5/5 - (9 votos)

Tengo una buena noticia para ti: viajar a Lisboa con bebés es posible. Nosotros lo hicimos cuando Olivia tenía 10 meses y la experiencia fue muy positiva. Además, nuestro primer viaje al extranjero con ella fue por el norte de Portugal, así que le tengo un cariño especial al país luso.

Es verdad que la capital portuguesa no es la ciudad más fácil del mundo para recorrerla con carrito de bebé porque está repleta de suelos empedrados, calles empinadas y escaleras que conducen a preciosos miradores. Aun así, quiero animarte a que conozcas los sitios más bonitos que ver en Lisboa en familia y a que leas mis consejos para visitar Lisboa.

¿Cuál es la parte positiva de viajar con bebé a Lisboa? Entran gratis en los principales monumentos y tampoco pagan por viajar en transporte público hasta los 3 años. Además, la gastronomía es variada, saludable y no picante, y los lisboetas son muy cariñosos y se desharán en halagos con tu bebé. ¡Comenzamos!

En este artículo te cuento mis consejos para viajar a Lisboa con bebés.
En este artículo te cuento mis consejos para viajar a Lisboa con bebés.

 

¿Quieres hacer los mejores tours y excursiones en Lisboa?

 

Lisboa con bebés: qué hacer antes del viaje

1. Comprueba que tienes el DNI o pasaporte de tu bebé para entrar en Lisboa. Puede parecer una obviedad, pero es importante que tu bebé tenga el Documento Nacional de Identidad y que no esté caducado. Si su nacionalidad no pertenece a ninguno de los países de la Unión Europea, necesitará el pasaporte para entrar en Portugal.

2. Lleva un botiquín con los medicamentos básicos para tu bebé. En Lisboa hay muchas farmacias, así que si necesitaras algún medicamento sin receta, no te preocupes porque podrás comprarlo. Justo en el viaje a Lisboa Olivia se puso con 39 de fiebre uno de los días (acababa de empezar la guardería y estuvimos encadenando un virus tras otro). Fue un gran alivio saber que llevábamos el termómetro y el Apiretal con nosotros y, por suerte, la fiebre no le volvió y pudimos seguir el viaje con normalidad.

3. Si no das lactancia materna, no te preocupes por la leche. En los primeros viajes con Olivia, por ejemplo a Austria y Eslovenia, llevé un cargamento de leche de fórmula por si acaso. Luego me di cuenta de que no hacía falta. En todos los países desarrollados se vende leche artificial para bebés (incluso a veces la misma marca llamada de otra manera), así que una preocupación menos.

4. No llenes la maleta de “por si acasos”. En el primer viaje con Olivia por Portugal no te imaginas cómo llenamos el coche. ¡Parecía que nos íbamos a mudar a Matosinhos! Con el paso de los meses creo que hemos mejorado un poco el tema logístico y mi mayor consejo es que viajes ligero (teniendo en cuenta que nunca llegarás al nivel minimalista que tenías antes de ser madre o padre). Si se te olvidara llevar ropa de abrigo para tu bebé o un gorro para el sol, como nos pasó a nosotros en Lisboa, tienes tiendas en cada esquina.

5. Elige el medio de transporte más cómodo para tu bebé. Dependiendo de dónde vengas, es probable que puedas elegir entre ir en avión o en coche a Lisboa. Nosotros fuimos desde Madrid en coche y la ventaja es que puedes parar todas las veces que quieras. También ten en cuenta que para ir de Lisboa a Sintra y de Lisboa a Cascais la mejor opción es el transporte público y que no hay parkings gratuitos en el centro de Lisboa.

6. Si es tu primer vuelo en avión con bebé, olvídate de las miradas ajenas. Y si es tu segundo vuelo, y tu décimo, también. Una de las cosas que más me preocupaban al ser madre era que Olivia llorara en el avión y tener que lidiar con las miradas ajenas y los comentarios inoportunos. Cuando esto pasa, siempre pienso: “señor/ señora, usted también fue un bebé”.

7. No olvides tu seguro de viaje. Una de las cosas que no se te deberían pasar por la cabeza si vas a viajar a Lisboa con bebés es ir sin seguro. En Lisboa puedes utilizar la Tarjeta Sanitaria Europea, pero el seguro de viaje tiene muchas más coberturas, como la pérdida o robo de equipaje, la demora del avión, etc. Además, tienes un 5% de descuento por leer La Vida son Dos Viajes.

 

8. Lleva la Tarjeta Sanitaria Europea. Independientemente de que viajes con seguro o no, es importante que lleves tu Tarjeta Sanitaria Europea (así irás doblemente seguro/a). Da mucha tranquilidad saber que si le pasa algo a tu bebé, podrán atenderle en algún hospital o centro sanitario.

9. Elige un hotel céntrico. Esta última vez que estuvimos en Lisboa fuimos con Olivia por primera vez. Se nos echó el tiempo encima con la reserva de alojamiento y cuando quisimos mirar opciones, los precios estaban disparados. Al final nos quedamos lejos del centro en un hotel muy básico porque solo quedaban albergues u hoteles carísimos. Para que no te pase lo mismo, te cuento dónde dormir en Lisboa y mis hoteles recomendados, como el Hotel da Baixa o el Chiado Arty Flats si prefieres un apartamento.

¿Quieres dormir en un apartamento en el centro de Lisboa?

 

10. Reserva con antelación los tours y excursiones. Viajar con bebé a Lisboa (o a cualquier parte del mundo) a veces implica no ceñirse a unos horarios. Aun así, yo reservé con antelación un free tour en Lisboa. Si vas a visitar Sintra, también es importante que reserves previamente las entradas al Palacio da Pena porque si no corres el riesgo de quedarte sin entrar (es un palacio de cuento precioso, pero muy turístico).

Viajamos a Lisboa cuando Olivia tenía 10 meses y la experiencia fue maravillosa.
Viajamos a Lisboa cuando Olivia tenía 10 meses y la experiencia fue maravillosa.

 

Consejos para viajar a Lisboa con bebés

11. En Lisboa hay muchas cuestas, escaleras y adoquines. Hay zonas más baby-friendly, como la Praça do Comercio, la Praça da Figueira, la Praça do Rossio o la Avenida da Liberdade. Cuando te aproximas al suelo de baldosa te empiezas a venir arriba, eso es así.

Pero luego están los mejores miradores de Lisboa, a los que se llega por cuestas o, en su defecto, escaleras por las que tendrás que subir cargando con el carrito. Tómatelo con calma y alégrate de volver a casa con los glúteos más firmes que nunca.

El Mirador de Portas do Sol se puede visitar fácilmente con carrito de bebé.
El Mirador de Portas do Sol se puede visitar fácilmente con carrito de bebé.

 

12. Prepara un itinerario realista. Nosotros seguimos viajando a un ritmo bastante rápido, pero lógicamente no nos cunde lo mismo que antes. Si quieres puedes echar un vistazo a mis itinerarios por Lisboa en 3 días, 2 días y 1 día y adaptarlos al ritmo de tu bebé. Y recuerda que es preferible renunciar a itinerarios imposibles y elegir solo algunos de los mejores planes que hacer en Lisboa. Ya sabes, viajar a Lisboa con bebés es sinónimo de slow travel.

13. Haz cálculos para ver si te compensa la Lisboa Card. Aquí te hablo sobre las ventajas de la Lisboa Card. En resumen, incluye la entrada gratuita a muchos monumentos, como el Monasterio de los Jerónimos, la Torre de Belém y el Elevador de Santa Justa. También ofrece muchos descuentos y transporte público ilimitado.

Te recomiendo pensar bien qué monumentos quieres visitar y con qué frecuencia crees que te moverás en transporte público. En función de eso, reserva la Lisboa Card (o no). En este caso el ahorro es para los adultos, ya que los bebés no pagan.

14. Combina carrito y porteo. Si quieres viajar a Lisboa con bebés, la mejor opción es combinar el porteo y el carrito de bebé (siempre que tu hijo/a quiera, claro). Nosotros la mayoría del tiempo utilizamos el carrito, pero para subir a los miradores, la única opción era la mochila porque había largos tramos de escaleras.

Viajar a Lisboa con bebés es posible, a pesar de sus calles empedradas y sus cuestas.
Viajar a Lisboa con bebés es posible, a pesar de sus calles empedradas y sus cuestas.

 

15. Suele haber tronas y cambiadores en los restaurantes. En los restaurantes en los que comimos nosotros nos pusieron la trona sin problema. También me fijé que había cambiadores en algunos baños (no en todos). Pero no te extrañe que en algún momento te toque cambiar el pañal en el carrito si no hay mucha más alternativa. Lo mejor, estando de viaje, es asumir que no vas a tener todas las comodidades del mundo. A cambio, le estás regalando a tu hijo/a unas experiencias que no tienen precio.

16. En Lisboa se come muy bien. Si tu bebé ya ha empezado con la alimentación complementaria, seguro que puede probar alguno de los platos típicos de Lisboa. La gastronomía portuguesa es saludable, cocinan mucho pescado a la brasa o en caldereta, carne a la plancha o en guiso y lo suelen acompañar de patata y verduras. El sabor de los platos es bastante suave, así que no tendrás problema (nada que ver con Ciudad de México).

17. Ojo con los paseos en barco por el río Tajo. Nosotros contratamos este paseo en barco a Belém y fue una mala decisión viajando con bebé. La travesía por el río Tajo es una maravilla y se pasa por el famoso Puente 25 de Abril, se ve de lejos el Cristo Rey y la imagen del Monumento a los Descubrimientos y la Torre de Belém desde el barco es una preciosidad.

¿Cuál fue el problema? Aquí te cuento mi experiencia en el paseo en barco por Lisboa en detalle, pero te adelanto que el gran inconveniente fue el viento. Nos dieron mantas y no había forma humana de resguardar a la bebé, que estaba muy incómoda por el viento en los oídos. Acabé metida en la cabina de los capitanes con Olivia y Pablo fuera haciendo fotos para enseñároslas después en La Vida son Dos Viajes.

Si quieres ir en barco, pregunta si es cubierto o no y si hace mucho viento ese día, porque aunque te parezca que no lo hace, el vendaval y la sensación térmica en el barco es otro cantar.

No te recomiendo dar un paseo en barco por el Tajo salvo que te aseguren que ese día no hace viento.
No te recomiendo dar un paseo en barco por el Tajo salvo que te aseguren que ese día no hace viento.

 

18. Los tranvías no son el transporte más cómodo. Otro consejo para viajar a Lisboa con bebés es moverte en transporte público si te cansas de caminar. Pero ten en cuenta que los tranvías, especialmente el 28 y el 15 que te lleva a Belém, van que no cabe un alfiler. Nosotros a la vuelta de Belém conseguimos entrar en un tranvía, pero el vagón iba hasta arriba de gente y no es lo más cómodo del mundo. Si puedes llegar a un punto cercano en autobús, mejor el bus.

19. Aprovecha para conocer los alrededores de Lisboa. Puedes llegar en transporte público a algunos de los sitios más bonitos que ver cerca de Lisboa. ¿Qué tal un paseo por las playas de Cascais? Este plan lo hice el tercer día que estuve por Lisboa y alrededores y es factible con bebé.

Cascais es una de las mejores escapadas de un día desde Lisboa.
Cascais es una de las mejores escapadas de un día desde Lisboa.

 

¿Te apetece hacer una excursión a Sintra, Cascais y el Palacio da Pena desde Lisboa?

 

20. Prepárate para socializar con los lisboetas. Una de las cosas que más me gustan de ser madre es tener mucho más contacto con la gente local cuando viajo. Portugal fue nuestro primer viaje al extranjero y tengo mucho cariño al road trip que hicimos por Oporto, Viana do Castelo, Matosinhos, Coímbra, Aveiro, Braga y Guimarães. En Lisboa los portugueses también nos paraban a menudo para decirle carantoñas a nuestra “menina” y ella feliz.

Algunas dudas frecuentes sobre viajar a Lisboa con bebés

¿Hay parques en Lisboa?

¡Claro que sí! Si tu bebé ya anda y te apetece ir a un lugar tranquilo para que corretee a gusto, mi parque favorito con diferencia es el Jardim da Estrela, también conocido como Jardim Guerra Junqueiro.

Tiene parques infantiles, lagos con patos, árboles que dan sombra (importante en verano), un pequeño kiosko en el centro donde la gente se reúne para bailar y varios bares para tomar algo.

Otras opciones son el Jardín del Príncipe Real y el Jardim da Cerca da Graça.

¿Se puede entrar en el Elevador de Santa Justa con carrito de bebé?

Sí y no. Me explico. El Elevador de Santa Justa tiene una primera parte en la que se sube en ascensor, aunque salvo que vayas a primera o a última hora del día, va lleno hasta los topes.

Cuando salgas del ascensor, si quieres llegar al mirador, tendrás que subir una escalera de caracol bastante estrecha. No es posible subirla con carrito de bebé.

Mi recomendación es que hagáis turnos para disfrutar de las vistas del Castillo de San Jorge y del barrio de la Baixa desde este elevador histórico. Así evitáis ir en el primer tramo del elevador como sardinas enlatadas y os ahorráis el último tramo de escaleras que, como te decía, con carrito de bebé es inviable. Otra opción es portear al bebé para poder hacer el recorrido completo y llevar el carrito plegado.

¿Puedo visitar el Monasterio de los Jerónimos con carrito de bebé?

Sí, no hay problema. Podrás visitar con tu bebé este precioso monasterio, que fue declarado Patrimonio de la Humanidad y es una de las Siete Maravillas de Portugal.

Lo único que tienes que tener en cuenta es que cierra los lunes, el 1 de enero, el Domingo de Pascua, el 1 de mayo y el 25 de diciembre.

¿Se puede visitar la Torre de Belém con bebés?

La Torre de Belém es uno de los símbolos de Lisboa y estoy segura de que la habrás visto cientos de veces en reportajes de viajes.

Si vas a viajar a Lisboa con bebés, ten en cuenta que dentro de la torre hay cinco plantas: la Sala del Gobernador, la Sala de los Reyes, la Sala de Audiencias, la capilla y la Terraza de la Torre de Belém.

Lógicamente no hay ascensor para ir de una planta a otra, así que no es posible ir con carrito de bebé. Si te mueres de ganas de conocer este monumento por dentro, puedes portear a tu bebé, aunque las vistas desde fuera ya compensan con creces el camino hasta Belém.

¿Puedo visitar el Castillo de San Jorge con carrito de bebé?

Hay dos cosas que debes tener en cuenta. El camino de subida al castillo es por una calle empedrada y empinada. Se puede hacer con carrito de bebé, aunque no es el paseo más cómodo.

Para mí es mucho mejor subir en el elevador del Castillo de San Jorge. En realidad son dos ascensores: el primero se coge en la Rúa dos Fanqueiros y el segundo en el Mercado do Chão do Loureiro. Te ahorras la caminata cuesta arriba y, además, es gratuito.

Otra cosa importante que debes tener en cuenta es que se forman largas colas en el Castillo de San Jorge. Madruga para llegar poco antes de que abran el castillo (te lo digo yo que uno de los días tuve que darme media vuelta).

¿Cómo ir del Aeropuerto de Lisboa al centro?

Aquí te cuento en detalle cómo ir del Aeropuerto de Lisboa al centro y los transportes que más te recomiendo. Puedes ir en transporte público o contratar este traslado privado a tu hotel si buscas comodidad.

Independientemente de cómo llegues a Lisboa, estoy segura de que el ambiente de sus plazas, su gastronomía, los miradores y las vistas del río Tajo van a dejarte con ganas de más. Y cuando vuelvas, podrás decirle a todo el mundo que tú CLARO que pudiste viajar a Lisboa con tu bebé.

¿Te ha gustado mi artículo sobre los consejos para viajar a Lisboa con bebés? ¡Me ayudas mucho si lo compartes! Y si tienes alguna duda, déjame un comentario y te responderé lo antes posible.

TE AYUDO A VIAJAR A LISBOA AL MEJOR PRECIO