Estás en: Inicio / Viajar en Familia / 20 consejos para viajar a París con bebé

20 consejos para viajar a París con bebé

Viajar a París con bebé es posible y yo voy a animarte a ello. Nosotros estuvimos 5 días en la capital francesa cuando Olivia tenía 16 meses y tengo muy buen recuerdo del viaje por la Ciudad de la Luz. Tampoco quiero mentirte y decirte que todo es sencillo, porque hay ciertas cosas que debes tener en cuenta para que tu escapada vaya sobre ruedas.

París tiene un tamaño inabarcable, hay colas para todo, calles estrechas, escaleras en el metro y mucha gente a cualquier hora del día. Todo esto puede llegar a agobiarte en algún momento, por eso es importante organizar tu itinerario con antelación y dejar la improvisación para otro viaje.

Como imagino que tienes muchas preguntas sobre viajar a París con bebés, he recopilado mi experiencia para que no cometas los mismos errores que hice yo. ¿Qué museos y monumentos se pueden visitar con carrito de bebé? ¿Es sencillo moverse en transporte público? ¿Hay parques en París? ¿Los restaurantes tienen tronas y cambiadores? Vamos al grano para que salgas de dudas.

Te cuento mis consejos para viajar a París con bebé tras mi experiencia en la capital francesa.

Te cuento mis consejos para viajar a París con bebé tras mi experiencia en la capital francesa.

 

París con bebé: preparativos antes de aterrizar

1. Comprueba que tienes toda la documentación en vigor. Parece una obviedad, pero a veces con el ritmo acelerado que llevamos se nos olvida mirar la fecha de caducidad de los documentos con los que vamos a viajar.

Si tu bebé tiene nacionalidad de alguno de los países de la Unión Europea, solo necesitará el Documento Nacional de Identidad para entrar en Francia, aunque nosotros también llevamos muchas veces el pasaporte por si acaso perdiéramos el DNI.

2. No olvides un botiquín con los medicamentos básicos. En París hay farmacias en cada esquina, así que podrás comprar allí cualquier medicamento que no necesite prescripción médica. Aun así, es importante llevar contigo los medicamentos que más utilicéis habitualmente, como paracetamol, ibuprofeno, pomadas para pieles atópicas, vitamina D, termómetro, etc.

3. No te preocupes por la comida de tu bebé. A diferencia de otros viajes que hemos hecho con bebé, como Cuba o Argentina, donde sí tuvimos problemas para encontrar algún alimento (en Buenos Aires, por ejemplo), en París este tema es pan comido.

Hay muchos supermercados y farmacias donde podrás encontrar todo tipo de alimentos para tu bebé, incluidos productos bio. Nosotros compramos en París potitos para nuestra bebé y leche de fórmula (no de la misma marca, eso sí) y no tuvimos ningún inconveniente.

4. Lleva cuentos y algún juego para el avión. Uno de mis consejos para viajar a París con bebé si tu hijo/a no es recién nacido es llevar en el avión algún cuento o juego que le guste para que el vuelo se pase lo más rápido posible.

Si es tu primer viaje con bebé en avión, te adelanto que habrá algunos pasajeros a los que no les hará mucha gracia que te sientes a su lado con tu bebé por si llora o les molesta. Si te ponen mala cara, siempre puedes decirles algo así como: “señor/a, usted también fue bebé y dudo mucho que no llorara nunca”.

5. Mira las previsiones meteorológicas. La última vez que estuvimos en París fuimos en Navidad y la experiencia de ver las luces y mercados navideños fue increíble. A cambio, tuvimos días de mucho frío y algún que otro chaparrón que hizo que tuviéramos que sacar el paraguas y el protector impermeable del carrito de bebé.

Otro tema importante es no llevar ropa en exceso, ya que siempre puedes lavar allí lo que necesites. Probablemente llegues a París en avión e ir con la maleta o mochila hasta los topes es un incordio, además de que te arriesgas a pagar un dineral por exceso de equipaje. Aquí puedes consultar las medidas y peso del equipaje de mano de las principales aerolíneas.

6. Viaja con seguro. Aparte de llevar la tarjeta sanitaria europea (TSE) de tu bebé, ten en cuenta que un seguro de viaje tiene muchas más coberturas. Con la TSE en muchos casos hay copago, por lo que no te va a salir gratis ir al médico.

En el caso del seguro de viaje, tienes cubierta toda la asistencia sanitaria y muchos otros temas, como el robo o pérdida de equipaje o la indemnización por la demora de tu vuelo o tren a París. Viajar con seguro sale barato en comparación con otros gastos del viaje, como la comida o el alojamiento, así que yo no me arriesgaría. Además, por leer La Vida son Dos Viajes tienes un 5% de descuento directo.

7. Evita volar a horas intempestivas. Volar en el primer y último vuelo del día suele ser más económico, pero eso implica trastocar bastante los horarios de tu bebé. Si vas a viajar a París con bebé, lo ideal es viajar en horario diurno porque el vuelo no suele ser muy largo. Hay personas que recomiendan hacer coincidir el vuelo con la hora de la siesta de tu bebé, aunque en nuestro caso eso no nos funciona porque hacemos todo a demanda sin rutinas.

Consejos para viajar a París con bebé

8. Aplica el slow travel en París. Viajar a París con bebés implica ir a un ritmo mucho más pausado que si fueras solo/a, en pareja o con amigos o familiares. Si a esto le sumas que la capital francesa tiene un tamaño inabarcable, visitarla deprisa y corriendo es la peor opción.

Para ayudarte a organizar tu itinerario, he preparado varias guías para recorrer la Ciudad de la Luz en un día, en 2 días, en 3 días y en 4 días. No intentes abarcar demasiado porque la frustración al ver que no cumples ni una décima parte de tu itinerario puede ser grandiosa. Es preferible ver pocos sitios y bien que ir con la lengua fuera forzando el ritmo de toda la familia.

9. Muévete en transporte público. Si vas a viajar mucho en transporte público, puede que te compense comprar la tarjeta Navigo o la Paris Visite. Nosotros hicimos cálculos y nos salía mejor de precio comprar 10 billetes de transporte t+ (salen más baratos comprándolos de 10 en 10 que sueltos).

Ten en cuenta que viajando por París con bebé, lo más cómodo es ir a pie todo lo que vuestras piernas os permitan. En el metro vas a sudar la gota gorda cargando con el carrito por las escaleras, ya que no hay ascensores.

Y el autobús es la opción menos mala, pero nunca se me olvidará el trayecto que hicimos en bus hasta la Torre Eiffel embutidos como sardinas. Si buscas comodidad, el autobús turístico puede ser una buena opción. Y recuerda que los menores de 4 años viajan gratis en transporte público.

10. Combina el carrito de bebé y la mochila de porteo. El Barrio Latino y Montmartre no son fáciles para ir con el carrito de bebé porque las calles son estrechas y muchas están empedradas.

Además, ten en cuenta que hay monumentos y miradores a los que no se puede acceder con el carrito, como el Arco del Triunfo, la 3ª planta de la Torre Eiffel o la cúpula de la Basílica del Sacré Coeur, así que lo mejor es llevar también la mochila de porteo para esos momentos.

Viajamos a París cuando Olivia tenía 15 meses y la experiencia fue muy buena, pese a que la ciudad no es muy baby-friendly.

Viajamos a París cuando Olivia tenía 16 meses y la experiencia fue muy buena, pese a que la ciudad no es muy baby-friendly.

 

11. Reserva tus entradas con antelación. Hacía tiempo que no visitaba una ciudad con tantas colas para entrar en monumentos, miradores, restaurantes… Como vas a viajar a París con bebé, es importante que reserves tus entradas con antelación para saltarte las colas y para garantizar tu plaza, ya que hay muchos lugares que tienen un aforo máximo diario.

Para que te hagas una idea, en mi último viaje a París me quedé con las ganas de subir otra vez a la Torre Eiffel, pero las entradas estaban agotadas con más de 1 mes de antelación. También había una cola enorme para visitar la Sainte-Chapelle, el Museo del Louvre y la Torre Montparnasse.

Dentro de la Torre Montparnasse hay un espacio para hacerte fotos muy chulas en familia.

Dentro de la Torre Montparnasse hay un espacio para hacerte fotos muy chulas en familia.

 

12. Haz algún free tour. Siempre recomiendo hacer un free tour el primer día que llegas a una ciudad porque te sirve para tener una primera toma de contacto, para situarte y para aprender un montón de historia y curiosidades. Nosotros hicimos con nuestra bebé el free tour general, que es uno de los mejores free tours de París, y me encantó la experiencia.

13. Ahorra en tus entradas a museos y monumentos. Viajar a París con bebé (o sin bebé) es caro, eso es indiscutible. Pero existe algún truco para no dejar tu cartera tiritando, y uno de ellos es reservar una tarjeta turística.

Puedes elegir entre el Go City Pase Explorer, que incluye la visita de 3, 4, 5 o 7 monumentos de París, o el Go City Todo Incluido, con el que puedes entrar en todos los lugares turísticos que quieras durante 2, 3, 4 o 6 días.

Y si tu objetivo es visitar los museos más famosos de París, te recomiendo leer mi opinión sobre el Paris Museum Pass. Hay muchos museos y monumentos en París con entrada gratuita para menores de 18 años, así que solo tendréis que comprar los pases turísticos de los adultos.

14. Piensa si quieres hacer alguna excursión en París. Una de las mejores excursiones en París es la que te lleva a conocer el Palacio de Versalles, que tiene unos salones y jardines maravillosos.

Otro de los lugares más bonitos cerca de París es Disneyland París. Yo lo conocí en mi primer viaje a la capital francesa antes de ser madre y cuando fuimos con Olivia no lo incluimos en el itinerario porque tenía 16 meses y pensamos que no iba a aprovecharlo al máximo.

Si a ti te interesa, te cuento en detalle cómo ir a Disney desde París, desde Charles de Gaulle y desde Orly. Es muy importante que reserves tu entrada con antelación en la web oficial porque se agotan rápido. Lo mismo ocurre con los mejores hoteles cerca de Disneyland París, ya que son más baratos que los hoteles que hay dentro de los parques Disney.

15. Los restaurantes suelen ser poco espaciosos. Alguna excepción habrá, pero mi experiencia viajando con bebé a París es que no es la ciudad más cómoda del mundo para salir a comer o cenar en familia.

En muchos restaurantes hay que reservar con antelación y en otros no dejan reservar y hay colas kilométricas. Los locales suelen ser pequeños y es difícil dejar el carrito sin entorpecer el paso y las tronas y cambiadores en muchos casos brillan por su ausencia. Toca tirar de paciencia y de comer con el bebé en tu regazo o llevar una trona portátil de casa.

16. Reserva un hotel lo más céntrico posible. Otro de mis consejos para viajar a París con bebés es elegir bien dónde alojarse para evitar demasiados desplazamientos. A mí me gusta mucho el Hôtel du Continent.

Otro plan, que quizás podrías estar valorando, es dormir con vistas a la Torre Eiffel. El problema es que desde allí estás más lejos de los sitios turísticos, así que no te aconsejo esa zona con bebé. Ojo porque muchos hoteles se encuentran en pisos antiguos y no tienen ascensor.

17. París no es muy baby-friendly. Esto es mi opinión personal y puede que tu experiencia sea diferente a la mía. Pero, a grandes rasgos, sentí que en París los bebés no son tan bien recibidos como en Berlín, Roma, Florencia o la Riviera Maya.

En muchos lugares no hay cola prioritaria y pocas veces me cedieron el sitio en el metro o autobús yendo con mi hija en brazos. Además, los alojamientos y restaurantes suelen ser pequeños, así que la falta de espacio puede llegar a agobiarte en algún momento.

Con esto no quiero quitarte la idea de viajar a París con bebé. Solo quiero que sepas la realidad (o mi realidad tal como yo la viví) para que no te lleves ninguna sorpresa.

18. No te pierdas los mejores museos de París. Antes de ser madre, no tenía claro si podría seguir visitando museos con bebé. Ahora que ya lo he probado en diferentes ciudades del mundo, no puedo más que recomendártelo.

Lógicamente no van a enterarse de las obras de arte, pero sí es una buena oportunidad para ofrecerles un montón de estímulos de colores, sonidos, luces, etc. que estoy segura les llamará la atención. Estos son, para mi gusto, los mejores museos de París.

19. Hay miradores que quitan el hipo. Subir a la Torre Eiffel es uno de los planes preferidos de muchos de los que viajamos a París, pero no es una visita cómoda porque suele haber mucha gente.

Por eso, es imprescindible reservar tu entrada con antelación en la web oficial que salen más baratas. Si no quedaran entradas (no me parecería nada raro) puedes reservar la entrada al 2º piso o al 3º piso.

20. Disfruta de la Ciudad de la Luz. De todos los consejos que te he dado para viajar a París con bebés, el más importante de todos es que disfrutes al máximo de tu escapada. Mentalízate de que tendrás que esperar alguna cola en monumentos y restaurantes y de que habrá gente vayas donde vayas.

Es una ciudad monumental y sería una pena quedarte solo con las cosas negativas. Ya que vas a gastarte dinero en este viaje, lo mejor es ir con la mente abierta y con la predisposición a pasártelo en grande.

La Catedral de Notre Dame es uno de los símbolos de París.

La Catedral de Notre Dame es uno de los símbolos de París.

 

Dudas frecuentes sobre viajar a París con bebés

¿Qué monumentos y museos son fácilmente accesibles con carrito de bebé?

Puedes subir en ascensor a muchos lugares turísticos, como la Torre Montparnasse (salvo el último tramo para subir a la azotea), la 2ª planta de la Torre Eiffel y la gran mayoría de museos, como el Museo del Louvre, el Centro Pompidou, el Museo de Orsay y el Museo de la Orangerie.

Sin embargo, hay escaleras para subir al Arco del Triunfo, a la cúpula de la Basílica del Sacré Coeur, a la 3ª planta de la Torre Eiffel y a las torres de la Catedral de Notre Dame (actualmente en reconstrucción).

En otros sitios es muy recomendable llevar también la mochila de porteo, ya que te piden dejar el carrito de bebé en consigna, como la Sainte-Chapelle, el Palacio de Versalles, el crucero por el Sena, el Panteón de París y la Ópera Garnier.

En tu viaje a París con bebé no olvides entrar en las Galerías Lafayette y subir a su azotea para disfrutar de las vistas.

En tu viaje a París con bebé no olvides entrar en las Galerías Lafayette y subir a su azotea para disfrutar de las vistas.

 

¿Hay prioridad en el Museo del Louvre viajando con bebé?

Nosotros estuvimos con Olivia en el Museo del Louvre y gran parte del museo es accesible en ascensor, aunque hay algún tramo de escaleras.

En la web oficial dicen que no está permitida la entrada con mochilas portabebés en las que vaya tu hijo/a detrás (tienes que llevar a tu bebé por delante).

Aunque no viene especificado en ninguna parte, pregunta en los controles de acceso porque nosotros entramos por una cola prioritaria para bebés. Sigo sin entender por qué, pero varios vigilantes de seguridad nos dijeron que era imprescindible que Olivia entrara sentada en el carrito y no en brazos.

En tu visita al Louvre también es importante decidir qué partes del museo vas a visitar (es inabarcable) y comprar con antelación tu entrada por libre o con guía en español.

Después de la visita, no hagas como nosotros que íbamos a salir a la calle para coger el metro en pleno diluvio. ¡La estación de Palais-Royal está dentro del museo!

¿Merece la pena hacer el crucero por el Sena con bebé?

¡Rotundamente sí! Uno de los mejores planes si vas a viajar a París con bebé es hacer un crucero por el Sena. Durante 1 hora cruzarás en barco por puentes monumentales y verás algunos de los lugares más famosos de París, como el Museo de Orsay, la Torre Eiffel y la Catedral de Notre Dame.

Es muy importante que compres la entrada con antelación, así solo tendrás que hacer la cola de embarque. Olivia fue muy entretenida escuchando la audioguía.

Si viajas en invierno, no te preocupes porque hay una planta entera con cristaleras donde se ve todo fenomenal, así que no hace falta que salgas a la cubierta. Aquí te cuento mi experiencia en el crucero por el Sena para que te animes a hacerlo.

Olivia estuvo muy atenta a las explicaciones de la audioguía durante el crucero por el Sena (y cambió de idioma un millón de veces).

Olivia estuvo muy atenta a las explicaciones de la audioguía durante el crucero por el Sena (y cambió de idioma un millón de veces).

 

¿Hay parques infantiles en París?

París no destaca por tener parques infantiles a montones, pero sí cuenta con varios parques y jardines muy agradables donde tu bebé podrá respirar aire puro y corretear (si ya camina). Los Jardines del Trocadero, el Jardín de las Tullerías, los Jardines de Luxemburgo y el Parque de Belleville son algunos de mis favoritos.

Además, en los Campos Elíseos es cómodo pasear con el carrito de bebé (obviando el ruido de los coches) porque es una avenida muy ancha.

¿Cómo ir de los aeropuertos de París al centro?

Como te adelantaba antes, los menores de 4 años viajan gratis en transporte público, así que es una gran ventaja. Pero ten en cuenta que el tiempo de trayecto varía mucho dependiendo del aeropuerto en el que aterrices (hay 3 aeropuertos en París).

Aparte del traslado privado, que es la opción más cómoda, hay más medios de transporte para llegar al centro de París desde los aeropuertos de Charles de Gaulle, Orly y Beauvais. Échale un vistazo a los artículos que acabo de enlazarte para decidir el transporte que más se ajuste a tu presupuesto.

¿Qué hacer en París con bebés o niños?

Si buscas planes específicos para hacer en París con bebés o niños, puedes ir al Museo de Historia Natural, aunque mi clara ganadora es La Cité des Enfants.

En este espacio lúdico los niños aprenden ciencia de una forma divertida y, además, las actividades están separadas por edades: de 2 a 7 años y de 5 a 12 años. ¡Vas a tener que volver a París para hacer todos los planes que se os van a quedar pendientes!

¿Te han gustado mis consejos para viajar a París con bebé? ¡Me ayudas mucho si lo compartes! Y si tienes alguna duda, déjame un comentario y te responderé lo antes posible.

TE AYUDO A VIAJAR A PARÍS AL MEJOR PRECIO

Artículos recomendados

Viajar a Jordania con niños.

Jordania con niños: guía para viajar por libre

Viajar a la Selva Negra con niños.

Selva Negra con niños: guía completa

Viajar con bebé en avión (y no morir en el intento)

Praga con niños: guía completa

Sobre Paula

Sobre Paula Morales

Periodista y traductora de formación. Tras varios años trabajando en Comunicación y Marketing Digital en diferentes empresas y agencias, decidí apostar por lo que de verdad me hace feliz: viajar y contártelo en La Vida Son Dos Viajes y ser tu asesora de viajes para ayudarte a recorrer el mundo por libre igual que lo hago yo.

Te animo a leer más sobre mí para saber quién está detrás de este proyecto al que le dedico mucho cariño, ilusión e infinitas horas de trabajo.

Código ético

Todo el contenido de este blog está redactado por mí, ya que mi prioridad es ofrecerte información real basada en mi propia experiencia. No acepto patrocinios de marcas para ser transparente contigo y en algunos artículos puedes encontrar enlaces de afiliación, así que si reservas a mí me dan una pequeña comisión para seguir adelante con este proyecto que tanto me gusta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios

¿QUIERES QUE TE ORGANICE TU PRÓXIMO VIAJE?

Confía en mí para organizar tu viaje de principio a fin. Solo tienes que contarme tus preferencias y fechas y yo me encargaré de todo.

Paula, organiza mi viaje

¡Gracias por suscribirte!