El búnker de El Capricho, conocido en nombre clave como Posición Jaca, es parte de la historia de Madrid durante la Guerra Civil. Sorprende, además, que este refugio antiaéreo se encuentre en el parque de El Capricho, uno de los más bonitos de la ciudad.

La visita al búnker de El Capricho es súper interesante. Conocerás la historia del parque y del búnker construido por los republicanos en 1937 y podrás pasear por el interior de este refugio, que todavía conserva parte de su decoración original en muy buen estado.

Fue construido para los altos mandos del Estado Mayor y es uno de los búnkeres mejor conservados de España y de Europa. De hecho, se ha utilizado como modelo en otras ciudades europeas. Por eso, y por su importancia histórica, no es tarea fácil el tema de las reservas en el búnker de El Capricho.

Pero que no cunda el pánico. En este artículo te cuento cómo visitar el búnker, dónde reservar las entradas, cómo llegar al parque de El Capricho, y la historia y muchas curiosidades de este refugio que seguro te dejan con la boca abierta. ¡Comenzamos!

La visita al búnker de El Capricho es una de las actividades de Pasea Madrid que más me gustaron.
La visita al búnker de El Capricho es una de las actividades de Pasea Madrid que más me gustaron.

 

¿Te apetece recorrer Madrid con visitas guiadas?

 

Parque El Capricho de Madrid: un poco de historia

Antes de hablarte del búnker de El Capricho, quiero contarte unas breves pinceladas del parque donde se encuentra en la Alameda de Osuna. Es una de las zonas verdes más famosas de Madrid, junto con los parques de Madrid Río y El Retiro, y destaca por ser el único jardín del romanticismo en Madrid.

Pero ¿quién tuvo el capricho de hacer este parque histórico del siglo XVIII? Aquí entra en juego la duquesa de Osuna, quien lo mandó construir entre 1787 y 1839 para tener un lugar de recreo. De hecho, todavía se conserva el Palacio de los Duques de Osuna dentro del parque de El Capricho, de estilo neoclásico.

Este pulmón verde, bastante desconocido para muchos, está inspirado en los jardines de Versalles. Aquí vinieron a trabajar los jardineros y escenógrafos más prestigiosos y, como dato curioso, cuenta con tres jardines en uno: el francés o parterre, el italiano con monumentos y esculturas, y el jardín inglés que se asemeja a una pradera natural.

Escultura en el parque de El Capricho de Madrid.
Escultura en el parque de El Capricho de Madrid.

 

Tras la muerte de la duquesa, el Parque de El Capricho comenzó su declive. Por suerte, el Ayuntamiento de Madrid lo compró en 1974 para rehabilitarlo. Ahora este parque, que abre solo los fines de semana y festivos, cuenta con un fortín, un templete, un laberinto de arbustos, la pequeña ermita, un abejero, la Casa de la Vieja, un invernadero, riachuelos, estanques y otra serie de caprichos que la duquesa de Osuna quiso tener. Eso sí, ella nunca vio finalizado el jardín.

El parque de El Capricho solo abre los fines de semana y festivos.
El parque de El Capricho solo abre los fines de semana y festivos.

 

Fachada del palacio de los Duques de Osuna, muy próxima a la entrada al búnker de El Capricho.
Fachada del palacio de los Duques de Osuna, muy próxima a la entrada al búnker de El Capricho.

 

Y ahora que ya sabes un poco más sobre la historia de este parque madrileño, paso a contarte uno de sus grandes secretos: el búnker de la Guerra Civil española. Fíjate si los republicanos pensaron bien su ubicación, que muchos visitantes del parque de El Capricho no saben de su existencia.

Pasear por este parque madrileño es uno de los mejores planes que hacer en la ciudad.
Pasear por este parque madrileño es uno de los mejores planes que hacer en la ciudad.

 

El Templete de Baco es uno de los monumentos más destacados del parque de El Capricho.
El Templete de Baco es uno de los monumentos más destacados del parque de El Capricho.

 

Historia del búnker de El Capricho

Todo comenzó cuando los Bauer, unos banqueros alemanes, compraron el palacio de los Duques de Osuna cuando la duquesa falleció. Después, el Socorro Rojo Internacional incautó el parque de El Capricho para construir un hogar-escuela para los hijos de los obreros.

Como la guerra no tenía pinta de terminar, más bien todo lo contrario, el jardín se convirtió en una base militar donde se guardaban los tanques que enviaba la Unión Soviética al Ejército Republicano. En mayo de 1937, el parque de El Capricho fue elegido como Cuartel General del Estado Mayor Republicano.

En ese momento se decidió crear el búnker de El Capricho. Y te preguntarás: ¿por qué en este parque y no en otro lugar? Primero, por la densa vegetación que propiciaba que los aviones no tuvieran visibilidad. De hecho, se construyó como refugio antiaéreo. Pero no solo por eso. Este parque estaba en una zona más protegida que en el centro de la ciudad, donde los ataques eran más cruentos, y además estaba cerca del aeropuerto.

Una de las figuras más importantes en esta historia es el General Miaja. Este alto mando republicano fue el encargado de dar la orden de traslado en 1937 a este parque y dirigió batallas como la de Guadalajara y el Ebro. Cuando el General Miaja pasó a hacerse cargo del Grupo de Ejércitos de la Región Centro-Sur, Segismundo Casado López ocupó su cargo y mantuvo el Cuartel General en el mismo lugar hasta el final de la contienda.

Me impresionó mucho la amplitud del interior del búnker de El Capricho.
Me impresionó mucho la amplitud del interior del búnker de El Capricho.

 

El búnker de Miaja o Posición Jaca

Posición Jaca era el nombre en clave que utilizaba el Cuartel General del Ejército Republicano del Centro para referirse al búnker de El Capricho de Madrid. Aparte de su construcción como refugio contra los bombardeos aéreos, también se hicieron reformas en el palacio de los Duques de Osuna, un pabellón de comunicaciones y varias estancias para alojar a las tropas.

El búnker de El Capricho llama la atención por sus 30 metros de longitud, 2,5 metros de alto y 2 metros de ancho. En él había antiguamente un generador de electricidad, tres chimeneas, depósitos de combustibles y varias habitaciones que hacían la función de oficinas, teléfono y telégrafo, cuartos de baño y dormitorios con literas.

Por cierto, fíjate en la forma tan curiosa de las puertas metálicas del búnker de El Capricho. Si te recuerdan a las compuertas de los barcos, no vas mal encaminado, ya que las construyeron ingenieros navales.

El búnker de Miaja o Posición Jaca nunca llegó a utilizarse. De hecho, los mandos del Estado Mayor residían en el palacio de la Alameda de Osuna, donde tenían todas las comodidades. A pesar de que no hay mucha documentación sobre el uso del búnker, ya que era totalmente secreta, sí se sabe que sirvió como modelo para la construcción de otros búnkers en Europa durante la Segunda Guerra Mundial.

El búnker de El Capricho quedó abandonado tras la Guerra Civil española. Pero como te comentaba antes, el Ayuntamiento de Madrid lo compró en 1974 para restaurarlo. Desde 2016 se puede visitar el búnker y es una de las actividades culturales más populares de Pasea Madrid, junto con el frontón Beti Jai. Las entradas vuelan, pero enseguida te cuento cómo reservar en el búnker de El Capricho.

La sala del generador de gasoil preserva las pinturas negras de cuando se rodó allí una película sobre Drácula.
La sala del generador de gasoil preserva las pinturas negras de cuando se rodó allí una película sobre Drácula.

 

Visita al búnker de El Capricho en Madrid

Ahora quiero contarte mi experiencia personal durante la visita al búnker de El Capricho, pero te adelanto que salí fascinada de este refugio situado a 15 metros bajo tierra. Conseguir las entradas no fue tarea fácil, así que cuando por fin me vi allí, en ese espacio capaz de soportar bombas de hasta 100 kg, no me lo podía creer.

La visita al búnker comienza con una explicación en el exterior, en la que el guía te contará la historia del parque de El Capricho y algunos datos curiosos sobre el búnker. Después, llegó el momento de acercarse a una de las cuatro salidas al parque que tiene el búnker, que queda a escasos metros de la fachada del palacio de los Duques de Osuna.

En la visita al búnker de El Capricho embarazada de 8 meses.
En la visita al búnker de El Capricho embarazada de 8 meses.

 

Me impresionó mucho bajar los tramos de escaleras y encontrar un largo pasillo con siete habitaciones dispuestas a ambos lados. Aunque ya no queda nada del mobiliario, como las literas o las letrinas, uno puede imaginar perfectamente cómo hubiera sido refugiarse allí. Sí se han preservado los azulejos y baldosas y las pinturas negras en una de las habitaciones. Luego te cuento por qué esa habitación está pintada de negro.

Aparte de la decoración del búnker, me pareció muy interesante imaginar cómo serían las diferentes habitaciones allá por 1937. La enfermería, la sala de máquinas, un almacén para conservar la comida, los dormitorios con literas, el pabellón de comunicaciones y la sala de reuniones. Al final del pasillo, verás dos pasadizos laterales que se construyeron para huir en caso de que entraran a perseguirles desde el pasillo central.

Además, durante la visita al búnker de El Capricho podrás ver en el exterior una de las chimeneas que servía para ventilar en caso de posibles ataques de gas. Como ves, lo tenían todo pensado. Ya me dirás qué te parece este refugio antiaéreo, pero a mí me sorprendió mucho que no fuera tan claustrofóbico como yo imaginaba. Los pasillos son bastante amplios y altos.

En esta estancia se encontraban las letrinas del búnker de la Posición Jaca.
En esta estancia se encontraban las letrinas del búnker de la Posición Jaca.

 

Búnker de El Capricho: reservas

Llegamos al quid de la cuestión. Para reservar tu entrada al búnker de El Capricho de Madrid, debes hacerlo a través de la web de Pasea Madrid. La visita guiada dura 1 hora y no es posible hacerla por libre. Es obligatorio tener reserva previa, así que no intentes acercarte al parque de El Capricho por si cuela porque te volverás con las manos vacías.

“Paula, acabo de entrar en la web de Pasea Madrid y no hay entradas disponibles”. Sí, eso es muy probable que te ocurra, ya que las reservas están disponibles cada varios meses. Una vez se agotan, que te aseguro que en 30 minutos desde que salen ya no queda una plaza libre, debes esperar hasta que abran el siguiente plazo de inscripción, que suele ser varios meses después.

Por eso, te aconsejo que revises de vez en cuando la web de Pasea Madrid o preguntes directamente al Ayuntamiento de Madrid para que puedan orientarte sobre los siguientes plazos.

Y un último consejo: debes ser rápido/a al introducir los datos del formulario. A mí me pasó en varios tours que en teoría tenían plazas. En el tiempo que tardé en meter mis datos y los de mi acompañante, al pulsar sobre ‘Reservar’, ya se habían agotado.

Esta es la entrada al búnker de El Capricho por la que comenzarás tu visita.
Esta es la entrada al búnker de El Capricho por la que comenzarás tu visita.

 

Curiosidades del búnker de El Capricho de Madrid

1) El búnker de El Capricho se construyó para que pudieran refugiarse hasta 200 personas durante 15 días.

2) Tiene una superficie de 2.000 metros cuadrados y una capa de hormigón de 1 metro de anchura.

3) Aparte de ser un refugio contra bombas aéreas, se construyó también para evitar ataques químicos con un potente sistema eléctrico y de gasoil para ventilar.

4) En el interior del búnker de El Capricho hace 15º durante todo el año.

5) Tenían ducha y letrina, pero nunca fueron para uso común porque los altos mandos republicanos residían en el Palacio de la Alameda de Osuna.

6) Para tener agua potable, los ingenieros que diseñaron el búnker desviaron tres arroyos al refugio.

7) Si te fijas, verás que no todas las baldosas son iguales en las diferentes habitaciones. Unos dicen que era por la escasez de azulejos en aquella época, pero la teoría más apoyada es que en realidad se hizo adrede para saber en qué habitación se encontraban si había un corte de luz.

8) El búnker de El Capricho tiene cuatro entradas: dos de ellas cercanas al palacio de los Duques de Osuna, otra cerca de El Abejero y una cuarta entrada que da a la calle Rambla, que era la galería de escape a la calle.

9) La sala del generador de gasoil tiene pintura negra en las paredes porque allí se rodó la película El Gran Amor del Conde Drácula y desde entonces se ha dejado tal cual estaba. Si eres cinéfilo, seguro que te suena haber visto el parque de El Capricho en la película Doctor Zhivago, Comando al Infierno o Shaft en África, rodada en el interior del búnker.

10) El búnker de El Capricho se construyó como refugio antiaéreo, pero nunca se llegó a utilizar.

Precio y horario de la visita al búnker de El Capricho

¿Cuánto cuesta visitar el búnker de El Capricho de Madrid? La entrada es gratuita. Sí, has leído bien. Por eso debes darte prisa al hacer la reserva, porque te aviso que las plazas vuelan.

Y respecto a los horarios, la mala noticia es que que no podrás saberlos hasta que no saquen las plazas disponibles en la web de Pasea Madrid. Como yo había hecho ya varios intentos para conseguir entradas para el búnker (sin éxito alguno), la última vez lo que hice fue reservar directamente en el día y hora donde había más plazas. ¡Y me funcionó!

Ten en cuenta que hay otras visitas de Pasea Madrid que se hacen entre semana, pero la del búnker de El Capricho es en fin de semana porque el parque solo abre sábados, domingos y festivos como te comentaba antes.

Las puertas blindadas se asemejan a las compuertas de los barcos porque las construyeron ingenieros navales.
Las puertas blindadas se asemejan a las compuertas de los barcos porque las construyeron ingenieros navales.

 

Cómo llegar al Parque de El Capricho

El Parque de El Capricho se encuentra en Alameda de Osuna, en el distrito de Barajas. Si quieres ir en transporte público, puedes ir en las líneas de autobús 101, 105 y 151. Otra opción es ir en la línea 5 de metro hasta la estación de “El Capricho”.

Si vas en coche, que es lo que hice yo, no te preocupes porque hay un parking gratuito al lado del parque, en el Paseo de la Alameda de Osuna.

La entrada al búnker está cerca del palacio de los Duques de Osuna, pero cuando yo hice la visita guiada nos dijeron que el punto de encuentro era la entrada principal del parque, donde están los tornos. Lo dicho, ¡prepárate para disfrutar de una de las visitas guiadas históricas más interesantes en Madrid!

¿Te ha gustado mi artículo sobre la visita al búnker de El Capricho de Madrid? ¡Compártelo, me ayudas mucho! Y si tienes alguna duda, como siempre, te leo en comentarios.

TE AYUDO A VIAJAR A MADRID AL MEJOR PRECIO