Si tuviera que quedarme con un movimiento pictórico, sin duda escogería el impresionismo. Es curioso cómo valoramos en la actualidad los cuadros impresionistas a pesar del rechazo que recibieron los impulsores de esta independencia artística a finales del siglo XIX.

El grupo de pintores impresionistas franceses se atrevió a ir en contra de las reglas artísticas impuestas por la Academia Francesa de Bellas Artes. Querían reflejar el mundo en sus obras de forma espontánea. Salieron de los talleres privados para pintar al aire libre naturaleza, paisajes y escenas cotidianas llenas de color. Ya lo dijo Manet: “pinto lo que veo, y no lo que los otros quieren ver”.

El impresionismo surgió en Francia y por eso he querido recopilar 14 cuadros impresionistas ambientados en el país de la Torre Eiffel, las flores de lis, el Arco del Triunfo y las crêpes. ¿Qué te parecería viajar a estos lugares que inspiraron a pintores franceses de la talla de Monet o Renoir? Hoy viajas a través del arte desde casa, pero quién sabe si pronto te animas a visitar estos lugares en persona. ¡Incluyo un mapa para que no tengas que preocuparte de nada!

 

Impresionismo: por qué los pintores impresionistas quisieron cambiar las reglas

Voy a contarte muy brevemente el contexto del impresionismo para situarnos. En la segunda mitad del siglo XIX varios pintores franceses empezaron a reunirse para lograr su independencia artística. En aquella época, la Academia Francesa de Bellas Artes era la que establecía las reglas. De hecho, las normas eran tan estrictas que el Salón de París rechazaba cualquier lienzo que fuese más atrevido, que se saliese de lo común. Si no que se lo digan a Monet.

Conseguir que los cuadros impresionistas se expusieran en el Salón de París era muy importante. Les permitía a los artistas ganar premios, que indirectamente les ayudarían a generar ingresos pintando obras de arte para el Estado. Vamos, que si no conseguían colar sus cuadros en el salón, difícilmente podrían ganarse la vida haciendo lo que más les gustaba.

Las críticas al impresionismo eran muy numerosas, aunque también recibían alabanzas. Émile Zola fue uno de los escritores que se posicionó a favor. El amigo de la infancia de Zola era el pintor impresionista Paul Cézanne, así que no dudó en publicar artículos en defensa del impresionismo. Fue directo y tajante en las declaraciones que hizo en 1866: “escribo precisamente estos artículos para exigir que los artistas que serán indudablemente los maestros de mañana no sean perseguidos hoy”.

Pintores impresionistas franceses: ¿cuántos eres capaz de memorizar?

Y ahora llega esa pregunta del Trivial que ya nunca más vas a fallar. “Dime el nombre de cinco pintores impresionistas franceses”. Probablemente te vengan a la mente Monet y Renoir, dos de los más conocidos. Con esa respuesta, tendrías que asumir la derrota en la partida.

Que no cunda el pánico. A continuación puedes leer (y memorizar si quieres) los principales pintores impresionistas franceses que formaron parte de este movimiento. De todos ellos incluyo al menos un cuadro impresionista en este artículo para que te fijes en su estilo. Pero eso lo dejo para dentro de unas líneas, ahora toca conocer a estos genios. Estoy segura de que muchos te sonarán de haberlos estudiado en el colegio, aunque no recuerdes de memoria sus nombres:

  • Claude Monet
  • Édouard Manet
  • Auguste Renoir
  • Edgar Degas
  • Fréderic Bazille
  • Paul Cézanne
  • Eugène Boudin
  • Alfred Sisley (franco-británico)
  • Camille Pissarro (franco-danés)

 

Impresionismo: características

¿Cuáles son las características del impresionismo que lo hacen tan diferente a otros movimientos pictóricos? Los pintores impresionistas no mezclan los colores y emplean pinceladas rápidas para reflejar esa espontaneidad en sus obras. Tiene gran protagonismo la luz, especialmente en los paisajes, y el uso de colores claros y puros.

Los pintores impresionistas no representan los detalles minuciosos de los elementos que aparecen en la obra. Solo pintan las formas con colores primarios como el azul, el rojo y el amarillo, y colores secundarios como el verde, el violeta y el naranja. Es así como consiguen, mediante pinceladas cortas y yuxtapuestas, plasmar la impresión visual de lo que pintan. Como bien dice el nombre del movimiento, son impresiones, no una definición perfecta de los elementos.

Respecto a la luz y los reflejos, eran un factor fundamental para conseguir el equilibrio en las obras. Una misma forma cambia radicalmente en función de la luz que el pintor arroja sobre ella. Fíjate bien en los lienzos que he recopilado en este artículo, verás que si miras el cuadro de cerca solo verás manchas de color. Si te alejas, apreciarás el juego de luces y sombras. Ahora que ya conoces las características del impresionismo, no te sorprenderá que estos jóvenes franceses quisieran salir de los estudios con luz artificial para pintar al aire libre.

Mapa con los lugares en Francia que inspiraron a estos pintores impresionistas

Cuadros impresionistas para viajar a Francia sin salir de casa

Argenteuil de Édouard Manet, uno de mis pintores impresionistas preferidos

Argenteuil es una ciudad francesa considerada como el núcleo del impresionismo. Allí se reunían, en la década de 1870, pintores impresionistas como Manet, Monet y Renoir para buscar inspiración. De hecho, muchos de ellos vivían por la zona. Aunque Monet tiene un cuadro llamado Argenteuil, me quedo con el cuadro que lleva el mismo nombre de Manet.

Es un óleo sobre lienzo de 1874 maravilloso. En el cuadro, repleto de color, Manet representa a su cuñado Rudolph Leenhoof como barquero, aunque en realidad era pintor, junto a una joven desconocida. En la escena, la pareja da un paseo en barca bajo la luz del sol veraniego. De fondo, llama la atención el azul intenso del río Sena, en Argenteuil. La obra se presentó en el Salón de París en 1875 y actualmente puedes verla en el Museo de Bellas Artes de Tournai, Bélgica.

Argenteuil, de Édouard Manet, es uno de mis cuadros impresionistas preferidos. Fíjate en los trazos típicos del impresionismo.
Argenteuil, de Édouard Manet, es uno de mis cuadros impresionistas preferidos. Fíjate en los trazos típicos del impresionismo.

 

El bar del Folies-Bergère de Édouard Manet, cuadro impresionista de un cabaret parisino

La última gran obra de Édouard Manet fue ‘El bar del Folies-Bergère. El pintor representa a una chica en el famoso cabaret parisino Folies-Bergère. Salvo la camarera y la barra del bar, todo lo que aparece en el cuadro es un reflejo en el espejo. A la derecha de la obra se aprecia a la joven hablando con un cliente, también reflejado en el espejo a través de un engaño óptico hecho a propósito por el pintor. Si te fijas, la chica mira al frente y el reflejo está torcido.

Lo que más me gusta de este cuadro es que representa la viva imagen de cualquier cabaret parisino a finales del siglo XIX. Los clientes charlando mientras una bailarina les deleita (en la esquina superior izquierda se ven sus piernas) y, en paralelo, la escena de la camarera con semblante triste hablando con un burgués cualquiera. Esta obra soberbia se expuso en el Salón de París en 1882. Actualmente es uno de los cuadros impresionistas que se conserva en el Courtauld Institute of Art de Londres.

Cuadros impresionistas: 'El bar del Folies-Bergère' del pintor impresionista Édouard Manet.
Cuadros impresionistas: ‘El bar del Folies-Bergère’ del pintor impresionista Édouard Manet.

 

Reunión de familia de Fréderic Bazille, uno de los pintores impresionistas más reconocidos

‘Reunión de familia’, también llamada ‘Retratos de familia’, es una de las obras más conocidas del pintor impresionista Fréderic Bazille. El artista pintó esta obra en 1867 en Méric, cerca de Montpellier, en la residencia de verano de su familia. En este cuadro impresionista aparecen en una terraza diez familiares cercanos, de origen burgués, y el mismo Bazille, de pie a la izquierda de la obra.

Parecen once retratos independientes donde la mayoría de los protagonistas miran al frente. Bazille utiliza el juego de colores claros del cielo y el paisaje con tonos más oscuros en la sombra del castaño y algunas de las vestimentas como las chaquetas y el chal. En el cuadro original aparecían unos perros que posteriormente sustituyó por el bodegón actual.

Este cuadro impresionista fue aceptado en el Salón de París en 1868. Solo dos años después estalló la guerra franco-prusiana, donde Bazille perdió la vida como combatiente con tan solo 29 años. La obra se conserva actualmente en el Museo de Orsay de París.

Cuadros impresionistas: 'Reunión de familia', de Fréderic Bazille, también conocido como 'Retratos de familia'.
Cuadros impresionistas: ‘Reunión de familia’, de Fréderic Bazille, también conocido como ‘Retratos de familia’.

 

Patio de una granja en Normandía de Claude Monet

‘Patio de una granja en Normandía’ es una obra de Claude Monet que plasma un paisaje típico rural donde prima la naturaleza, los animales y el uso de la madera. Esta granja muestra un patio abierto repleto de manzanos, casas de piedra con entramado de madera y un estanque lleno de agua, prueba de que la lluvia es una constante en esta zona de Normandía.

En un primer plano se aprecia a un granjero que fue a buscar agua acompañado de su hijo. Mientras, los animales se alimentan a sus anchas en la granja. Este cuadro impresionista es un fiel reflejo de la vida cotidiana de los campesinos en Normandía. Monet pintó esta obra de arte en torno a 1863 y actualmente se conserva en el Museo de Orsay de París.

'Patio de una granja en Normandía', de Claude Monet, muestra un paisaje típico rural.
‘Patio de una granja en Normandía’, de Claude Monet, muestra un paisaje típico rural.

 

Las barcas. Regatas en Argenteuil de Claude Monet

Volvemos de nuevo a Argenteuil, esta vez de la mano de Monet. Este cuadro impresionista plasma las regatas que desde 1850 tenían lugar en Argenteuil. Aquí se encontraba la mayor extensión acuática de la región de París y por eso era un lugar propicio para este tipo de competiciones.

Monet vivió en Argenteuil de 1871 a 1878, por lo que la mayoría de los cuadros que pinta en esa época están ambientados en esta zona a orillas del Sena. En esta obra se aprecian muy bien las pinceladas rápidas, los colores sin mezclar y la calidad de la luz. En el impresionismo cobran importancia los colores y los cambios de intensidad de la luz, que permiten a los artistas plasmar la naturalidad y espontaneidad de la obra. Monet pintó este cuadro impresionista en torno a 1874. Actualmente se conserva en el Museo de Orsay de París.

Impresionismo: 'Las barcas. Regatas en Argenteuil' de Claude Monet, uno de los pintores impresionistas más famosos.
‘Las barcas. Regatas en Argenteuil’ de Claude Monet, uno de los pintores impresionistas más famosos.

 

Figuras en la playa de Trouville de Eugène Boudin, el pintor impresionista de playas

Uno de los pintores impresionistas más reconocidos es Eugène Boudin. Fue el creador de un género que tuvo bastante éxito, en el que plasmaba a la sociedad burguesa en las playas de Trouville y Deauville principalmente. Es conocido como pintor de playas, aunque se le reprochó que se tratase de una pintura comercial.

En 1863 decide cambiar su lugar de veraneo de Honfleur a Trouville. Allí pinta el cuadro impresionista ‘Figuras en la playa de Trouville’. El cielo es el gran protagonista de la obra, tanto porque ocupa gran parte de la composición como por sus colores vivos. La mayoría de las figuras dan la espalda al espectador porque están ensimismadas con la puesta de sol. Aunque en un segundo plano, a la derecha se observa a varios pescadores y un caballo. Boudin pintó este cuadro impresionista en 1869, que actualmente se conserva en la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza.

Impresionismo: 'Figuras en la playa de Trouville' de Eugène Boudin, el pintor impresionista de playas.
‘Figuras en la playa de Trouville’ de Eugène Boudin, el pintor impresionista de playas.

 

La barca durante la inundación, Port-Marly de Alfred Sisley, uno de los impulsores del impresionismo

Alfred Sisley fue uno de los grandes impulsores del impresionismo. Se afincó en Marly-le-Roi de 1874 a 1877 y dedicó siete lienzos a las inundaciones en el municipio vecino de Port-Marly por la crecida del Sena en 1876. En el cuadro impresionista ‘La barca durante la inundación, Port-Marly’, el artista da gran protagonismo al cielo y al agua. Es curioso cómo transmite serenidad utilizando tonalidades claras, a pesar de ser un desastre natural. Brilla el sol entre las nubes pintadas con pinceladas marcadas, y las aguas vuelven a su cauce.

Una vez más, el impresionismo muestra una escena cotidiana. En este caso aparecen varias figuras montadas en una barca en la rue de París de Port-Marly. A la izquierda se muestra la casa de un comerciante de vinos, y a la derecha, detrás de los árboles, se aprecia el Sena. Este es, sin duda, uno de los cuadros impresionistas más imponentes de Sisley. Actualmente se conserva en el Museo de Orsay de París.

'La barca durante la inundación, Port-Marly' de Alfred Sisley donde se aprecian las pinceladas rápidas del impresionismo.
‘La barca durante la inundación, Port-Marly’ de Alfred Sisley donde se aprecian las pinceladas rápidas del impresionismo.

 

La nieve en Louveciennes de Alfred Sisley

El cuadro impresionista ‘La nieve en Louveciennes’ me gusta porque tengo especial debilidad por las ciudades cubiertas de nieve. Me recuerdan a mi viaje a Canadá en invierno, donde disfruté a pesar de las temperaturas gélidas. Alfred Sisley, pintor impresionista franco-británico, plasmó en varias de sus obras paisajes bajo la nieve, que le permitían jugar con las variaciones de luz.

Louveciennes es un pueblo al oeste de París. Es aquí donde Sisley plasma un camino nevado por el que pasea una persona en soledad. Las pinceladas de color son discretas y armoniosas y la temática de la obra demuestra la afición del artista por los paisajes campestres y los reflejos suaves de luz.  Sisley pintó este cuadro impresionista en 1878. En la actualidad, puedes verlo en el Museo de Orsay de París.

El cuadro impresionista ‘La nieve en Louveciennes’ de Sisley me encanta por el paisaje invernal y los colores sin mezclar típicos del impresionismo.
El cuadro impresionista ‘La nieve en Louveciennes’ de Sisley me encanta por el paisaje invernal y los colores sin mezclar típicos del impresionismo.

 

Orillas del Sena en Champrosay de Pierre-Auguste Renoir

En 1876 Renoir visita al poeta Alphone Daudet en Champrosay y es allí donde realiza este lienzo a orillas del Sena. El artista representa un paisaje muy característico del impresionismo, ya que deja a la vista las pinceladas rápidas en tonos verdes, azules y amarillos, sin mezclar los colores.

Renoir refleja en este cuadro impresionista la importancia de la luz natural y el movimiento provocado por el viento, tanto en la vegetación como en las nubes. Todo parece cobrar vida en la ribera del río. ‘Orillas del Sena en Champrosay’ es uno de los cuadros impresionistas que se conserva actualmente en el Museo de Orsay de París.

Cuadro impresionista 'Orillas del Sena en Champrosay' de Pierre-Auguste Renoir, donde se aprecian los colores sin mezclar propios del impresionismo.
Cuadro impresionista ‘Orillas del Sena en Champrosay’ de Pierre-Auguste Renoir, donde se aprecian los colores sin mezclar propios del impresionismo.

 

La escarcha de Camille Pissarro

Camille Pissarro es considerado como uno de los padres del impresionismo. De origen franco-danés, vivió en los alrededores de Pontoise de 1873 a 1882, lugar donde pintó ‘La escarcha’. Aunque recibió muchas críticas por carecer de primer plano y de fondo, otros alabaron este paisaje invernal.

Pissarro plasmó un paisaje compacto y para ello trabajó con espátula y con pinceladas densas. El personaje que transporta la carga parece exhausto. La escarcha y el frío parecen no dar tregua, salvo por la luz que se cuela entre las nubes y los surcos en la tierra.

Podría ser una jornada cualquiera en Pontoise, una de las capitales del movimiento impresionista. Si artistas como Paul Gauguin, Paul Cézanne o Vincent van Gogh vivieron o trabajaron en esta zona, es que realmente era un lugar inspirador. Pissarro pintó este cuadro impresionista en 1873 y puedes verlo actualmente en el Museo de Orsay de París.

'La escarcha' de Camille Pissarro, uno de los padres del impresionismo.
‘La escarcha’ de Camille Pissarro, uno de los padres del impresionismo.

 

Carretera de Ennery, cerca de Pontoise de Camille Pissarro

Si te gusta la naturaleza y la vegetación, probablemente te fascine la ‘Carretera de Ennery, cerca de Pontoise’. Esta obra de Camille Pissarro demuestra una vez más el gusto del pintor impresionista por los paisajes rurales. La escena transcurre en la calle del Hermitage en Pontoise, que conectaba la carretera de Ennery con las orillas del río Oise, afluente del Sena.

En este cuadro impresionista de 1874, Pissarro representa una carretera, un pequeño puente a la derecha y varios campesinos vestidos con largos atuendos y sombreros para protegerse del sol. Al fondo de este cuadro impresionista asoma un cielo azul salpicado por alguna nube blanca que convierten este entorno cerca de Pontoise en un lugar acogedor y apacible. Este cuadro impresionista se conserva en el Museo de Orsay de París.

Impresionismo: 'Carretera de Ennery, cerca de Pontoise' de Camille Pissarro demuestra el gusto del pintor impresionista por los paisajes rurales.
Impresionismo: ‘Carretera de Ennery, cerca de Pontoise’ de Camille Pissarro demuestra el gusto del pintor impresionista por los paisajes rurales.

 

Puente de Maincy de Paul Cézanne

Paul Cézanne es un pintor post-modernista francés de gran renombre. Pintó el ‘Puente de Maincy’, que antiguamente se llamaba Puente de Mennecy, cuando residía en la localidad cercana de Melun. En este óleo sobre lienzo de 1879, Cézanne consigue plasmar la atmósfera húmeda junto al río Almont en pleno bosque.

Llama la atención el juego de colores y de luminosidad, así como la única presencia del Puente de Maincy, el río y la vegetación. No hay rastro de personas ni tampoco se ve el cielo. Cézanne trabaja en este lienzo mediante pinceladas largas con toques sutiles de luz. Puedes ver esta obra en el Museo de Orsay de París.

Paul Cézanne pintó ‘Puente de Maincy’ cuando residía en la localidad cercana de Melun.
Paul Cézanne pintó ‘Puente de Maincy’ cuando residía en la localidad cercana de Melun.

 

El golfo de Marsella visto desde L’Estaque de Paul Cézanne

Paul Cézanne era un enamorado de los paisajes que se ven desde L’Estaque, donde se instaló en 1882. Allí retrató este lugar en numerosas ocasiones en sus lienzos y acuarelas y recibió la visita de pintores impresionistas como Renoir.

En ‘El golfo de Marsella visto desde L’Estaque’ el tono predominante es el azul del mar y, en un segundo plano, utiliza varias gamas de verdes, naranjas y amarillos. Aunque Cézanne parte del impresionismo, va desligándose de este movimiento artístico al incluir formas definidas silueteadas en tonos más oscuros. Este óleo sobre lienzo está dividido en cuatro zonas diferenciadas: la orilla, el mar, las montañas y el cielo. A la izquierda se intuye el final del golfo de Marsella. Puedes ver esta obra de Cézanne, que data de 1878-1879, en el Museo de Orsay de París.

Cuadros impresionistas: 'El golfo de Marsella visto desde L’Estaque' de Paul Cézanne.
Cuadros impresionistas: ‘El golfo de Marsella visto desde L’Estaque’ de Paul Cézanne.

 

El foyer de la danza de la Ópera de la rue Le Peletier de Edgar Degas

Esta vez quiero hablarte de un pintor impresionista que me fascina: Edgar Degas. Es conocido principalmente por sus cuadros de bailarinas de ballet ataviadas con vestidos blancos de tul. Ni él mismo pudo entrar en el Teatro de la Ópera de la calle Le Peletier de París para pintar este cuadro (sí lo consiguió casi una década después), así que es todo un privilegio poder ver cómo se hacían allí los ensayos de ballet.

Y ahora te preguntarás: ¿cómo logró pintarlo en 1872 si no tuvo acceso a la Ópera? Por aquel entonces, las bailarinas profesionales posaban en el estudio de Degas y posteriormente él se encargaba de estructurar la composición.

En ‘El foyer de la danza de la Ópera de la rue Le Peletier’, las figuras quedan distribuidas a ambos extremos. A la izquierda, destaca la bailarina que está ensayando y, en un segundo plano, más bailarinas en la barra del fondo. A la derecha se ve la figura del profesor de ballet, que marca el ritmo con un bastón, un violinista, el atril y más bailarinas. Es curioso que el centro de la obra queda vacío y acapara la atención una silla. Este cuadro de Degas también se conserva en el Museo de Orsay de París.

'El foyer de la danza de la Ópera de la rue Le Peletier' de Edgar Degas, uno de los pintores impresionistas más famosos.
‘El foyer de la danza de la Ópera de la rue Le Peletier’ de Edgar Degas, uno de los pintores impresionistas más famosos.

 

¿Te ha gustado el artículo sobre cuadros impresionistas para viajar a Francia desde casa? ¿Quiénes son tus pintores impresionistas favoritos? Te leo abajo en comentarios.