVIS

Tienes que ver en Quebec las vistas desde el otro lado del río Saint-Laurent. Para ello, tendrás que coger un ferry desde el Puerto Viejo (Vieux Port) hasta Lévis. La travesía es muy corta, pero es unas de las mejores cosas que hacer en Quebec en invierno. Eso sí, abrígate muy bien si quieres salir a la cubierta para hacer fotos. Entre el viento y las temperaturas extremas, sacar la mano de la manopla fue toda una odisea.

Tienes que ver en Quebec en invierno la ciudad desde el ferry hacia Levis.
Tienes que ver en Quebec en invierno la ciudad desde el ferry hacia Levis.

 

Los barcos se abren paso entre los bloques de hielo.
Los barcos se abren paso entre los bloques de hielo.

 

PLAINES D’ABRAHAM PARA ESQUIAR EN QUEBEC EN INVIERNO

Quebec en invierno se cubre de blanco. He visto fotos en época estival y parece mentira que sea la misma ciudad.

Plaines d’Abraham es el lugar perfecto si te gusta hacer esquí de fondo o marchas con raquetas de nieve. Yo me quedé con las ganas de alquilar unos esquís por falta de tiempo, pero había muchos quebequenses practicando deportes de nieve al aire libre. ¡Mi paraíso!

Hacer esquí de fondo en las Plaines d'Abraham no suena nada mal
Hacer esquí de fondo en las Plaines d’Abraham no suena nada mal, ¿no crees?

 

PASEAR POR VIEUX-QUÉBEC, EL CASCO ANTIGUO

El casco antiguo de Quebec está rodeado por fortificaciones, monumentos históricos y museos. Comprende toda la zona dentro de las murallas. Además, cuenta con calles empedradas y sus edificios le dan un toque muy europeo. En la Ciudad Alta se encuentra la Citadelle, el hotel Château Frontenac y la Terrasse Dufferin. En la Ciudad Baja, a la que puedes ir a pie bajando por la Escalier Casse-Cou (tiene mucha pendiente y en invierno hay que tener mucho cuidado por las placas de hielo) o en funicular. Aquí verás el barrio de Petit Champlain y la Place Royale.

Vistas del funicular desde arriba.
Vistas del funicular desde arriba.

 

ALUCINAR CON EL PARLAMENTO

Uno de los edificios más majestuosos que ver en Quebec es el Parlamento, donde se reúne la Asamblea Nacional. Yo lo vi solo por fuera porque preferí aprovechar para estar en el Carnaval de Quebec en Invierno. Si te interesa la historia y política de la región, puedes unirte a alguno de los tours que hacen en el Parlamento en inglés o francés. Duran unos 45 min, no olvides comprobar los horarios de l’Assemblée Nationale du Québec.

PLACE ROYALE

Viajar durante el Carnaval de Quebec en invierno tiene otra ventaja: llegar a la Place Royale y encontrar a decenas de personas moviéndose al son de bailes tradicionales fue increíble. Esta plaza es un imprescindible que ver en Quebec, con tiendas de artesanía local, restaurantes, murales, la Basílica Notre-Dame-des-Victoires y casas tradicionales hechas de piedra.

La Place Royale con el árbol de Navidad y nieve amontonada en un lateral.
La Place Royale con el árbol de Navidad y nieve amontonada en un lateral.

 

CONOCER EL VIEUX-PORT Y SU MERCADO

Teniendo Quebec el río Saint-Laurent, no podía faltar una visita a su puerto (Vieux Port). En sus inicios era un puerto comercial donde atracaban los barcos europeos para descargar los suministros. Hoy en día es un sitio muy agradable que ver en Quebec, tanto para dar un paseo por los muelles como para entrar en el mercado (Marché du Vieux-Port) a comprar productos locales y llevarse un bonito recuerdo a casa.

La primera vez que vi la pesca en hielo fue en Quebec.
La primera vez que vi la pesca en hielo fue en Quebec.

 

Tienes que ver en Quebec el mercado del puerto con productos locales.
Tienes que ver en Quebec el mercado del puerto con productos locales.

 

PASEAR POR LA CITADELLE DE QUÉBEC

La Citadelle de Quebec es la fortificación militar más antigua de Canadá y la más grande de toda Norteamérica. Se construyó en 1673 para proteger a la ciudad y actualmente alberga la residencia del gobernador del país.

Aparte de su interesante historia y arquitectura, desde la Citadelle podrás disfrutar de unas vistas fabulosas de Quebec, del Château Frontenac y del río Saint-Laurent.

La Citadelle de Quebec en invierno está completamente cubierta de nieve, solo se ven los cañones.
La Citadelle de Quebec en invierno está completamente cubierta de nieve, solo se ven los cañones.

 

ENTRAR EN LA CATEDRAL NOTRE DAME

Es uno de los monumentos históricos más importantes que ver en Quebec y reconocida como Patrimonio Mundial por la UNESCO. Tiene un altar dorado precioso y unas vidrieras de estilo francés.

La Catedral se construyó en 1647, aunque sufrió el bombardeo de las tropas británicas y un incendio en 1992. Es la Catedral-Basílica más antigua de toda Norteamérica. Puedes visitarla en estos horarios de visita.

SUBIR AL OBSERVATOIRE DE LA CAPITALE

Observar una ciudad desde las alturas es todo un privilegio. Tienes que ver en Quebec el Observatoire de la Capitale, un mirador con vistas 360 grados donde además podrás conocer la historia de la ciudad de forma interactiva. Ve pronto porque cierran a las 17:00 horas. La entrada cuesta 14,75CAD (9€). Si viajas a Quebec en invierno y te coincide con el Carnaval, ofrecen descuentos de 2×1.

IRSE DE COMPRAS POR LA ZONA COMERCIAL

Las principales calles comerciales son la Rue Saint-Jean y la rue Saint-Louis. Es un plan perfecto si te apetece ir de compras, si quieres pasear o si simplemente quieres resguardarte del frío de en cualquier cafetería o restaurante. Yo fui equipada con ropa de abrigo gran frío y eso que no soy nada friolera. Aun así, es difícil estar muchas horas seguidas en la calle a tantos grados bajo cero y no te quedará otro remedio que tomar algo caliente si viajas a Quebec en invierno. Si vas en verano, ¡es otro cantar!

Las tiendas y restaurantes son perfectos para refugiarse del frío durante un rato.
Las tiendas y restaurantes son perfectos para refugiarse del frío durante un rato.

 

PASAR POR LAS PUERTAS DE ST. LOUIS, ST. JEAN Y KENT

La Porte St. Louis es la que se encuentra más cerca de la Citadelle, la zona fortificada. La Porte Kent se construyó como parte del plan de conservación de las fortificaciones, propuesto por Lord Dufferin, el gobernador general de la época. La Porte St. Jean actual data de 1939 y es uno de los símbolos que ver en Quebec. Estoy segura de que pasarás por alguna de ellas durante tu viaje.

Se conservan tres de las antiguas puertas de acceso a la ciudad.
Se conservan tres de las antiguas puertas de acceso a la ciudad.

 

OBSERVAR EL MURAL MÁS FAMOSO QUE VER EN QUEBEC

La Fresque des Québécois es un mural enorme de 420m2 en la esquina de la calle Notre-Dame, en el barrio Petit Champlain. Este mural se inauguró en 1999 y fue supervisado por diversos expertos, como historiadores, geógrafos, etc. Aunque es el mural más conocido, no es el único. Abre bien los ojos que te espera puro arte en las fachadas.

La Fresque des Québécois es un mural que ver en Quebec.
La Fresque des Québécois es un mural espectacular que ver en Quebec.

 

Otro precioso mural adorna la fachada de este edificio.
Otro llamativo mural adorna la fachada de este edificio.

 

VISITAR LAS CASCADAS DE MONTMORENCY

Si tienes tiempo, un imprescindible que ver en Quebec son las cascadas de Montmorency. Tienen 83 metros de altura y son las más altas de la provincia de Quebec. Son incluso 30 metros más altas que las del Niágara. Puedes ir en el autobús 800 por 3,5 dólares canadienses (2€) por trayecto. Si haces tu viaje a Quebec en invierno, no te olvides de llevar ropa de mucho abrigo a las cascadas. El agua y el viento dan una sensación térmica mucho más gélida (si cabe).