Estás en: Inicio / Polonia / Campo de concentración de Auschwitz: dónde está, entradas y visita

Campo de concentración de Auschwitz: dónde está, entradas y visita

5/5 - (9 votos)

La visita al campo de concentración de Auschwitz es, sin ninguna duda, la más sobrecogedora que puedes hacer en tu viaje a Cracovia. Es ver con tus propios ojos dos de los campos de concentración construidos por la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Barracones, cámaras de gas, crematorios, objetos que pertenecían a los prisioneros asesinados…

Como te puedes imaginar, es una visita muy dura en la que te das cuenta de la crueldad que puede llegar a tener el ser humano. A mí se me revolvían las tripas solo de ver las vías del tren por las que llegaban los prisioneros a “trabajar” o las duchas donde en teoría les llevaban para asearse, pero no eran más que una trampa para gasearles y acabar con su vida.

El Museo Estatal Auschwitz Birkenau es el reflejo de un pasado no tan lejano que todavía duele. Una época en la que asesinaron injustamente a más de un millón de personas. En mi opinión, la visita a los campos de concentración de Auschwitz I y Auschwitz Birkenau es imprescindible para reflexionar sobre uno de los episodios más trágicos e inhumanos del siglo XX. Y, sobre todo, para que nunca jamás se repitan estas atrocidades.

La visita al campo de concentración de Auschwitz es muy dura,

La visita al campo de concentración de Auschwitz es muy dura.

 

¿Quieres conocer los sitios más impresionantes de Cracovia?

 

Historia del campo de concentración de Auschwitz

Antes de contarte mi visita al campo de concentración de Auschwitz, quiero resumirte brevemente su historia. Como habrás visto cientos de veces en películas, novelas y documentales, Auschwitz fue el mayor centro de exterminio del régimen nazi. Estaba ubicado en los territorios polacos ocupados por la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

Aquí se cometieron auténticas atrocidades. Pero ¿cuál era el criterio para elegir a las personas que acaban en Auschwitz? La gran mayoría eran judíos, aunque también había prisioneros de guerra, homosexuales, gitanos, comunistas y disidentes del régimen, entre otros.

Había tres campos de concentración: Auschwitz I, que es donde estaba el famoso cartel en alemán de Arbeit macht frei (El trabajo os hará libres), Auschwitz II – Birkenau y Auschwitz III. Además, en el complejo había 44 subcampos.

El primer campo de concentración de Auschwitz abrió en mayo de 1940 y los tres campos estuvieron en funcionamiento hasta enero de 1945, fecha en la que fueron liberados por el ejército soviético. Durante ese periodo, los encargados de administrarlos fueron varios comandantes de las SS.

Los prisioneros trabajaban para conseguir esa fingida libertad que se les prometía al entrar en el campo de concentración de Auschwitz, aunque muy pocos sobrevivieron debido a las durísimas condiciones de trabajo a las que les sometían. Otros morían en las cámaras de gas, ahorcados o por desnutrición.

En Auschwitz había tres campos de concentración y 44 subcampos.

En Auschwitz había tres campos de concentración y 44 subcampos.

 

Liberación del campo de concentración de Auschwitz

En enero de 1945, el ejército soviético avanzaba firme hacia Polonia, así que los nazis decidieron evacuar el campo de concentración de Auschwitz y sus subcampos. Decenas de miles de prisioneros fueron obligados por las SS a marchar durante muchos kilómetros a Gliwice (Gleiwitz) y Wodzislaw (Loslau). Y a todo aquel que no tuviera fuerzas para proseguir la marcha, le fusilaban.

Cuando llegaban a su destino, subían a los prisioneros en trenes de carga y les enviaban a campos de concentración en Alemania, principalmente a Flossenbürg, Sachsenhausen, Gross-Rosen, Buchenwald, Dachau y Mauthausen, este último en Austria.

Finalmente, el 27 de enero de 1945, el Ejército Rojo liberó a los prisioneros que quedaban en Auschwitz I, Birkenau y Auschwitz III, aunque por desgracia muchos de ellos estaban tan enfermos que no logaron sobrevivir. Aunque no hay una cifra consensuada, se calcula que los soviéticos liberaron a unos 6.000-7.000 prisioneros.

Torre de vigilancia y verja electrificada para evitar que los prisioneros huyeran.

Torre de vigilancia y verja electrificada para evitar que los prisioneros huyeran.

 

Museo Estatal Auschwitz Birkenau

Aunque ya te aviso que la visita al Museo Estatal Auschwitz Birkenau es muy dura, creo que es fundamental. Se me viene a la cabeza la famosa cita que dice: “quien no conoce su historia, está condenado a repetirla”. Pues eso mismo.

Por eso, en 1947 se creó el Museo Estatal Auschwitz Birkenau en Oświęcim, Polonia. Aquí conocerás los crímenes de guerra alemanes en la Polonia ocupada, tanto en el campo de concentración de Auschwitz I como en Auschwitz Birkenau. En 1979 este museo fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Enseguida te cuento qué verás en el Museo Estatal Auschwitz Birkenau y mi experiencia visitando este lugar que te pone los pelos de punta. Es espeluznante pensar en la cantidad de muertes que hubo por el Holocausto y ya solo de ver las torres de guardia, el crematorio o las vías del tren se te revuelve el estómago.

Placa conmemorativa del Museo Estatal Auschwitz Birkenau en Polonia.

Placa conmemorativa del Museo Estatal Auschwitz Birkenau en Polonia.

 

Visita al campo de concentración de Auschwitz I

Auschwitz I se construyó en 1940 y fue el campo de concentración original. Sirvió como centro administrativo y aquí murieron sobre todo muchos prisioneros de guerra soviéticos y prisioneros políticos polacos.

En Auschwitz I es donde los prisioneros eran recibidos con el lema Arbeit macht frei que te comentaba antes. Una falsa promesa de que el trabajo les haría libres. Aparte de servir como lugar de exterminio, en este campo encarcelaban a los enemigos del régimen nazi y utilizaban a los prisioneros como mano de obra forzada para las empresas de las SS relacionadas con la construcción y la industria armamentística.

En el campo de concentración de Auschwitz I había infinidad de barracones para los prisioneros, una cámara de gas, un crematorio y se hacían experimentos médicos con niños, enanos y adultos. El Edificio 11 lo utilizaban los guardias de las SS para ejecutar a grupos selectos de prisioneros. La verdad que parece mentira que el ser humano sea capaz de hacer algo así.

En esta parte de la visita al campo de concentración de Auschwitz podrás ver un documental y exposiciones donde te haces perfectamente a la idea de cómo trataban a los prisioneros. Y lo que más me impactó fue ver algunos de los objetos que utilizaban los prisioneros y que se consiguieron guardar. Montones de zapatos, maletas, gafas, maquinillas de afeitar, peines e incluso pelo humano que se utilizaba para tejer. Es realmente sobrecogedor. 

A los prisioneros les engañaban diciéndoles que el trabajo les haría libres.

A los prisioneros les engañaban diciéndoles que el trabajo les haría libres.

 

Visita a Auschwitz Birkenau

Como te comentaba al principio, otro de los tres campos de concentración que había era Auschwitz Birkenau. Este campo de concentración está en Birkenau, a 3 km de Auschwitz I. Aquí murió la mayoría de los prisioneros, ya que este lugar se construyó en 1941 como campo de concentración y exterminio. Es decir, el objetivo principal de Auschwitz Birkenau no era acoger prisioneros para que realizaran trabajos forzados, como ocurría en Auschwitz I y III.

El campo de Auschwitz Birkenau es el que probablemente te suene más de haberlo visto cientos de veces en películas y documentales. En él instalaron torres de vigilancia con verjas electrificadas y contaba con varias cámaras de gas con capacidad para 2.500 prisioneros y 4 crematorios. Seguro que recuerdas cuando les decían a los prisioneros que se fueran a la ducha y, una vez allí, morían gaseados con Zyklon B. Por supuesto, se quedaban con las pocas pertenencias y objetos de valor que tuvieran y finalmente les llevaban al crematorio.

En mi visita a Auschwitz Birkenau no podía parar de imaginar esos terribles viajes en tren en los que llegaban los prisioneros. Una vez en el campo de concentración, las SS decidían si iban directamente a la cámara de gas, si les enviaban a campos de trabajo o si les utilizaban para crueles experimentos médicos.

Durante el recorrido por Auschwitz Birkenau podrás ver varios barracones, las cámaras de gas, crematorios y letrinas. Antes de irte, no olvides subir a la torre de vigilancia, desde donde puedes ver la inmensidad del campo de Auschwitz Birkenau y las vías del tren. Como ves, los nazis tenían todo muy bien pensado para la “solución final”.

Aparte de Auschwitz I y Auschwitz Birkenau, existía Auschwitz III (Monowitz), utilizado como campo de trabajo esclavo de la empresa I.G. Farben para fabricar caucho sintético y combustibles. También había 44 subcampos aunque, como te decía, la visita incluye solo el campo de concentración Auschwitz I y Auschwitz Birkenau.

Esta es una de las imágenes que seguro habrás visto cientos de veces en películas y documentales.

Esta es una de las imágenes que seguro habrás visto cientos de veces en películas y documentales.

 

¿Te apetece conocer Auschwitz y las Minas de Sal de Wieliczka en un día?

 

Algunos datos clave sobre el campo de concentración de Auschwitz

1) Auschwitz contaba con tres campos de concentración. Auschwitz I se construyó en 1940 y los dos campos restantes entre 1941 y 1942. Todos ellos estuvieron en funcionamiento hasta su liberación por el Ejército Rojo en 1945.

2) Se calcula que más de 1,1 millones de personas fueron asesinadas en Auschwitz. De todas ellas, la gran mayoría eran judíos.

3) En Auschwitz I tatuaban a los prisioneros elegidos para realizar trabajos forzados con un número de identificación en el brazo izquierdo.

4) En octubre de 1944, hubo una revuelta en Auschwitz Birkenau cuando cientos de prisioneros se enteraron de que iban a ser asesinados. Consiguieron destruir un crematorio, una cámara de gas y mataron a tres guardias de las SS. Después, los alemanes se vengaron y asesinaron a casi todos los prisioneros que habían participado en este alzamiento.

5) Los alemanes intentaron destruir las cámaras de gas cuando se enteraron de que el ejército soviético estaba cerca, allá por enero de 1945.

6) El campo de Auschwitz Birkenau era el de mayor extensión de todos los campos y subcampos construidos en Oświęcim.

7) Los prisioneros tomaban tres comidas al día, si se le puede llamar así. Esto incluía medio litro de agua con café o té por la mañana, 1 litro de sopa al mediodía y pan con salchicha, mermelada o queso para cenar.

8) En total, 928 prisioneros intentaron escapar de Auschwitz, pero solo 196 lo consiguieron.

9) Hay miles de películas sobre el Holocausto, pero algunas de mis preferidas son: El informe Auschwitz, El último tren a Auschwitz, La lista de Schindler, El pianista, El hundimiento y La vida es bella.

10) En cuanto a novelas, me gustaron mucho las siguientes: El tatuador de Auschwitz, la bibliotecaria de Auschwitz, El niño con el pijama de rayas y La bailarina de Auschwitz.

Te cuento cómo conseguir las entradas y mi visita al campo de concentración de Auschwitz.

Te cuento cómo conseguir las entradas y mi visita al campo de concentración de Auschwitz.

 

Entradas a Auschwitz: cómo reservar

Ahora que ya sabes la historia del campo de concentración de Auschwitz, quiero contarte dónde reservar tus entradas para conocer en persona uno de los sitios más sobrecogedores en los que he estado nunca.

Tour guiado a Auschwitz

La opción más cómoda es reservar este tour guiado a Auschwitz desde Cracovia. Incluye el trayecto hasta Oświęcim, que dura una hora, y la visita de los dos campos de concentración.

Para mí es la opción más recomendable porque ahorras bastante tiempo en desplazamientos, viajas con un guía que te dará todas las explicaciones en español y te ahorras el tener que averiguar cómo ir al campo de concentración, cómo desplazarte allí entre los dos campos, etc. Aquí te cuento en detalle todo lo que necesitas saber sobre la excursión a Auschwitz desde Cracovia.

Si quieres aprovechar para conocer dos visitas imprescindibles en Polonia, puedes reservar este tour a Auschwitz y las Minas de Sal en un día. Yo me quedé con las ganas de visitar las Minas de Sal de Wieliczka, así que ya tengo excusa para volver.

Otros tours a Auschwitz que te pueden interesar son:

¿Quieres ir al campo de concentración de Auschwitz desde Cracovia?

 

Entradas para visitar Auschwitz por libre

Si prefieres ir por tu cuenta, te recomiendo que te reserves toda una mañana. Calcula que la visita te llevará unas 3 horas y aparte tienes que sumarle el tiempo que tardas en desplazarte desde y hacia Cracovia.

Puedes comprar tus entradas en la página oficial, pero te adelanto que no suele haber muchos tours en español, la mayoría son en inglés y polaco. Por eso, si te apetece ir por libre, reserva con tiempo para no quedarte sin tu plaza.

Dónde está Auschwitz (+ mapa)

Por último, quiero contarte dónde está Auschwitz para que lo sitúes en el mapa. Como te he contado antes, en la visita a Auschwitz recorrerás el campo original y Birkenau, que es el que se construyó específicamente como campo de exterminio.

Auschwitz I está en la localidad de Oświęcim, a 70 km de Cracovia. El trayecto en coche o autobús dura en torno a 1 hora. Respecto a Auschwitz Birkenau, este campo está a solo 3 km del primero, por lo que puedes ir caminando (unos 30 min) o en un autobús que une ambos campos de concentración.

Cómo llegar a Auschwitz 

La forma más cómoda para llegar a Auschwitz es reservando este tour que incluye el transporte, guía de habla española y la entrada a los campos de concentración de Auschwitz I y Auschwitz Birkenau.

Si prefieres llegar por tu cuenta, puedes ir en autobús desde la estación de Kraków Główny. Recuerda que tienes que bajarte en la parada de Oświęcim Muzeum.

Antes de terminar, te dejo por aquí más artículos sobre Polonia que te pueden venir bien:

¿Te ha gustado el artículo sobre mi visita al campo de concentración de Auschwitz? ¡Compártelo, me ayudas mucho! Y si tienes alguna duda, como siempre, te leo abajo en comentarios.

TE AYUDO A VIAJAR A CRACOVIA AL MEJOR PRECIO

Artículos recomendados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios